Opinión

Ofrenda a Valledupar

José Atuesta Mindiola

10/01/2013 - 12:00

 

Río GuatapuríValledupar es la novia de Colombia, es la ciudad más cantada, más celebrada y más reconocida en el ámbito de la música folclórica, por eso es llamada la capital mundial del vallenato.

Valledupar es una ciudad sin murallas, sus puertas se abren con regocijo para recibir a los visitantes; es edén para la poesía del canto popular y tierra elegida por Dios para en sus patios y en sus calles los árboles de magos estén en permanentes cosechas.

Ofrendo en su cumpleaños este breve texto poético, Oración del vallenato para todos los días: Señor, te pido por el río Guatapurí para que mantenga su cauce limpio y abundante y no pierda su nombre en el camino. Señor, vigila el invierno, para que los torbellinos de la creciente no  destruyan  los barrancos.  Detén la mano del talador en sus riberas.

Señor, te pido sabiduría: para narrar las leyendas de los abuelos, para  contemplar el verde Caribe de los cerros de La Nevada y el amarillo esplendente de los cañaguates, para que la palabra sea fértil y germine en los surcos de amor y la prudencia sea el escudo que frene la arrogancia.

Señor, te pido para que la multiplicación de los panes adorne la memoria de la mesa y nunca falte el sabor arqueado de un rosquete ni la elasticidad del queso en el centro de una arepa.

Señor, te pido para que los tarareos de la infancia llenen de piedad las cicatrices del odio, que la música sea siempre la higiene del alma y los acordeones siembren puertas en la aurora,  y los versos sinfonía de cristales en los sueños.

Señor te pido para que el abrazo sea un rocío florecido de sonrisas y el aroma de los mangos esté al alcance de los labios; para que los andenes brinden placidez y libertad al caminante.  Y los visitantes sepan que somos  el Valle de Upar, no el valle del Old Parr.

Tu nombre Valledupar hasta en el aire se siente, el Guatapurí esplendente aquí nos viene a bañar, su cauce deja al pasar el perfume de granizos, la magia de los carrizos con su leyenda ancestral y el deleite musical de este folclor mestizo. Aquí  la tristeza es poca quien llega goza la fiesta, alegre sube a la cuesta cuando el acordeón se toca. El verso de boca en boca  siempre invita a parrandear, tu nombre Valledupar tiene sentido profundo y se conoce en el mundo por el canto popular.

Valledupar yo te quiero, paraíso de lealtad, el abrazo es hermandad aquí nadie es forastero, y dicen que los troveros riegan versos en la greda, como una estera de seda formada de hermosas flores. Quién viene buscando amores, con amor aquí se queda.

 

José Antonio Atuesta

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Campeones sin perder la cabeza

Campeones sin perder la cabeza

Debo confesar que el futbol no es mi deporte favorito, es más, no tengo deporte favorito, pues la naturaleza, si bien es cierto, no me...

¿Dónde están los aparatos?

¿Dónde están los aparatos?

Como bien se aprecia en la síntesis de la canción de los hermanos Zuleta titulada “Costumbres Perdidas” –una excelente obra m...

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

La narración oral reviste un cierto misterio. A medias entre la narración clásica escrita y el espectáculo escénico, resulta a vec...

Novedades en los festivales de abril

Novedades en los festivales de abril

  A finales del mes de abril se realizan dos importantes festivales vallenatos, ambos en el departamento del Cesar. El primero coin...

El vuelo de la golondrina, primera etapa

El vuelo de la golondrina, primera etapa

Una tarde soleada en un pueblo boliviano, tres abuelos se hallan sentados exponiendo sus trajes típicos, una postal de nuestro contine...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube