Opinión

La selección: una buena elección

Jerónimo Rivera

17/07/2013 - 12:20

 

Como analista de medios cada vez me preocupa más convertirme en el aguafiestas del paseo. Ante la mediocridad y, lo que es peor, la falta de interés en mejorar de algunas producciones y canales, la única alternativa que tenemos quienes hacemos este tipo de labor es hacer énfasis en lo que debe cambiar y denunciar aquello que, por encima de cualquier ganancia económica, va en contra de la ética o la responsabilidad social que un producto audiovisual representa para sus productores.

Esta misión, voluntariamente impuesta, me ha generado inclusive comentarios tan ácidos como uno en twitter que me causó gracia: “@jeronimorivera es como una cerveza pasada”. Así seguramente me ven muchos de mis estimados lectores: Amargado…pero les aseguro que mi interés siempre es proactivo.

Todas estas razones me llevan a celebrar que la producción más exitosa de la televisión colombiana hoy sea “La selección”. Aunque hablar de exitoso es, de entrada, una falacia porque nos remitimos al raiting (sistema de medición obsoleto sobre el que les hablaré prontamente), reconforta saber que en este caso particular la audiencia y la calidad sí van de la mano.

No se trata de que la serie en mención sea lo mejor que se haya hecho en el país ni que marque una pauta técnica o narrativa, simplemente que la tv colombiana está volviendo a hacer dos cosas que sabe hacer bien y tenía descuidadas: Humor y melodrama.

Destaca esta serie por abandonar los temas más recurrentes de los últimos años para enfocarse en una temática positiva, basada en personajes de carne y hueso que aportaron alegrías al país; desvirtuando a quienes pensaban que la tv colombiana estaba predestinada a ser un desfile de secuestros, prostitución y asesinatos.

La elección de cuatro de los jugadores más emblemáticos de la selección Colombia de fútbol es, a todas luces, el mayor de los aciertos. Elegir al Tino Asprilla, el Pibe Valderrama, Fredy Rincón y René Higuita permite a la serie tener cuatro tipos de personajes bien diferenciados, en los que se conjugan elementos de humor con drama y realidad nacional con un trasfondo común: La superación personal y el amor por el país.

Aunque en los primeros capítulos los protagónicos se acercaban más a la caricatura que a la interpretación, poco a poco se han ido caracterizando y hoy es más creíble encontrar a un Pibe orgulloso y asombrado con su fama reciente; un Higuita humilde y calmado; un Rincón en mala racha luchando en contra de toda clase de obstáculos y un pícaro Asprilla intentando aprovechar su talento para gozar en grande.

Uno de los aspectos que podría mejorar es el de la caracterización excesiva de los protagonistas que será un gran reto para el avance cronológico de la historia (en este momento se ven todos mayores de lo que deberían verse) y que podría llevar a que aparezcan iguales a lo largo de la serie.  A pesar de la imagen que todos tenemos de estos emblemáticos jugadores, la serie ha insinuado ya algunos problemas gruesos del negocio del fútbol en el país: Empresarios corruptos, apuestas ilegales, intromisión de la mafia y periodistas con dobles intereses…pero sin dejar que estos temas y personajes sean los protagonistas.

Hasta el momento, “La selección” es una serie entretenida y bien contada; una buena excusa para recordar momentos de gloria y tristeza alrededor de colombianos que sí merecen un reconocimiento, y un llamado de atención del público a los canales para que caigan en la cuenta de que a los colombianos también les gustan las historias positivas.

En la tv colombiana necesitamos más Pibes, Higuitas, Juanes, Marianas y Marialuisas y menos Capos, prepagos, caínes y sapos. Que no se deje de hablar de nuestros problemas, pero que el protagonismo dejen de llevarlo los villanos.

 

Jerónimo Rivera

@Jeronimorivera

Acerca del autor: Jerónimo Rivera Betancur es investigador audiovisual y docente de guión y apreciación cinematográfica. Director y fundador de la Red Iberoamericana de Investigación en Narrativas Audiovisuales (Red INAV).Comunicador Social (UdeA). Actualmente es Jefe del Área Audiovisual de la Universidad de La Sabana. Su artículo fue publicado con anterioridad en su blog: http://jeronimorivera.com.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La sumatoria de minorías hace las mayorías

La sumatoria de minorías hace las mayorías

Generalmente las mayorías son la sumatoria de minorías que se unen en torno a una idea para lograr un objetivo. En el caso de la Pa...

Guerrero sobre ruedas

Guerrero sobre ruedas

Hay grandes hombres de luz que llegan a tu vida de una manera mágica y misteriosa, llegan a sorprenderte, pues hay casos en que lleg...

La inseguridad en Valledupar

La inseguridad en Valledupar

“Ya uno no vale lo que antes valía De cualquier parte nos sale un disparo Ese es el plato de todos los días” [Emilianito Zul...

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

El pasado fin de semana fue de gran relevancia para el folclor y la música vallenata. En el II Encuentro Nacional de Investigadores or...

La peor enfermedad de Colombia: la ignorancia

La peor enfermedad de Colombia: la ignorancia

Amos Bronson Alcott, pedagogo y escritor estadounidense del siglo XIX, escribió la célebre frase “La enfermedad del ignorante es ...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

Las sentencias del doctor Panzza

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube