Opinión

Los piratas del puente Salguero

Carlos César Silva

13/06/2013 - 12:00

 

La empresa de transporte público intermunicipal, Cootransdipaz, presta un mal servicio.

Entre las personas de La Paz y San Diego, esta consigna tiene fama. Pues cuando alguien de estas localidades, aborda una de las busetas deterioradas de Cootransdipaz (como son casi todas), se encuentra, regularmente, con unas sillas viejas e incómodas, una estrechez desesperante, un calor infernal, y un conductor antipático.

A esto, se le debe agregar el hecho de que el servicio sólo se presta hasta las 8:30 p.m., situación que obliga a muchas personas de La Paz y San Diego que trabajan o estudian en Valledupar y que se desocupan bastante entrada la noche, a trasladarse a la terminal de la Ciudad de los Santos Reyes para esperar algún vehículo que los transporte hasta sus terruños, exponiéndose en muchos casos a los peligros que produce la oscuridad y la soledad que irrumpen esa zona de la ciudad.

Muchos usuarios de las busetas de Cootransdipaz comentan que, al entrar en ellas, no es raro ser rozado en la cara por el trasero de un pasajero que se está subiendo, ni ser salpicado con el sudor del vecino, ni ser parado de un puesto que supuestamente había sido apartado por otro, ni ser increpado por el conductor por haberle pagado el pasaje con un billete de $ 50.000.

La insatisfacción de los habitantes de La Paz y San Diego, frente al servicio de Cootransdipaz, es importante. La empresa lo ha sentido, y ha intentado mejorar comprado dos o tres vehículos nuevos, pero esto ha resultado intrascendente para los usuarios, que demandan un transporte más cómodo, rápido, y amable.

Esta situación engorrosa ha obligado a los usuarios a buscar otras opciones de transporte. En ese sentido, los carros piratas y los taxis urbanos de Valledupar que se proveen de gasolina ilegal en La Paz, se han ganado un espacio relevante en el medio.

Sin embargo, tanto los vehículos piratas como los taxis urbanos, a pesar de que ofrecen un servicio más cómodo y rápido, constituyen un transporte ilegal que, aunque ha sido legitimado como una consecuencia del rechazo de los usuarios a Cootransdipaz, en caso de que se presente un accidente, no brindan las garantías propias de un servicio de transporte intermunicipal sujeto a la ley.

No cabe duda que Cootransdipaz debe mejorar el servicio. Algunos afirman, por ejemplo, que hay que cambiar las busetas viejas por automóviles confortables, y que a los choferes hay que ponerlos a hacer unos cursos de atención al público. Otros aseveran que lo mejor es que se crea una nueva cooperativa, una que esté acorde a las necesidades de la gente y que sea administrada con seriedad.

Sin embargo, mientras nada de esto ocurra, los vehículos piratas y los taxis urbanos seguirán atravesando el puente Salguero repletos de pasajeros, lo harán sin un seguro de transporte público que los ampare, lo harán quebrantando la ley, pero satisfaciendo las necesidades de movilidad de las personas de La Paz y San Diego.

 

Carlos Cesar Silva

@CCSilva

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Guatapurí, una historia que quiero que vivan mis hijos

Guatapurí, una historia que quiero que vivan mis hijos

Un 25 de abril, víspera del Festival Vallenato, del año 96, madrugué para hacer mis ejercicios matutinos. La luna atestiguaba como a...

Voces en el sepelio del poeta Luis Mizar

Voces en el sepelio del poeta Luis Mizar

En la infancia, Luis Mizar  Maestre sueña  con la geometría celeste de noches luminosas y descubre que en la constelación  Osa...

La cultura como prioridad

La cultura como prioridad

  La cultura no puede quedar reducida a una expresión de lujo, destinada a unos cuantos, por la oportunidad de acceso que han tenido...

Escribir y hablar como aldeana

Escribir y hablar como aldeana

Me sucede  que cuando escribo o cuando hablo, me dicen que  lo  hago como aldeana y no como profesional (la gente tiene equivocado...

Festival, trabajo e ingresos

Festival, trabajo e ingresos

Como es natural, hay diferentes maneras de vivir el Festival Vallenato. Para las élites es el momento de hacer relaciones públicas y ...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube