Ocio y sociedad

Bernardo Alberto Houssay, primer latinoamericano ganador del premio Nobel de Medicina

Redacción

15/08/2023 - 03:50

 

Bernardo Alberto Houssay, primer latinoamericano ganador del premio Nobel de Medicina
Bernardo Alberto Houssay manifestó un interés particular por el estudio de la glándula hipófisis / Foto: créditos a su autor

 

A los que dedican a la cienciometría o a cualquiera que revise con criterio estadístico la distribución de los Premios Nobel de Medicina y Fisiología, no dejarán de llamarle la atención dos hechos: uno, la elevada proporción de laureados nativos de los países europeos; otro, la ausencia total hasta 1946 de científicos oriundos de naciones latinoamericanas dentro de este grupo privilegiado, que para entonces estaba ya integrado por 10 alemanes, 8 estadounidenses, 8 británicos, 4 daneses, 4 franceses, 3 austríacos, 2 belgas, 2 canadienses, 2 holandeses, 2 rusos, 1 español, 1 italiano, 1 húngaro, 1 sueco y 1 suizo.

La lista de candidatos al galardón en 1947 fue particularmente abundante en nombres de sólido prestigio. Varios de ellos habían sido ya objeto de consideración; pero la atención de los académicos de la Nobel Assembly at the Karolinska Institute se centró esa vez en una propuesta respaldada por un notable número de firmas: la del fisiólogo Bernardo Alberto Houssay.

Nacido en Buenos Aires, Argentina, 10 de abril de 1887, fruto de la unión de los inmigrantes franceses Clara Lafont y Alberto Houssay, se había hecho ya farmacéutico cuando sólo contaba con 17 años de edad, título que obtuvo en la universidad de su ciudad natal, a cuyo cuerpo docente se incorporó en calidad de ayudante de Fisiología en el año 1907. En 1910, un año antes de graduarse en la carrera de Medicina, fue promovido a la categoría de profesor de Fisiología en la Facultad de Veterinaria, la cual ejerció hasta 1919, cuando se reclamaron sus servicios para que impartieran docencia en la Facultad de Ciencias Médicas.

El 22 de diciembre de 1920 contrajo matrimonio con su compatriota María Angélica Catán, con la que tuvo sus 4 hijos: Alberto Bernardo, Héctor Emilio, José y Raúl Horacio.

Houssay se mantuvo desempeñando labores docentes en la misma institución de manera ininterrumpida hasta 1943, cuando fue expulsado de su puesto de trabajo con otros 150 profesores de la Universidad bonaerense, por haber adoptado una posición pronorteamericana demasiado firme en una época en la que el gobierno de Juan Domingo Perón le hacía el juego a los nazis alemanes. A pesar de este incidente, su prolongada y destacada actividad profesoral le valieron ser nombrado miembro honorario de las Academias de Medicina de Bogotá, Lombardía, Madrid, México, Nueva York y Río de Janeiro, además de haber sido acreedor al título de Profesor Honoris Causa en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana.

A su magnífica hoja de servicios en la enseñanza, Houssay unió un impresionante currículum científico. En el mismo año en que comenzó a impartir docencia en la Facultad de Ciencias Médicas (1919), fue nombrado director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Buenos Aires, y desde entonces combinó sus actividades docentes y administrativas con las investigativas, las cuales fueron también altamente meritorias. Sus estudios abarcaron los campos de la endocrinología, la farmacología, la fisiología, la nutrición, la patología experimental y la pedagogía médica, a los que se hizo importantes aportes que le otorgaron un justo renombre cuando se dieron a la publicidad. Su obra más relevante. "Fisiología humana", se publicó por primera vez en 1945, y se ha traducido al inglés y al francés.

Entre sus numerosas investigaciones, sobresalen las que llevó a cabo sobre las toxinas que producen las serpientes, las arañas y los escorpiones, y su efecto sobre la fisiología de la circulación, de la digestión y del sistema nervioso.

Desde su época de estudiante, Houssay manifestó un interés particular por el estudio de la glándula hipófisis gracias a lo cual pudo demostrar las diversas y cruciales funciones que ésta desempeña en el organismo. La hipófisis es una glándula de secreción interna de importancia vital para el crecimiento, la maduración y la reproducción. La acción de la hormona somatropina actúa sobre el desarrollo del esqueleto e influye en el metabolismo general, haciendo posible la penetración de los aminoácidos en el interior de las células; moviliza además las grasas de reserva y la cantidad de ácidos grasos en la sangre. Las hormonas producidas por la hipófisis, capaces de afectar la vida sexual, son varias. En primer lugar, la hormona gonadotropina provoca en el hombre la maduración de los espermatozoides y, en la mujer, la del folículo de Gras. Mediante la hormona tirotropina y la adrenotropina, la hipófisis actúa respectivamente sobre las glándulas tiroides y suprarrenales. La lactancia está regulada por otra hormona hipofisiaria, la prolactina, mientras que el curso del parto está controlado por la oxitocina, una hormona del lóbulo posterior de la hipófisis (neuro-hipófisis), que provoca las contracciones uterinas.

Las investigaciones de Houssay sobre las funciones hipofisiarias se extendieron al punto de trabajar con perros convertidos en diabéticos por escisión del páncreas. Gracias a estos ensayos descubrió el científico que la extirpación del lóbulo anterior de la hipófisis (adrenohipófisis) alivia notablemente los síntomas de la enfermedad y raras veces provoca sensibilidad a la insulina. La reducción de la severidad de la diabetes se debe a que la insulina que se va produciendo no recibe los efectos de la secreción de la glándula. Por otra parte, Houssay pudo demostrar que la inyección de extractos pituitarios incrementa la severidad de la diabetes, o produce un estado diabético donde antes no existía por el aumento del nivel de azúcar en la sangre, lo que indica que las secreciones de la glándula contrarrestan la acción de la insulina.

Precisamente, el descubrimiento de la hormona reguladora del azúcar en la sangre y su demostración de la compleja interacción de los efectos hormonales hicieron merecedor a Houssay del Premio Nobel de Medicina y Fisiología de 1947, el cual compartió con el matrimonio formado por los bioquímicos austro-húngaros Carl Ferdinand y Gerty Theresa Radnitz Cori.

Cuando Houssay recibió el Premio Nobel, la prensa argentina entonces controlada por el gobierno, en lugar de celebrar el otorgamiento del alto galardón por primera vez a un latinoamericano, expuso que el mismo tenía un fundamento más político que científico, en virtud de que significaba un golpe al presidente Perón. Ante tal circunstancia, Houssay respondió que "...no deben nunca confundirse las cosas pequeñas (Perón) con las cosas grandes (el Premio Nobel)".

Las mismas razones políticas antes apuntadas, hicieron que el notable científico quedara abandonado a su propia iniciativa, sin el sostén institucional y financiero del estado, que fue siempre la fuente casi exclusiva de apoyo para la actividad científica y técnica local. A pesar de ello, Houssay logró fondos para crear una institución donde llevar a cabo las investigaciones que tanto prestigio le dieron. Así, en 1944 fundó el Instituto de Biología y Medicina Experimental de Buenos Aires, del cual fue director a partir de 1946. Esta responsabilidad la compartió con la del Presidente de la Academia Nacional de Medicina y de la Sociedad Argentina de Biología.

Además del Premio Nobel, Houssay recibió numerosas condecoraciones y reconocimientos en instituciones científicas de diversos países, entre los que se destacan el de la Charles Mickle Fellowship de Toronto (1945), la Medalla Bantin de la Asociación Americana de Diabetes (1946), la Medalla Baly de la Real Escuela de Medicina de Londres (1947) y la Medalla James Cook de Sidney (1948).

Se le concedió también el título de Doctor Honoris Causa en Medicina en las Universidades de París (1935), Católica de Chile (1942), Asunción (1943), Lyon y Ginebra (1946), Montevideo (1948) y Católica de Lauvain, Bruselas (1949).4

Bernardo Alberto Houssay, el primer latinoamericano ganador del Premio Nobel de Medicina y Fisiología, falleció en su ciudad natal el 21 de septiembre de 1971.

 

José Antonio López Espinosa

Licenciado en Información Cientificotécnica y Bibliotecología. Departamento Procesamiento de la Documentación. Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Hablemos de las mujeres que dieron forma a los  derechos humanos

Hablemos de las mujeres que dieron forma a los derechos humanos

  "En definitiva, ¿dónde empiezan los derechos humanos universales? En pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y...

Emprender con éxito en 2019, todavía estás a tiempo

Emprender con éxito en 2019, todavía estás a tiempo

  Aunque el primer semestre del 2019 ha pasado volando, esto no quiere decir que no quede tiempo para emprender con éxito. Para aque...

Conmemorando los 10 años de ONU Mujeres

Conmemorando los 10 años de ONU Mujeres

  La creación de ONU Mujeres –la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer– en el año 2010 ...

La Marea Roja: desmitificando la menstruación

La Marea Roja: desmitificando la menstruación

"Cómo percibimos la regla es algo claramente cultural. No deja de ser una construcción social, aun estando basada en algo biológico....

La historia del café

La historia del café

  El cultivo y el consumo de café se han extendido por todo el mundo rápidamente. El café es la segunda bebida más consumida y p...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados