Opinión

Editorial: El poder de las calles

Redacción

12/03/2012 - 12:45

 

El poder de las callesLa semana pasada fue una semana intensa a nivel de eventos y manifestaciones. Una semana llena de simbolismos y reivindicaciones. Y en ese tiempo, pudimos darnos cuenta del poder que tienen las calles.

Sí. En las calles está el secreto de la vida ciudadana. El reflejo de la participación y del pensamiento crítico. En las calles están las muestras de solidaridad y el deseo de progreso general.

Primero, fijémonos en el día internacional de la mujer. Un momento de reflexión en el que salieron a caminar temprano por la mañana hombres de toda la ciudad para mostrar su reconocimiento y apoyo a todas las mujeres del mundo. Un paseo que, si bien no implica unos cambios inmediatos, sí permite tomar conciencia, visibilizar y defender las causas de mujeres luchadoras.

Pero esto no fue lo único. Recuerden también la marcha del jueves por la tarde en la cual se brindaba apoyo al ex-alcalde de Valledupar, Rodolfo Campo Soto,  y se rechazaban ciertos aspectos de su proceso judicial.

No es nuestro propósito hablar de política en este editorial, pero sí de la forma en que se hizo patente ese apoyo popular: saliendo a la calle. Una vez más, la ciudadanía manifestaba su opinión con un paseo.

Las calles tienen ese poder de hacer patente lo que se habla en las casas, lo que se rumorea o lo que se negocia en la intimidad de un despacho. Las calles son la galería de la vida democrática. La vitrina de la opinión pública y del pensamiento colectivo.

Así es, finalmente, como se exige un cambio social y sostenible: haciendo que las calles se conviertan en el único y verdadero portavoz de las reclamaciones, las haga visibles para todos, indiscutibles e irrenunciables.

Pues bien, ahora reflexionemos en las necesidades educacionales y culturales de la ciudad de Valledupar y de todo el departamento en general. El descontento popular de los últimos años ha ido creciendo con la falta de inversión y el poco respaldo que se ha dado a los sectores claves de la cultura (Educación, Patrimonio, Entretenimiento).

La confianza en la clase política ha desaparecido como resultado de todos los desplantes y los oídos sordos, de manera que ya muy pocos creen en ella. Cada uno sigue su camino, su vida y rutina, sin arriesgarse a pensar de manera diferente, con la esperanza de que algo cambie.

Analizado este panorama, preguntamos a nuestros lectores lo siguiente: ¿no es, quizás, el momento de reclamar en la calle de manera pacífica –y al igual que las manifestaciones de la semana pasada– un compromiso de la clase dirigente con la Educación y la Cultura? ¿No ha llegado el momento de sacar a la calle las ideas que repetimos mil veces en la oscuridad de las salas, en la quietud de las terrazas y de los cafés?

No se trata de llamar a los viejos lemas del pasado, alentar a la revolución o a la confrontación, sino de poner en práctica un derecho constitucional y usar el poder de las calles para el fin que aquí nos interesa: la Cultura. Visibilizar y expresar colectivamente lo que todos pensamos en la soledad de nuestras casas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

De regreso a las clases

De regreso a las clases

En el regreso a las instituciones educativas los rectores deben recibir a sus docentes con efusivos saludos de bienvenida, reconociénd...

Consejos para Edna y Lisbeth (Parte I)

Consejos para Edna y Lisbeth (Parte I)

Ahora, cuando dos mujeres vallenatas emprenden un camino distinto –Una vía diferente diría Sergio Araujo–, es justo y necesario...

Pobreza vs deporte

Pobreza vs deporte

Todas las tardes voy al Parque Estadio que la gobernación anterior edificó en mi pueblo. En términos generales, una obra bonita qu...

Parangones absurdos

Parangones absurdos

  Casi que a diario, lo digo sin temor a equivocarme, los colombianos solemos hacer una serie de parangones que tienen un sentido p...

A propósito de hackers

A propósito de hackers

En los últimos meses la prensa, las revistas y los noticieros de televisión en Colombia vienen hablando de Hackers como los chicos ma...

Lo más leído

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Volver a Villanueva

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Duelo

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube