Opinión

La alegría de leer

Rodolfo Quintero Romero

13/03/2013 - 11:50

 

Bajo el marco de una tarde veranera y un ambiente de alegría y festejo en la plaza Alfonso López se celebró, este 8 de marzo, la graduación de las últimas setecientas cincuenta  personas, de cinco mil trescientas, beneficiarias de la primera etapa del programa cubano “Yo, sí puedo”, que impulsa la Alcaldía para erradicar el analfabetismo en Valledupar.

La gente llegó a expresar su felicidad, su emoción sin límites por un hecho concreto y tangible: haber aprendido a leer, escribir y realizar las operaciones aritméticas básicas. Nunca antes, en esa Plaza, se ha celebrado una fiesta por una razón más justa, humana, incluyente y democrática.

El setenta por ciento de todos los alfabetizados son mujeres trabajadoras y luchadoras, muchas de ellas víctimas de violencias de todo tipo, que no quieren flores ni piropos el día internacional de la mujer sino ver realizados sus derechos fundamentales, entre ellos, el derecho a la educación.

La economía tiene que tener un sentido moral decía Adam Smith, padre de la economía política. Es decir, tiene que estar al servicio de la gente y no la gente al servicio de la economía. No puede haber prosperidad, por ejemplo, mientras haya un sector de la población viviendo en el oscuro mundo del analfabetismo.

Un 12,5 por ciento de la población de Valledupar no sabe leer ni escribir; el promedio nacional es de 9,6. Estamos hablando de aproximadamente veinte mil vallenatos mayores de quince años. No deja uno de preguntarse: ¿Qué hicieron sus alcaldes en estos 46 años que tiene de ser capital de Departamento? De todo, menos invertir en los pobres.

La educación da autoestima, orgullo a las personas. Las hace sentir dignas, sobre todo en este siglo XXI del conocimiento y la información. Mantener una población iletrada es reducirla a la marginalidad y la exclusión; mutilarla, quitarle oportunidades y negarle la libertad de recibir una buena educación, informarse y participar activamente en la vida social, política, económica y cultural de su comunidad.

No saldremos del atraso, no superaremos la pobreza, no acabaremos con el hambre mientras existan personas que no sepan leer y escribir. Un pueblo letrado puede conocer y reclamar sus derechos ciudadanos; tal vez por esta razón hay sectores interesados en que muchos se mantengan en la ignorancia.

Fredys Socarrás es el alcalde de todos los vallenatos pero ha comprendido que el presupuesto municipal debe enfocarse en los que más lo necesitan: la población en condiciones de mayor vulnerabilidad, los pobres de la tierra. Pavimentar calles y carreteras es bueno; el ladrillo y el concreto también; pero más importante que el cemento es la gente. Su educación, su salud, recreación, seguridad y su dignidad.

Necesitamos que el gobernador Monsalvo haga lo mismo. No es posible que el Cesar tenga un 17 por ciento de analfabetas en su población adulta. Por favor, con dineros de las regalías alfabeticemos a los 85 mil cesarenses iletrados y libremos al Departamento de este cáncer del espíritu.

Todo fue alegría y emoción la tarde histórica del 8 de marzo. La orquesta no cesó de tocar nuestro Pilón carnavalero; pero la nota más alta la dio un sordomudo cuando en la tarima escribió una breve carta que leyó su madre, también recién alfabetizada, emocionada ante el público.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Si los buenos somos más por qué ganan los malos?

¿Si los buenos somos más por qué ganan los malos?

Abuelo, si los buenos somos más, ¿por qué siempre ganan los malos? Esta pregunta surge en un desayuno familiar donde se habla de p...

Editorial: Crear espacios de convivencia con las redes sociales

Editorial: Crear espacios de convivencia con las redes sociales

El 25 de noviembre, Día internacional en contra de la violencia sobre la mujer, nos dejó algunas iniciativas interesantes de sensib...

Paradigmas tradicionales de la política colombiana

Paradigmas tradicionales de la política colombiana

  En Colombia, a lo largo de toda su historia democrática, se han decantado cientos de procesos políticos (proselitismos y campa...

Parangones absurdos

Parangones absurdos

  Casi que a diario, lo digo sin temor a equivocarme, los colombianos solemos hacer una serie de parangones que tienen un sentido p...

Si las mujeres se atrevieran

Si las mujeres se atrevieran

Históricamente, la mujer ha sido la principal musa que hemos tenido los vallenatos para componer nuestras canciones, aunque se diga ...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados