Opinión

¡A la calle!

Rodolfo Quintero Romero

09/04/2013 - 12:30

 

Manifestación por la paz / Foto: StarmediaHace 65 años fue asesinado el más importante líder popular en la historia de Colombia: Jorge Eliécer Gaitán. Paladín de las ideas de justicia social, equidad, democracia y paz que en los años treinta y cuarenta, del pasado siglo, lograron educar y movilizar políticamente a miles de ciudadanos en defensa de sus derechos y de una vida digna y decorosa.

Pero Gaitán vive. Su pensamiento político, su lucha por la restauración moral y democrática de la república siguen vigentes, lo mismo su exigencia de profundas reformas económicas y sociales necesarias para construir una sociedad moderna y vivir en paz, esa que no hemos podido disfrutar desde el día de su atroz asesinato.

Este 9 de abril, miles marcharemos en apoyo a los diálogos de paz de La Habana. No para respaldar a la guerrilla o a la reelección del presidente Santos, lo haremos porque consideramos que el conflicto armado debe cesar. Que este desangre fratricida no debe continuar porque sólo beneficia a una ínfima minoría que teme perder sus privilegios cuando no pueda seguir estigmatizando los reclamos ciudadanos en el marco de una democracia robusta.

La sociedad civil en ejercicio de su derecho constitucional a la movilización y a la libre expresión de sus ideas, marchará pacíficamente para visibilizar su sueño de reconciliación. Saldremos juntos, en medio de la diversidad y la pluralidad propia de una sociedad abierta, para exigir el final de la guerra y nuestro derecho a construir el país que nos merecemos. La marcha no tiene dueño, es de todos. No será para el odio ni por el odio.

No es una marcha contra nadie, ni siquiera contra los enemigos de la paz, contra los señores de la guerra. Es una manifestación democrática que convoca a todos los que creemos que los métodos violentos son anacrónicos, obsoletos para dirimir nuestras diferencias y que es hora de  darle un manejo civilizado a nuestras contradicciones.

Hay que salir a demostrar que la paz es un anhelo popular posible de alcanzar. Que no es el capricho de un presidente en busca de votos y gloria. Que son más de cincuenta años de desangre que debe parar ya. A exigir que no se dilaten las negociaciones y se incorpore también a ellas el ELN. Nada es más pernicioso que la continuación de esta guerra infame. Esta guerra de pobres contra pobres en beneficio de unos pocos.

¡A la calle! Mujeres y hombres, jóvenes y adultos, a caminar en solidaridad con todas las víctimas de todas las violencias; con los desplazados; con las niñas y niños involucrados en un conflicto que no les pertenece. Salgamos por el futuro de nuestros hijos que no merecen vivir una vida de miedos y terrores. Salgamos por las mujeres discriminadas y vejadas desde tiempos inmemoriales; por la alegría y el bienestar que nos merecemos.

Marchemos impregnados del espíritu de Nelson Mandela, quien después de veintiocho años de cárcel no salió reclamando venganza contra sus carceleros sino llamando a la reconciliación y a la unión de su nación sin diferencias de raza, clase o religión.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Show, disputa y lucha de poderes

Show, disputa y lucha de poderes

El pasado 9 de diciembre se realizó el cierre de las inscripciones de las listas a cámara y senado de la República. En el departamen...

Religiosidad y politiquería

Religiosidad y politiquería

  “Debe haber un final para el monopolio del poder político, y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos...

El permanente abuso de las palabras

El permanente abuso de las palabras

  Con el llamativo título de esta columna quiero referirme directamente a los incontables errores que se cometen a diario en muchas ...

Hora de jalarnos las orejas

Hora de jalarnos las orejas

  Pensé hasta último momento que la foto del señor presidente de la República, vestido de policía era una broma de mal gusto, pr...

El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura

El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura

La primera impresión que tuve del mundo llamado comunista fue en 1983, cuando en un viaje en bus desde París, donde estudiaba en es...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados