Opinión

Cualquiera no puede ser jurado

Jorge Nain Ruiz

12/04/2013 - 10:30

 

Capacitación de jurados / Foto: Festivalvallenato.comEn cualquier tipo de concurso o competencia donde se requieren personas con algún grado de experticia y conocimiento en el tema, que sirvan como miembros de un jurado calificador, son muchos los riesgos que se corren, y cuando se requieren tantos, como es el caso del Festival Vallenato, el asunto es todavía más complejo.

De entrada debo reconocer que la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata ha venido cumpliendo un papel muy importante en la capacitación y formación de las personas que año tras año juegan este rol en el marco del Festival.

Ser jurado del Festival de la Leyenda Vallenata es un sueño para muchos amantes de esta música, pues con ello se ratificaría la madurez que se ha alcanzado en este menester; esto para algunos fanáticos es el arribo a una meta importante de su vida; por eso hacen cualquier cosa por lograrlo.

Los organizadores de éste y cualquier festival deben saber que tal vez lo más difícil consiste en seleccionar  a aquellas personas que desempeñen ese papel de jurado y lo hagan con toda la idoneidad y probidad que se requiere, ya que estos dos requisitos son fundamentales y difíciles de encontrar juntos.

No descubrimos el agua tibia cuando afirmamos que es difícil encontrar un conocedor de la música vallenata residente en Valledupar que no tenga un pariente o un amigo que esté inscrito en una de las varias categorías o modalidades del Festival. De igual forma, es un hecho conocido  que los participantes hacen gestiones para saber quiénes son las personas que los evaluarán, con el fin de influir de alguna manera en la calificación y el resultado del concurso.

A estas alturas del partido, a escasos días del festival, ya muchos concursantes saben quiénes van a ser sus jurados, y muchos jurados conocen en qué categoría los van a designar. Éste es un riesgo inminente que existe a sabiendas de que la mayoría de estas personas tienen un altísimo grado de seriedad y honestidad, pero sin duda alguna, los sentimientos de los seres humanos son volubles y franqueables.

Así que, para ser jurado en el festival, no sólo se requiere experticia y dominio del tema, sino también unos principios y valores éticos muy profundos y una férrea voluntad de no dejarse sobornar o influenciar por cualquier causa, por loable que parezca.

Colofón: He escuchado con detenimiento y atención el trabajo musical del intérprete profesional tal vez más joven del vallenato en la actualidad, Andrés Ariza Villazón en homenaje al poeta Gustavo Gutiérrez Cabello y puedo en mi humilde concepto decir que el vallenato tiene en este muchacho un prospecto de incalculables proporciones, lo cual nos confirma que vamos por el camino indicado y que la mina de buenos compositores e intérpretes de nuestro folclor continua incólume.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Sí o No, la fantasmagórica opción

Sí o No, la fantasmagórica opción

“Sí y No son palabras cortas pero muy fuertes, la mayoría de nuestros problemas son por decir Sí demasiado rápido y No demasiado ...

Los fenómenos que atacan a Colombia

Los fenómenos que atacan a Colombia

Nuestro país enfrenta en estos momentos una situación difícil y preocupante que da la sensación de estar llegando al fondo del po...

Hemos perdido el asombro

Hemos perdido el asombro

  Leyendo a Gilberto Cely Galindo, S.J. encuentro una frase donde cita al Dr. Van Rensselear Potter, dada en una entrevista: “A m...

Fraude, sorpresa, catapila y otras palabritas

Fraude, sorpresa, catapila y otras palabritas

Me llaman unas amigas de Cúcuta, ciudad altamente vallenatera, para preguntar por una frase de la cantante Ana del Castillo -que ellas...

En la Tierra de La Piragua

En la Tierra de La Piragua

  Esta semana estuve en la tierra de La Piragua, esa población llena de encanto a orillas de la Ciénaga Grande de La Zapatosa, en e...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las reinas y el Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

La fotografía en el Carnaval de Barranquilla

Danny Armando González Cueto | Fotografía

El Patas blancas

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Porque me da la gana

Baldot | Opinión

A lo oscuro te metí la mano

Guillermo Henriquez Torres | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados