Opinión

Así nació el Festival

Jorge Nain Ruiz

26/04/2013 - 12:02

 

Parecía la puerta de una iglesia, grande y ancha; por ahí ingresó un hombre que no media más de uno sesenta, pero se veía aún más pequeño; llevaba un sombrero blanco de paja, con una cinta negra y acordeón tercia´o a la espalda y allá al fondo de la casona, bajo un frondoso palo e mango, en sendas mecedoras de mimbre, dos hombres y dos mujeres conversaban animadamente; el músico aligeró el paso y con un ademán reverente saludó al cuarteto quitándose el sombrero.

Serían las cuatro de la tarde de ese día de enero de 1968

–Buenas tardes, Rafa; me dijiste que viniera y aquí estoy expresó con una sonrisa el músico–. Bienvenido, Emilianito- dijo la más alta de las mujeres,  invitándolo a sentarse en un taburete de cuero que ya le tenían estratégicamente ubicado.

Continuó diciendo la esbelta dama de impecable vestido blanco largo y bordado a mano, quien no revelaba más de unos 25 años: –Imagínate, Emilianito, que el señor Gobernador quiere escuchar tus notas y le pidió a Rafa que te llamara; entonces yo creo que aquí se va a armá´ es una parranda, porque el compa Andrés Becerra no demora en llegar.

De inmediato, el hombre de acento “cachaco” se levantó de su mecedora y con un abrazo fuerte saludó al músico y le dijo: -Hace mucho tiempo quería conocerte. Rafa me ha hablado maravillas de cómo tocas el acordeón y yo ya he escuchado algunas composiciones tuyas; me cuentan que también eres bueno para la piquería. Bueno, hoy es el día que estaba esperando-

El hombre al que llamaban Emilianito se puso su acordeón al pecho e  inició la faena, nada menos que con La gota fría, sin caja ni guacharaca. La otra dama, a quien todos llamaban doña Miriam, miró al Gobernador de reojo y le dijo: -Pollo, ese puede ser el primer Rey-

Consuelo, la del vestido blanco, le preguntó a Rafa: -Bueno y ¿tú no invitaste a “Colacho”?-  y éste con una sonrisa sarcástica y señalando la gran puerta de la casona le dijo: -Míralo ahí a´onde viene con su camina´o parsimonioso y su bendito sombrero.

Emilianito se levantó del taburete y recibió al otro músico con un abrazo fuerte; detrás de “Colacho” venían el cajero y el guacharaquero, y se cumplió lo que Consuelo había pronosticado.

Esa tarde Alfonso López, el Gobernador, Consuelo Araujo, La Cacica; Andrés Becerra, Miriam Pupo y Rafael Escalona llegaron a la conclusión de que a la fiesta de la Leyenda Vallenata había que incorporarle una competencia de acordeoneros...

Así nació el festival.

 

Jorge Nain Ruiz

jorgenainruiz@gmail.com

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Festival Vallenato como tema de ciudad

El Festival Vallenato como tema de ciudad

  No se trata de propiciar un caos con consignas ofensivas ni con diagnósticos pesimistas, sino de hacer unas propuestas constructiv...

Álvaro Maestre: “La poesía es una especie de universo donde cabe todo”

Álvaro Maestre: “La poesía es una especie de universo donde cabe todo”

Se le conoce por ser el organizador de numerosos recitales de poesía en Valledupar. Álvaro Maestre concilia dos pasiones en su vida...

Abril en Valledupar

Abril en Valledupar

Abril es la entrada triunfal de la primavera, aunque según el canto del maestro Leandro Díaz entra el 22 de marzo, pero es en abril c...

Seguiré del lado de la gente

Seguiré del lado de la gente

  Escribo estas líneas un tanto melancólico, enguayabado, pero con la satisfacción del deber social cumplido. Esta columna es muy ...

Una ofrenda de Navidad

Una ofrenda de Navidad

Escribo esta ofrenda de Navidad, apoyado en un epígrafe de Ana Frank: “no veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Servir es la mejor obra

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube