Opinión

¡A la calle!

Rodolfo Quintero Romero

09/04/2013 - 12:30

 

Manifestación por la paz / Foto: StarmediaHace 65 años fue asesinado el más importante líder popular en la historia de Colombia: Jorge Eliécer Gaitán. Paladín de las ideas de justicia social, equidad, democracia y paz que en los años treinta y cuarenta, del pasado siglo, lograron educar y movilizar políticamente a miles de ciudadanos en defensa de sus derechos y de una vida digna y decorosa.

Pero Gaitán vive. Su pensamiento político, su lucha por la restauración moral y democrática de la república siguen vigentes, lo mismo su exigencia de profundas reformas económicas y sociales necesarias para construir una sociedad moderna y vivir en paz, esa que no hemos podido disfrutar desde el día de su atroz asesinato.

Este 9 de abril, miles marcharemos en apoyo a los diálogos de paz de La Habana. No para respaldar a la guerrilla o a la reelección del presidente Santos, lo haremos porque consideramos que el conflicto armado debe cesar. Que este desangre fratricida no debe continuar porque sólo beneficia a una ínfima minoría que teme perder sus privilegios cuando no pueda seguir estigmatizando los reclamos ciudadanos en el marco de una democracia robusta.

La sociedad civil en ejercicio de su derecho constitucional a la movilización y a la libre expresión de sus ideas, marchará pacíficamente para visibilizar su sueño de reconciliación. Saldremos juntos, en medio de la diversidad y la pluralidad propia de una sociedad abierta, para exigir el final de la guerra y nuestro derecho a construir el país que nos merecemos. La marcha no tiene dueño, es de todos. No será para el odio ni por el odio.

No es una marcha contra nadie, ni siquiera contra los enemigos de la paz, contra los señores de la guerra. Es una manifestación democrática que convoca a todos los que creemos que los métodos violentos son anacrónicos, obsoletos para dirimir nuestras diferencias y que es hora de  darle un manejo civilizado a nuestras contradicciones.

Hay que salir a demostrar que la paz es un anhelo popular posible de alcanzar. Que no es el capricho de un presidente en busca de votos y gloria. Que son más de cincuenta años de desangre que debe parar ya. A exigir que no se dilaten las negociaciones y se incorpore también a ellas el ELN. Nada es más pernicioso que la continuación de esta guerra infame. Esta guerra de pobres contra pobres en beneficio de unos pocos.

¡A la calle! Mujeres y hombres, jóvenes y adultos, a caminar en solidaridad con todas las víctimas de todas las violencias; con los desplazados; con las niñas y niños involucrados en un conflicto que no les pertenece. Salgamos por el futuro de nuestros hijos que no merecen vivir una vida de miedos y terrores. Salgamos por las mujeres discriminadas y vejadas desde tiempos inmemoriales; por la alegría y el bienestar que nos merecemos.

Marchemos impregnados del espíritu de Nelson Mandela, quien después de veintiocho años de cárcel no salió reclamando venganza contra sus carceleros sino llamando a la reconciliación y a la unión de su nación sin diferencias de raza, clase o religión.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Otro “Cachaco” listo para ser Rey Vallenato

Otro “Cachaco” listo para ser Rey Vallenato

No es nada fácil para un músico nacido en Paz del Rio (Boyacá) encontrarse ad portas de coronarse rey en la categoría profesional d...

Agua pasó por aquí

Agua pasó por aquí

El cabildo abierto que ha convocado el concejo de Valledupar para discutir la crisis del agua potable es una magnífica oportunidad par...

Bocas de pato

Bocas de pato

La moda de la selfie ha traído consigo todo un catálogo de poses, lo que ha hecho que el tan recurrente y emblemático “whisky” h...

El Paso, emporio de acordeoneros

El Paso, emporio de acordeoneros

Durante las postrimerías del siglo XIX y los albores del XX, la población de El Paso, municipio de Chiriguaná, era sin duda el epi...

Consejos prácticos para un buen concejo

Consejos prácticos para un buen concejo

“Mirando esa gran lista de candidatos se piensa que, felizmente, sólo pueden ser elegidos unos“ Por todo tiempo se ha tenido co...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube