Opinión

Editorial: El valor de un taller artístico o literario

Redacción

08/04/2013 - 13:00

 

Taller literario Relata en el Banco de la República de ValleduparDetrás de todo arte existe un componente técnico, creativo y social. Es cierto que la destreza de un artista o de un escritor se mide con el uso de la palabra, del pincel o de la cámara, que su creatividad y capacidad de sorprender son elementos básicos de su actividad, pero también es preciso instaurar un diálogo con la sociedad y saber observarla, porque una actividad artística o intelectual pierde su sentido al alejarse por completo de los otros.

Los talleres artísticos y literarios cumplen esa función esencial de encuentro y diálogo. Representan un momento necesario de reflexión para intercambiar y analizar ideas, perspectivas o tendencias, pero no solamente eso. También se ilustran como lugares idóneos para la formación crítica.

Es cierto que, la mayor parte del tiempo, el artista o el escritor requiere un espacio tranquilo para trabajar, que su actividad implica una intensa práctica solitaria, y que la tranquilidad de un taller o de una oficina ofrecen un entorno favorable para la productividad, pero de ahí a pensar que el artista puede prescindir de los demás para crear y crecer hay un trecho.

Con esta breve introducción, queremos subrayar la relevancia de esos talleres artísticos y literarios, organizados por los gestores culturales altamente comprometidos del departamento, y las herramientas que brindan al gran público para mejorar sustancialmente sus conceptos.

Sin ir más lejos, tomaremos el ejemplo del taller de literatura Relata que dirige el poeta y docente Luis Alberto Murgas Guerra que, con una puntualidad suiza, reúne cada sábado en el Banco de la República de Valledupar a apasionados de las letras, estudiantes de lengua hispana, profesionales, escritores en formación o ya consagrados.

Siempre manteniendo sus puertas abiertas y alentando a la participación, el taller aborda con una notable flexibilidad todas las expresiones de la literatura, desde el cuento hasta la novela, pasando por la poesía, el diario, los aforismos o los epitafios.

Para muchos especialistas, puede que los temas mencionados sean conocidos, pero el taller ayuda a contrastar y profundizar a través de la discusión. Como bien explica Luis Albero Murgas, “Cuando uno está en un taller se le revelan cosas” y esas revelaciones se hacen de múltiples maneras.

El taller de literatura Relata ofrece un escenario en el que los participantes comparten en público sus escritos, se enfrentan a sus miedos o preguntan acerca de esos temas que no ven tan claros. Se exponen o participan en la crítica constructiva de una obra, consolidando así sus percepciones y su espíritu crítico. Del mismo modo, sugieren lecturas imprescindibles para el escritor que desea progresar en un ámbito u otro.

Esos espacios difíciles de encontrar en la vida cotidiana –sea por los afanes o las exigencias de una actividad profesional o estudiantil– facilitan los encuentros y la formación continua.

Y sin embargo, no se puede caer en el otro extremo de pensar que el taller lo es todo. Es cierto que brinda herramientas claves y consejos necesarios para mejorar, pero el artista o el escritor deben comprometerse también a producir personalmente con regularidad, poniendo en práctica todo lo aprendido y velando siempre por la maduración de su proceso de reflexión e inspiración.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El plato típico de Valledupar

Editorial: El plato típico de Valledupar

Algunas preguntas pueden parecer evidentes y, sin embargo, no tienen respuesta clara. Tuvimos un ejemplo perfecto en el Foro Gastronóm...

Colombia, país de coherencia

Colombia, país de coherencia

Colombia es uno de los países más hermosos del mundo, reconocido así por la crítica turística mundial, y se basan en los siguiente...

Se va el dinero y quedan los problemas

Se va el dinero y quedan los problemas

  Tuve la oportunidad de trabajar en la Jagua de Ibirico cuando Carbones del Caribe era dueña de la mina. Estuve dos años administr...

El “ahogao” más diligente

El “ahogao” más diligente

Mientras flotaban las algarrobas, río abajo se arremolinaban los peregüetanos hincándose sobre la espuma, en el Guatapurí de siempr...

Equilibrio de poderes

Equilibrio de poderes

Cuando había problemas en la familia, al día siguiente, mi abuela se levantaba con gripa, pasada la jornada diurna con malestar cor...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados