Opinión

Editorial: El aporte de la Fiesta de la Música a Valledupar

Redacción

17/06/2013 - 11:20

 

Si hablamos de visibilizar otras expresiones musicales, de promocionar y conceder un espacio a otros artistas del Cesar y Colombia que no necesariamente tocan el acordeón, la Fiesta de la música es la primera gran alternativa en el departamento y la que más carácter universal tiene.

Nacida en el año 1981 en Francia, tras la iniciativa del entonces ministro de cultura Jack Lang, la fiesta ha terminado adoptando un perfil internacional e integrador al ser replicada en más de 120 países y 250 ciudades.

La fuerza de este evento está en su dinámica participativa y su fin explícito de crear nuevos escenarios culturales y populares. En la Fiesta de la música se invita a los artistas a que expongan sus últimos proyectos u obras sin ánimo de lucro, ante un público diverso, y ellos suelen responder con la máxima energía, invitando a otros artistas o bien incluso preparando espectáculos para la ocasión.

En Colombia, los mejores ejemplos de lo que se puede generar alrededor de la Fiesta de la Música se encuentran en la ciudad de Bogotá y Barranquilla. La primera de ellas reúne más de 25 tarimas independientes repartidas en toda la ciudad mientras que la segunda llega a 13 tarimas administradas por varias organizaciones (como colectivos de artistas y gestores culturales, centros comerciales, emisoras y otras empresas).

Con este modelo de funcionamiento (es decir con escenarios complementarios e independientes) nace una sinergia que favorece la diversidad musical dentro de cada ciudad. En muchas ocasiones, ciertas tarimas se consagran a un estilo de música en particular como puede ser el rock, la música pop, urbana o folclórica.

En el caso de Valledupar, aunque la Fiesta de la Música lleva pocos años (3), la dinámica se está instalando paulatinamente y el compromiso de sus impulsores (la Alianza Francesa) es cada vez mayor.

Este año, la Fiesta de la Música de Valledupar se realizará nuevamente en la Plaza Alfonso López, el sábado 22 de junio a las 5pm, con una nómina de artistas más atractiva que nunca.

Estarán presentes Iván David Villazón (el hijo de Iván Villazón) para lanzar en Valledupar su primer disco llamado “Un nuevo aire” (Blues y Vallenato-fusión), los Reyes Vallenatos del Festival 2013, el artista Hanz con su Vallenato del Alma, Consio y sus tamboreros, Lía Paulette y sus clandestinos (música urbana hip-hop), y también tendremos grandes invitados como Cynthia Montaño (de Cali) que representará los ritmos del pacífico.

La fiesta es totalmente gratuita –esto es un argumento innegable para disfrutar de esta fiesta en familia o entre amigos–, pero por encima de esto está el hecho de descubrir nuevos géneros y artistas que difícilmente llegan a la ciudad de Valledupar. Ya saben: el 22 de junio. Plaza Alfonso López. 5pm.

 


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El General en su ingenuidad

El General en su ingenuidad

Nada más importante para el futuro de la paz que las declaraciones que dará el general Rubén Alzate, una vez recupere su libertad,...

El Vallenato auténtico no necesita Vick-Vaporub

El Vallenato auténtico no necesita Vick-Vaporub

Aunque parezca que sí, no se está perdiendo la batalla. El vallenato auténtico vive. Y vive más allá de las verdaderas parrandas...

Elecciones territoriales: el Cesar, una mirada en prospectiva

Elecciones territoriales: el Cesar, una mirada en prospectiva

  A casi un año de que los territorios decidan su suerte respecto a quienes regirán sus destinos por los siguientes cuatro años, y...

Johnivan Saénz, el mejicano sensación del Festival Vallenato

Johnivan Saénz, el mejicano sensación del Festival Vallenato

La música Vallenata ha salido ya de las fronteras patrias, y ha logrado calar en muchas naciones latinoamericanas, e incluso en Europa...

La sociedad de los elogios mutuos

La sociedad de los elogios mutuos

  Siempre me ha despertado la curiosidad y llamado mucho la atención desde mi llegada a Sincelejo, como docente del Instituto Sim...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados