Opinión

El Cantor del Valle sigue ahí

Jorge Nain Ruiz

17/05/2013 - 12:00

 

Álvaro Cabas PumarejoPor allá por los años 70 en el folclor vallenato, algunos compositores se autodenominaron cantores de sus respectivos pueblos. Se habló del cantor de Fonseca, Carlos Huertas; del cantor de Valencia, Calixto Ochoa; del cantor de Villanueva, Fabio Zuleta y, por supuesto, del cantor del Valle, Álvaro Cabas Pumarejo; todos compusieron canciones con esos nombres y se adjudicaron para sí esos remoquetes.

Cuando hablamos de músico completo, es decir aquel que canta, compone y toca acordeón, allí debemos indudablemente incluir al cantor del Valle, Álvaro Cabas. Este hombre proveniente de una familia de verdaderos ancestros folclóricos, que transpira y respira vallenato del más auténtico, que se radicó hace muchos años en la capital del País, pero que sigue conservando a plenitud sus costumbres, su dialecto, su idiosincrasia, nos ha demostrado a quienes vivimos pendientes de nuestro folclor que la persistencia, la perseverancia y el amor profundo por lo que se hace es y debe permanecer incólume aún con el pasar de los años.

Fueron los hermanos Zuleta quienes, a finales del siglo pasado, le grabaron sus más hermosas canciones, entre ellas su inmortal Rosalbita; pero también le grabaron Los Hermanos López, El Binomio de Oro, Diomedes Díaz e Iván Villazón entre otros. “Alvarito” como cariñosamente le decimos sus amigos, hace parte de aquellos grandes juglares a los que la desapacible Sociedad de Autores y Compositores SAYCO ha relegado, desconocido y maltratado persistentemente, pero a él siempre se le ve sonriente y jovial por las calles de Bogotá, con su mochila arhuaca llena de clásicos vallenatos, que él mismo compone, toca, canta, produce y distribuye entre sus innumerables amigos.

Por estos días “Alvarito” se encuentra promocionando y vendiendo su más reciente producción que bien vale la pena coleccionar, titulada “El Regreso del Cantor”; yo diría que no hay tal regreso; el cantor nunca se ha ausentado, él se ha encargado de grabar su música año tras años y entregársela personalmente a quienes admiramos su lirica auténtica y su amor constante por este arte, por eso he querido rendir este pequeño homenaje al hombre sincero, amable, extremadamente cariñoso y excelente amigo, Álvaro Cabas Pumarejo, el Cantor del Valle, quien hoy con más de sesenta años se mantiene aún vigente en el auténtico vallenato.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Así son los Grammy Latinos

Así son los Grammy Latinos

La noticia de que el cantante de San Marco Sucre, Juan Piña, se quedó con el premio Grammy Latino en la modalidad Cumbia-Vallenato si...

Editorial: La formación de un movimiento sinfónico

Editorial: La formación de un movimiento sinfónico

  Pese a las dificultades y la aridez del terreno, el sueño de un movimiento sinfónico en el departamento del Cesar puede convert...

Valledupar le quedó debiendo a Toño Sagbini

Valledupar le quedó debiendo a Toño Sagbini

  Al inicio de esta semana se nos fue un hombre que hizo más por Valledupar que muchos políticos de esos que, constantemente, se da...

Brindis de fin de año

Brindis de fin de año

Brindo por la vida y las lúdicas manifestaciones de la infancia, por el preciado tesoro de la juventud y el humano arte de aprender a ...

Barras bravas de guerra y paz

Barras bravas de guerra y paz

Cuando en un país se cantan los muertos como se cantan los goles del campeonato nacional de fútbol, es indicativo de que es una soc...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados