Opinión

Liderazgo administrativo y pedagógico en la educación

José Atuesta Mindiola

10/07/2013 - 11:40

 

En el informe final de una visita de tres inspectores del Ministerio de Educación al Instpecam en 1978, uno de ellos, dijo estas palabras que nunca pierden vigencia: “En toda empresa hay  tres clases de trabajadores. Los que trabajan por amor porque tienen otras fuentes de ingresos. Los que trabajan sólo por el dinero,  y  los que trabajan por amor a su profesión y por el dinero”. Y agregó, es función del gerente ejercer liderazgo de motivación para lograr que la gran mayoría de los trabajadores se ubiquen en el tercer  grupo.

Aunque algunos críticos podrán argumentar que cada trabajador debe vivir con elevada autoestima para cumplir a cabalidad sus funciones. Eso es lo ideal, pero la realidad es otra. El ser humano no es perfecto, es vulnerable y dado a los errores. A veces no da todo lo que puede, porque necesita de un alguien que lo jalone, que lo invite y lo entusiasme a seguir adelante. El liderazgo es una cualidad, es un arte que se perfecciona, pero todos no tienen la aptitud para ser líder. Si el gerente de una empresa ejerce liderazgo con categoría y eficiencia, son excelentes los resultados.

Nuestras instituciones educativas son más eficientes cuando los rectores ejercen con respeto el liderazgo administrativo y pedagógico que compromete de manera integral el trabajo de cada uno de sus funcionarios. Se observa que los estudiantes mejoran su rendimiento y su comportamiento social, si en los colegios se programan jornadas académicas, culturales, deportivas, seminarios y conferencias, y se comprometen a padres de familia con su responsabilidad de orientar y vigilar las actividades de estudios de sus hijos en la casa y de educarlo para el respeto y la vida.

El rector es reconocido buen líder, cuando da ejemplo de cumplimiento y responsabilidad: desde primera hora se ve en el colegio, participa a las  reuniones académicas y los actos cívicos, y apoya las jornadas deportivas y culturales;  rinde informe de su gestión  y gestiona recursos para  optimizar el bienestar del colegio.

Da mucho que decir cuando se llega a una institución y se aprecia un lamentable deterioro de su planta física, aulas de clase y  parte  administrativa, los servicios sanitarios, canchas deportivas y la tienda escolar.

Ahora en vacaciones estuve de visita en el colegio Rodolfo Castro de Mariangola, donde tuve el honor de ser rector, gestionar el inicio de su construcción y con ayuda de la Acción Comunal y la comunidad educativa hicimos una cancha de futbol con su pista atlética donde en clases de educación física y fines de semana fomentamos estas disciplinas hasta alcanzar el niveles de competencias  y  logramos ser tres veces campeones departamentales estudiantiles de atletismo y subcampeones de futbol.

Ahora, sentí profunda tristeza, la cancha grande de futbol está totalmente enmontada y sin encerramiento, el kiosko de la tienda escolar sin techo, las aulas sin pinturas. Y la vida cultural de las danzas, el grupo literario y la banda cívica son solo recuerdos.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El salpicón político

El salpicón político

  La campaña política hacia la presidencia de la república de Colombia ha estado muy movida con puyas, desplantes, descalificaci...

Los Compositores las interpretan mejor

Los Compositores las interpretan mejor

Uno de los nefastos efectos de la piratería en la música vallenata fue la sustancial disminución y casi desaparición de las mal lla...

Un chorro de verano

Un chorro de verano

  Seguimos “santriechizados”, sino, otra cosa fuera. Perdimos la Copa América, sino, algo hubiera pasado. Estamos llorando por a...

El Vallenato ahora en Afganistán

El Vallenato ahora en Afganistán

El miércoles pasado la cadena radial Caracol entrevistó al embajador de Estados Unidos en Colombia Michael McKinley y este señor, qu...

El reto de nuestros gobernantes

El reto de nuestros gobernantes

La triste realidad que vive el planeta tierra, está ya plenamente identificada y son los problemas climáticos, a causa del abuso po...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados