Opinión

Editorial: ¿Apoyar al artista o apoyar al público?

Redacción

19/08/2013 - 12:30

 

Auditorio de la biblioteca departamental del Cesar Ante el abandono que ha conocido la Cultura en los últimos años en la Costa Caribe y en el departamento del Cesar –y cuando se habla de sector cultural no sólo se hace referencia a los artistas sino también a los organizadores de eventos masivos que benefician al gran público–, numerosas voces se han manifestado para llamar la atención sobre ciertas necesidades.

En PanoramaCultural.com.co hemos recibido comentarios a través de las redes sociales –o directamente en los artículos– de personas que consideran necesario el apoyo expreso y comprometido de las instituciones públicas –la gobernación del Cesar y las alcaldías– hacia los escritores, pintores y demás artistas que dan vida a la cultura local.

Estas ideas parten de una muy buena intención: restablecer un equilibrio, mostrar solidaridad hacia los que generan Cultura y garantizarles un mínimo de oportunidades para que sigan creciendo en su arte. Pero hemos de levantar aquí una serie de preguntas claves a la hora de establecer una clara política cultural en beneficio de todos.

¿Es realmente producente a mediano y largo plazo apoyar única y expresamente al artista? ¿Quiénes deben ser los primeros beneficiarios de toda iniciativa cultural? ¿Los artistas o el gran público?

Veamos el caso interesante de un escritor (que también catalogaremos como artista debido a su proceso creativo y a la técnica que necesita perfeccionar a diario). Apoyarlo en su actividad desde la alcaldía o la gobernación publicando directamente una o varias de sus obras puede ser algo muy positivo en su caso personal, pero, ¿han pensado en lo que viene después de esa publicación? ¿Quién leerá este libro y cómo se difundirá?

Si no existe lectores afuera que vayan a comprar, leer, estudiar y comentar el libro, entonces ¿para qué publicarlo? ¿Qué interés tiene un escritor –y el sector cultural en general– en verse respaldado puntualmente por una institución pública si no existen librerías o bibliotecas que ayuden a la promoción del libro y si no se organizan actividades que faciliten el encuentro del escritor con el público?

Pero esto no es todo. Vayamos más allá de la simple publicación del libro. ¿No sería más audaz y sostenible a largo plazo promocionar la lectura con la organización de ferias de libros para colegios y universidades, conferencias o actividades que combinen espectáculos –como el Encuentro de narradores orales–  para que se forme una audiencia lectora y que de ahí surja un interés natural por los escritores y los libros de la región.

Además, ¿no sería más justo, objetivo y eficaz formar a lectores que, luego, puedan interesarse directamente –con su propio criterio– por un escritor local?

En realidad, tenemos aquí dos opciones que pueden convivir perfectamente. Lo perfecto sería apoyar al escritor al igual que a los lectores. Pero en un contexto árido, donde las iniciativas son escasas y los recursos limitados (por falta de interés), siempre hay que priorizar y, en ese contexto, siempre es importante recordar lo esencial: antes de ser escritor hay que ser un buen lector.

Lo mismo puede aplicarse para los pintores, fotógrafos, artistas plásticos y actores. Toda iniciativa que busque alentar el talento local es loable, pero, ¿de qué sirve incentivar al pintor si éste no tiene posibilidad de exponer su arte en su ciudad?

La cultura requiere una visión de conjunto. Es necesario formar audiencias y espectadores para que el arte pueda ser apreciado de manera masiva y que brote naturalmente, bajo el incentivo de un gran público, es decir personas que sepan apreciarlo, disfrutarlo y compartirlo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Colombia y su basura electoral

Colombia y su basura electoral

  En Colombia, cada cuatrienio se presentan una serie de eventos que muchos lo llaman fiesta democrática, pero no es ni lo uno ni lo...

Fábulas de la hiena, el zorro y otras bestias

Fábulas de la hiena, el zorro y otras bestias

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. San Agustín La actual cam...

Semana mayor y política

Semana mayor y política

  Estas dos últimas semanas, la pasada y ésta que terminó, han sido atravesadas por eventos diametralmente opuestos, pero que, d...

A la espera del ataque

A la espera del ataque

Las ciudades del mundo en estos primeros meses del año parecen países en espera de un ataque biológico. Basta con asomarnos por la v...

El machetazo de Pistolita

El machetazo de Pistolita

  En aquellos tiempos en que ‘salir’ a estudiar no era fácil, algunos vallenatos ya lo hacían en Europa, otros en Bogotá, unos...

Lo más leído

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

La década de la Gran Colombia

Alonso Fernández García | Historia

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

Alicia Angosta | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados