Opinión

Editorial: El poder de las calles

Redacción

12/03/2012 - 12:45

 

El poder de las callesLa semana pasada fue una semana intensa a nivel de eventos y manifestaciones. Una semana llena de simbolismos y reivindicaciones. Y en ese tiempo, pudimos darnos cuenta del poder que tienen las calles.

Sí. En las calles está el secreto de la vida ciudadana. El reflejo de la participación y del pensamiento crítico. En las calles están las muestras de solidaridad y el deseo de progreso general.

Primero, fijémonos en el día internacional de la mujer. Un momento de reflexión en el que salieron a caminar temprano por la mañana hombres de toda la ciudad para mostrar su reconocimiento y apoyo a todas las mujeres del mundo. Un paseo que, si bien no implica unos cambios inmediatos, sí permite tomar conciencia, visibilizar y defender las causas de mujeres luchadoras.

Pero esto no fue lo único. Recuerden también la marcha del jueves por la tarde en la cual se brindaba apoyo al ex-alcalde de Valledupar, Rodolfo Campo Soto,  y se rechazaban ciertos aspectos de su proceso judicial.

No es nuestro propósito hablar de política en este editorial, pero sí de la forma en que se hizo patente ese apoyo popular: saliendo a la calle. Una vez más, la ciudadanía manifestaba su opinión con un paseo.

Las calles tienen ese poder de hacer patente lo que se habla en las casas, lo que se rumorea o lo que se negocia en la intimidad de un despacho. Las calles son la galería de la vida democrática. La vitrina de la opinión pública y del pensamiento colectivo.

Así es, finalmente, como se exige un cambio social y sostenible: haciendo que las calles se conviertan en el único y verdadero portavoz de las reclamaciones, las haga visibles para todos, indiscutibles e irrenunciables.

Pues bien, ahora reflexionemos en las necesidades educacionales y culturales de la ciudad de Valledupar y de todo el departamento en general. El descontento popular de los últimos años ha ido creciendo con la falta de inversión y el poco respaldo que se ha dado a los sectores claves de la cultura (Educación, Patrimonio, Entretenimiento).

La confianza en la clase política ha desaparecido como resultado de todos los desplantes y los oídos sordos, de manera que ya muy pocos creen en ella. Cada uno sigue su camino, su vida y rutina, sin arriesgarse a pensar de manera diferente, con la esperanza de que algo cambie.

Analizado este panorama, preguntamos a nuestros lectores lo siguiente: ¿no es, quizás, el momento de reclamar en la calle de manera pacífica –y al igual que las manifestaciones de la semana pasada– un compromiso de la clase dirigente con la Educación y la Cultura? ¿No ha llegado el momento de sacar a la calle las ideas que repetimos mil veces en la oscuridad de las salas, en la quietud de las terrazas y de los cafés?

No se trata de llamar a los viejos lemas del pasado, alentar a la revolución o a la confrontación, sino de poner en práctica un derecho constitucional y usar el poder de las calles para el fin que aquí nos interesa: la Cultura. Visibilizar y expresar colectivamente lo que todos pensamos en la soledad de nuestras casas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Recordando a Tobías Enrique Pumarejo

Recordando a Tobías Enrique Pumarejo

El sol de los venados agonizaba cuando cansados de jugar fútbol en la plaza Alfonso López nos sentamos en la arena bajo el famoso ...

Cada día más simpáticos y agradables

Cada día más simpáticos y agradables

“Simpatía es una sonrisa grande, y una sonrisa grande no es nada más que dientes.” Cuando el Presidente afirmó que, alias ‘...

El hacinamiento carcelario

El hacinamiento carcelario

“Lo que no es de mi cuenta, ni me enfría ni me calienta” (refrán popular) La humanidad debutó controlando la conducta del indi...

Martín enguayabao

Martín enguayabao

Definitivamente, en Colombia ocurren, o más bien se sostienen, cosas inverosímiles. Gabo valiéndose de su portentosa imaginación ...

El Cantor del Valle sigue ahí

El Cantor del Valle sigue ahí

Por allá por los años 70 en el folclor vallenato, algunos compositores se autodenominaron cantores de sus respectivos pueblos. Se hab...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados