Opinión

Editorial: la anhelada internacionalización del Vallenato

Redacción

29/07/2013 - 12:50

 

El deseo de ver el Vallenato convertirse en un género conocido a nivel internacional ha sido expresado por muchos cantantes y compositores. Es también una fuente de motivación para gestores culturales y representantes de cantantes que ambicionan un posicionamiento más visible de sus respectivos proyectos.

Gracias a cantantes como Carlos Vives, Jorge Celedón o Silvestre Dangond, la música vallenata goza de reconocimiento en muchos países del continente americano y en otros muchos de Europa. Sin embargo, esta internacionalización sigue estando muy ligada a la diáspora colombiana instalada en cada uno de estos destinos y sujeta a invitaciones o giras muy puntuales.

Es cierto que las recientes producciones de Silvestre Dangond y Carlos Vives han reiniciado ese discurso hacia el exterior y visibilizado nuevamente los ritmos locales. Es indudable que las giras de cada uno permiten ubicar a Colombia y Valledupar en el mapa musical mundial, cada uno con su estilo es decir la jovialidad por un lado y la irreverencia por otro.

No obstante, falta todavía que la música vallenata dé unos pasos claves para que esta internacionalización penetre profundamente el tejido musical (y social) de otros países como ha ocurrido recientemente con la música cubana (el son y la timba), el merengue o la bachata dominicana.

La internacionalización incluye también un proceso de seducción con el cual se va formando el oído de nuevos seguidores extranjeros. Dicho de otro modo, hay que saber llegar a personas que no escuchan habitualmente el vallenato y para eso existen diversos modos.

El primero es participar en proyectos de intercambio e interactuar de manera didáctica con los foráneos. Las giras de las Escuelas locales de música vallenata (del Turco Gil o de la Fundación Vallenato) responden a ese criterio ya que participan en eventos culturales y políticos, y contribuyen paulatinamente al (re)conocimiento de la música vallenata.

El segundo modo consiste en atraer proyectos de compañías extranjeras audiovisuales o colaborar con ellas para que se realicen grandes documentales, películas o álbumes que visibilicen la música vallenata. Recuerden el famoso documental dedicado al “Buenavista Social Club” de Cuba y su impacto directo en el mundo de la música cubana. De ahí salieron viejos y nuevos talentos de la isla caribeña invitados a todos los escenarios del mundo para que compartan su sabor y alegría. Los nombres de Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Omara Portuondo son conocidos de una gran parte del público europeo por este motivo. ¿Y por qué los juglares vallenatos no podrían beneficiarse de algo similar? Algunas iniciativas –como la reciente película Los viajes del acordeón– son un ejemplo a seguir.

Finalmente, y quizás la más delicada de todas las alternativas (porque conlleva un serio cuestionamiento), es que la música vallenata adopte también un formato “exportable” o “entendible” –sin dejar atrás la originalidad y la riqueza musical– para ganarse con más facilidad el aprecio o la curiosidad de personas que habitualmente no escuchan el vallenato. En esa vertiente cae la fusión de Carlos Vives o el blues de Iván David Villazón. Ritmos que tienen mucho carácter vallenato pero que se han abierto completamente al mundo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¡Pronúnciate ya! Alto a los feminicidios

¡Pronúnciate ya! Alto a los feminicidios

Hemos visto en la última década un aumento  de asesinatos de mujeres por razones de género, lo mismo que los índices de impunida...

Se nos fue otro grande, Julio Rojas Buendía

Se nos fue otro grande, Julio Rojas Buendía

En los diez años que llevamos escribiendo ininterrumpidamente esta columna nos ha tocado despedir a un gran número de los más conn...

Editorial – ¿Qué nos deja este primer concurso?

Editorial – ¿Qué nos deja este primer concurso?

El fallo del Primer Concurso de Crónica Ciudad de Valledupar representa, antes de todo, la culminación de un proyecto ambicioso que s...

El sabor de la distancia

El sabor de la distancia

  Nina Marín nació en Riohacha, pero hace más de quince años que habita en Valledupar. Está casada con el ingeniero ambiental ...

Los cesarenses exigen agua de óptima calidad

Los cesarenses exigen agua de óptima calidad

Es triste y desalentador el panorama para la mayoría de municipios del Cesar donde, según estudios de la Secretaría de Salud, solo...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

La zoofilia, un placer caribeño

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

La emoción del libro impreso

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados