Ocio y sociedad

La vida del cantante

Álvaro Rojano Osorio

27/12/2023 - 01:50

 

La vida del cantante
El Maestro y Oswaldo, dos protagonistas de la historia de Álvaro Rojano / foto: Archivo particular del autor

 

Llueve, es viernes.

La lluvia es intensa y ruidosa tras caer y descolgarse por los alares de los techos. Constantemente relampaguea y caen rayos.  Las primeras gotas, vehementes y constantes, nos llevaron, presurosos, a resguardarnos en la parte techada del frontispicio de un centro comercial ubicado en la esquina de la carrera 43 con calle 54 de Barranquilla.

Entre los que lo hicimos está Oswaldo, quien previendo que la lluvia duraría, hizo de una bolsa plástica gris un cojín para sentarse en el piso. En ella lleva unas pocas prendas de vestir, una cobija, y algunos elementos de aseo. Él luce un jean roto a la altura de la rodilla izquierda, una camiseta roja y una gorra del mismo color, además calza unas sandalias Cross.

Él va hacia la carrera 43 con calle 84, después de haber partido del sector del parque Almendra Tropical. Camina hacia allá porque es donde canta: lo hace, acompañado de una guacharaca, en los restaurantes ubicados en esta zona, a cambio de una retribución económica que le dan algunos comensales.

Sin embargo, pese al interés por llegar, parece que el tiempo que transcurre mientras llueve no le preocupa, porque sonriente canta:

Afuera está lloviendo, amor
Aquí no sopla el viento, ven
Dejemos que transcurra el tiempo
En el reloj marcan las seis

Esa balada la canta José José, le comenta Oswaldo al “maestro”, un adulto mayor que está sentado a su lado, y quien se encarga de cuidar automóviles en el parqueadero del centro de comercio, a cambio de algunas monedas.

Éste lo escucha atento y contento. 

Y así dura bastante tiempo
cae sobre mi ciudad
nadie la puede frenar
ella sola parará
unos la bendecirán
a otros les dará igual
pero algunos les hará daño
mucho daño les hará.

Es una balada y la interpretaba Franco De Vita.

Oswaldo planea permanecer diez días en esa zona, sin embargo, le dice a su interlocutor, que puede ser más tiempo. Periplo en el que dormirá en el suelo en una estación de servicios y comerá lo que le regalen en los restaurantes donde canta.

Pero, los días no pueden superar al 28 de cada mes, día que recibe el dinero que le envía una hermana desde Santa Marta, y con el que arrienda una habitación en una residencia ubicada en torno al parque Almendra Tropical, y procura garantizarse dos de las tres comidas diarias.

Entonces, cuando se le agota el dinero para pagar la pensión, recoge sus pocas pertenencias, las introduce en una bolsa y sale hacia la 84 con 43. Lo hace, como lo asegura, con su voz recuperada para cantar. Con lo que recoge se mantiene hasta el próximo 28.

Él es de Santa Marta, lugar al que regresa periódicamente, sin tener intención de radicarse en ella, debido a que, como lo sostiene, allá no tiene posibilidad de cumplir sus sueños: ser un afamado cantante de música vallenata.

Es que él sueña con figurar entre los grandes cantantes del vallenato. Se siente con atributos para lograrlos.  Así se lo expresa al “maestro”, quien se limita a asentir con la cabeza mientras en su cara luce una sonrisa espléndida. El vallenato es la música que le gusta, le explica, pese a tener un repertorio compuesto por baladas, rancheras, boleros, guarachas y salsa.

La lluvia por momentos parece mermar, hasta que un rayo parece intrigar para que arrecie. Las escalinatas cercanas del lugar donde nos amparamos se llenaron de agua, por eso, las gotas que caen sobre ellas chispean mojando el calzado de quienes estamos recostados a la vitrina de un almacén. El “maestro” procura que no se mojen los suyos, de cuero color café, lo hace recostándolos a su cuerpo.

Oswaldo continúa hablando y cantando, yo lo escucho. Por el momento guarda silencio, quizá para escuchar la lluvia tal vez para hilvanar nuevas ideas, o para encontrar otras palabras para utilizarlas en su monólogo. El “maestro” permanece silencioso y espera sin afanes que vuelva a hablar, para, entonces, desnudar una nueva sonrisa.

Apenas deje de llover, debo seguir mi camino. Señala Oswaldo. Le adeudo cinco mil pesos al dueño de la pensión, necesito pagarlos para cuando regrese me alquile, sin problemas, una habitación. Además, ya son las dos de la tarde y no he hecho nada para comer.

 

Álvaro Rojano Osorio

 

 

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Autor de  los libros “Municipio de Pedraza, aproximaciones historicas" (Barranquilla, 2002), “La Tambora viva, música de la depresion momposina” (Barranquilla, 2013), “La música del Bajo Magdalena, subregión río” (Barranquilla, 2017), libro ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el portafolio de estímulos 2017, “El río Magdalena y el Canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena” (Santa Marta, 2019), “Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en Bajo Magdalena” (Barranquilla, 2019), “Pedraza: fundación, poblamiento y vida cultural” (Santa Marta, 2021).

Coautor de los libros: “Cuentos de la Bahía dos” (Santa Marta, 2017). “Magdalena, territorio de paz” (Santa Marta 2018). Investigador y escritor del libro “El travestismo en el Caribe colombiano, danzas, disfraces y expresiones religiosas”, puiblicado por la editorial La Iguana Ciega de Barranquilla. Ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el Portafolio de Estímulos 2020 con la obra “Abel Antonio Villa, el padre del acordeón” (Santa Marta, 2021).

Ganador en 2021 del estímulo “Narraciones sobre el río Magdalena”, otorgado por el Ministerio de Cultura.

@o_rojano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Yo me llamo Diomedes: el mejor homenaje al Cacique

Yo me llamo Diomedes: el mejor homenaje al Cacique

Algunas personas esparcieron esta semana una noticia equivocada. Diomedes Díaz no estuvo en Valledupar. Tampoco lo entrevistó Coco Ra...

“Recibir una vivienda en medio de esta emergencia, es una bendición”

“Recibir una vivienda en medio de esta emergencia, es una bendición”

En medio de la crisis, el sueño de tener un techo digno se hizo realidad para 127 familias del municipio de Astrea (Cesar), beneficiar...

Vicente

Vicente

  Tiempo después de la pandemia del Covid- 19, pregunté por Vicente. Me respondieron que había limitado sus salidas a la calle. Ta...

La herencia de Diomedes Díaz: ¿Se armará la pelea?

La herencia de Diomedes Díaz: ¿Se armará la pelea?

“Se armó una pelea, se armó una pelea. Si guardo una herencia, si entierro un tesoro, no lo gozo yo…”. Esto decía el Cacique d...

Sencillamente, Juan Bautista

Sencillamente, Juan Bautista

Juan Bautista tiene 14 años pero parece 14 años mayor. Tiene un encantador sentido del humor y una espontaneidad singular para conv...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados