Opinión

Mitos y realidades: el pachamamismo

José Luis Ropero de La Hoz

31/07/2013 - 11:30

 

Avatar Son incontables las historias que intentan dar una explicación de los acontecimientos naturales, la mayor parte de ellas se apean con ligereza del rigor científico y poco aportan a la comprensión del cosmos; otras, aunque bien intencionadas, se fijan en mitos milenarios e inobservan tercamente los avances de la humanidad, cayendo en un nihilismo fatal. Este precisamente es el caso del pachamamismo.

Los partidarios de esta idea afirman que la Tierra es un ser vivo y como tal, tiene un alma conectada a cada ser que la habita, similar a lo mostrado en la fantasía fílmica “Avatar”. Así el sencillo nombre quechua de nuestro planeta, toma un aura nebulosa, verde, alternativa y espiritual, muy acorde con la nueva era.

Por supuesto, la cadena trófica es una realidad y mantener un desarrollo económico de espaldas a las leyes naturales afecta el ecosistema planetario de formas que apenas alcanzamos a vislumbrar, pero esta situación no da pie a pensar que todo pueda solucionarse con ecoaldeas, cantos al agua, infusiones de yagé, o prescindiendo de actividades que han forjado a la humanidad como la ganadería, la agricultura y la minería.

El pachamamismo es una forma de ambientalismo light, sus adeptos pregonan que a la madre tierra no se le toca ni con el pétalo de una rosa, sin embargo ignoran que su lindo Ipad y sus bellos Converse, salieron principalmente de una cantera; quieren comer saludable y orgánicamente, pero nunca han cavado un hoyo para sembrar una mata de yuca, ¡siquiera!

Es cierto que amplios grupos sociales de origen campesino e indígena defienden legítimamente el uso justo de la tierra y exigen frenar la devastación que el capital transnacional, en complicidad con la corrupción local, genera a los ricos ecosistemas que aún se conservan en sus países; pero sus sanas y concretas propuestas de reforma agraria, protección a la producción local, la biodiversidad, la tradición oral y los conocimientos ancestrales, no pueden servir de capa a movimientos que sólo hacen denuncias y plantean exigencias cuando fluye el dinero a sus pulcras y mansas ONG. Las reivindicaciones han de estar siempre lideradas por quienes diariamente se enfrentan a los retos de la vida con voluntad y sin maquillajes, por la gente real y trabajadora.

Encontrar respuestas reales a situaciones reales es uno de los pasos esenciales en el camino del progreso, creer a la primera opinión que se impone por la moda, es cerrar los ojos a mejores ideas y explicaciones sobre el funcionamiento de la sociedad, aunque en ocasiones puedan resultar amargas; después de todo, amargos son los purgantes, pero nos limpian de las sustancias indeseadas. Nuestro purgante, querida sociedad, es la ciencia, el arte, el deporte, el folclor y la educación.

 

José Luis Ropero

@ecojugando

Sobre el autor

José Luis Ropero de La Hoz

José Luis Ropero de La Hoz

Enfoque directo

Valledupar (1985). Profesor y comunicador por vocación, su columna “Enfoque directo” ofrece una mirada del acontecer cultural sin formalismos. Admirador de la naturaleza y el talento humano.

@Roperodelahoz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El mes de las mil esperanzas

El mes de las mil esperanzas

A diferencia de otros años, diciembre llegó de prisa y silencioso y se instaló en todas las almas. Su sola presencia nos hace refl...

#DANTE2018: un ejemplo a seguir

#DANTE2018: un ejemplo a seguir

  Una tarde, en alguna pared de la ciudad, vi un graffiti que decía: . Desprevenido, pensé que el escritor tenía razón pues la pa...

Violencia en el noviazgo: una realidad evidente

Violencia en el noviazgo: una realidad evidente

Cuando hablamos de la violencia en el noviazgo, nos referimos a las relaciones de pareja que no están casadas o viviendo en unión l...

La Paz es mi pueblo

La Paz es mi pueblo

Suena demagogo decir que el crecimiento real de una comunidad incluye la formación completa de aquellos que la conforman.  En realida...

Un grito en el desierto

Un grito en el desierto

Por los años 70, principios de la época dorada de nuestra música vallenata, el gran Alberto “Beto” Murgas le entregó a Juan P...

Lo más leído

La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa

Alejandro Álvarez Martínez | Música y folclor

Los Pacabuyes: ¿un pueblo Chimila o Malibú?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Pueblos

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

Armando Zabaleta: el fecundo compositor de “No voy a Patillal”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados