Opinión

Los compositores y el Festival

José Atuesta Mindiola

07/05/2013 - 11:28

 

José Bornacelli, triple Rey de la piqueriaLos concursantes son el alma del Festival,  todos los años, en la última semana del mes de abril, acuden en un ritual de peregrinación al templo sagrado de la música  vallenata.

El concurso de mayor complejidad es el de canción inédita, porque  la cantidad de canciones inscritas obliga a  una etapa de preselección; mientras que en los demás concursos, con el hecho de inscribirse ya los participantes tienen su presentación garantizada.

Los compositores viven todos los años una verdadera odisea  que empieza con el  proceso de la creación y revisión de la letra, y tienen que disponer de un buen presupuesto para buscar los músicos, ensayar y hacer la grabación; enseguida la inscripción y esperar el listado de la  preselección. El asunto de alta adrenalina es el concurso: el autor de la canción, con celular en la mano llamando al cantante o los otros integrantes que faltan; después de la presentación debe entregarles el transporte y los viáticos a todos los músicos. Lo mismo se repite en las siguientes rondas, y si el cantante toma, hay que darle un trago de whisky para afinar la garganta y templar el ánimo.

Es admirable la constancia de muchos compositores que todos los años se preparan con entusiasmo y amor por el Festival. Desde hace tiempo se están presentando Juan De Dios Torres, Alberto Polo Sarmiento, Ramón Duque, Tomas Aquino Campo y el médico Orlando Ruiz. También merece una  mención especial, Rafael Uchi Escobar, porque es el juglar urbano: toca el acordeón, compone y canta. Otro compositor y cantante que le da vida al Festival es Octavio Jr. Daza.

Este año viví esa experiencia en el ruedo de los compositores, aunque inicialmente no quería participar, porque he sido jurado de piqueria y a veces de canción inédita, pero no tengo impedimento legal por no ser miembro de la Fundación ni tener familiares en la Directiva. Dos amigos músicos, Luis Carlos Daza Pabón y Yolfreis Ebrat Escobar, hicieron cada uno por separado, arreglos musicales a dos de mis poesías, y me motivaron a inscribirme como autor de la letra y ellos compositores de la música.

Por la calidad y la experiencia de muchos concursantes, mis pretensiones no eran ganar sino participar con un homenaje poético a Gustavo Gutiérrez, y estoy satisfecho porque una de mis canciones “El ángel cantor” fue calificada entre las 15 mejores.

Por otra parte, la gente se queja de la baja calidad de la piqueria. Desde hace un par de años he observado que el jurado establece la modalidad dos por dos. El primer concursante inicia con dos versos, y el segundo canta dos con la intención de darle unidad a la cuarteta y enseguida canta otros dos versos.  De ahí en adelante, el concurso da la sensación que es cuatro por cuatro, pero no se aprecia rima ni coherencia.

Mis sugerencias: que se anule ese dos con dos, y se vuelva a la piqueria tradicional: al verso de cuatro palabras y a la décima. Para darle mayor libertad de creación y variedad en los versos, es mejor asignarles un tema a los concursantes, porque con el Pie Forzao el concurso se vuelve monótono y cacofónico.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Popeyanos en marcha

Popeyanos en marcha

  Esta semana que termina, Colombia la vivió con una intensidad frenética, primero las expectativas levantadas por la llamada “...

El gran negocio del humo

El gran negocio del humo

  No solo es la calidad del aire en Medellín que ha puesto en evidencia la alta contaminación de las principales ciudades del pa...

Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez

Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez

“Releer a García Márquez es leerlo por primera vez”. La frase es del periodista español Juan Cruz quien describía en un artícu...

Editorial: El aporte de la Fiesta de la Música a Valledupar

Editorial: El aporte de la Fiesta de la Música a Valledupar

Si hablamos de visibilizar otras expresiones musicales, de promocionar y conceder un espacio a otros artistas del Cesar y Colombia que ...

Los avatares de ser mujer

Los avatares de ser mujer

En algunos países, nacer mujer es una maldición para el prestigio de la familia; de algún modo, se considera indicio de “debilida...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube