Opinión

Editorial: El recuerdo de Leandro Díaz

Editorial

24/06/2013 - 12:06

 

Leandro Díaz y su hijo Ivo Díaz en su cumpleaños (marzo 2012)Juglar de una creatividad incomparable, Leandro Díaz nos dejó el pasado sábado 22 de junio con un sentimiento de congoja y miles de recuerdos que seguirán acompañándonos durante mucho tiempo.

Su partida marca un hito en una etapa brillante para el folclor. Tres puntos suspensivos para una época de expresividad y excelencia que parecen ahora insuperables. Versos y vivencias eternizados en las músicas de toda una región, y que supieron inspirar hasta a los más ilustres escritores y cronistas de Colombia.

En la persona de Leandro se resume todo lo que un juglar aspira a ser. Lírica y autenticidad. Sabiduría y, al mismo tiempo, experiencia. Cercanía y humildad. Tranquilidad y pasión. Elegancia y picardía. Elementos que van más allá de la condición humana y que se estriban del deseo de vivir y conocer, experimentar los más nobles y naturales sentimientos como todo artista que vive y luego refleja lo vivido en su obra.

En los últimos años de su vida, Leandro recibió un justo reconocimiento a sus aportes musicales. Fue a raíz del homenaje organizado por el Festival de la Leyenda Vallenata. Entonces, su figura apareció de manera más seguida en los actos culturales y en los programas de ciertos medios de comunicación.

A su lado veíamos con frecuencia a su hijo Ivo Díaz, convertido en sus ojos, aunque, cuando de vista se trata, Leandro Díaz podía presumir de haber visto mucho más que el común de los vivientes.

Como prueba está el conversatorio organizado en la Biblioteca departamental en Valledupar (en julio del 2012) donde Leandro Díaz explicaba las circunstancias que favorecieron la creación de sus letras universales.

Amores, desamores, encuentros y deseos fueron grandes impulsores de su creación lírica y musical. La mujer siempre ocupó un espacio preponderante en sus composiciones, por no decir esencial, que queda reflejado en obras magistrales como La Diosa coronada o Matilde Lina.

Pero más allá de estas anécdotas amorosas permanece el recuerdo de un hombre que supo rebasar las limitaciones impuestas por la invidencia y experimentar cada segundo como si fuera el último. Exponía una capacidad extraordinaria de enfrentarse a las situaciones más frustrantes de la vida y de levantarse con una redoblada tesón. Era una luz que no puede dejar a nadie indiferente.

En su 84 cumpleaños, el artista se engalanó de amarillo al lado de su hijo y nieto para compartir una noche con sus amistades y familiares. Fue una imagen inédita que mostraba el talento de tres generaciones seguidas de la familia Díaz: una irrefutable prueba de que la música y el talento de Leandro siguen vivos y perviven en la figura de Ivo y Oscar Díaz.

Hoy nos quedamos con sus composiciones. Tesoros que deben compartirse con toda la emoción y la generosidad que Leandro supo demostrar. Además, nos quedan numerosos estudios –que seguirán creciendo– sobre la obra del compositor. A ellos hemos de acudir para entender la magia, el genio y el arraigo social del maestro que hoy recordamos en estas líneas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Una columna semanal

Una columna semanal

Opinar semanalmente sobre un tema de actualidad se ha convertido en una de mis rutinas, rutina ésta que encierra un grado de complej...

Homenajes alcohólicos a grandes hombres de la Cultura colombiana

Homenajes alcohólicos a grandes hombres de la Cultura colombiana

A finales del 2013, la Fábrica de Licores de Antioquia, una licorera colombiana de gran renombre, lanzaba una botella de ron en homena...

Jaime si, Alejo no. ¿Regresa La Cachucha bacana?

Jaime si, Alejo no. ¿Regresa La Cachucha bacana?

Publica el diario El Tiempo la lista de  las mejores universidades del país y no estamos nosotros. También publica el mismo medio ...

Las diez películas de Valledupar para 2015

Las diez películas de Valledupar para 2015

Después del esperado fin de año, inicia enero. Mes de brisas, proyectos, ilusiones, promesas, pero al mismo tiempo un mes de películ...

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

El poeta cartagenero Juan Carlos Céspedes Acosta llegó a Valledupar en compañía de unos libros, unos versos y algunos contactos c...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las reinas y el Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

La fotografía en el Carnaval de Barranquilla

Danny Armando González Cueto | Fotografía

El Patas blancas

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Porque me da la gana

Baldot | Opinión

A lo oscuro te metí la mano

Guillermo Henriquez Torres | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados