Opinión

¡Cómo cambian los tiempos!

Jorge Nain Ruiz

20/09/2013 - 10:30

 

Joven acordeonero de los Niños Vallenatos del Turco Gil“Cómo cambian los tiempos y solamente queda el recuerdo. Cómo pasan los años y ni siquiera nos damos cuenta”. Así empieza un clásico paseo de la autoría de “Poncho” Zuleta que grabó Jorge Oñate en los inicios de la década de los 70.

El título hoy nos viene como anillo al dedo para abordar la polémica que se  ha tejido respecto de si el acordeonero por estos tiempos ha perdido la hegemonía de otrora y en quién recae hoy esa responsabilidad.

Al parecer, solo nos queda el consuelo de llorar sobre la leche derramada, porque, desde cuando Pedro García “Tío Pello” irrumpió en el canto vallenato, éste fue tomando fuerza de manera inusitada hasta quedarse con la batuta del conjunto, que antes la tenía sin ninguna discusión el acordeonero.

El líder principal de una agrupación vallenata tenía que ser aquella persona que cantaba, tocaba el instrumento más sonoro y atractivo del momento, pero como si eso fuera poco, era el mismo que creaba y arreglaba las letras y melodías de las canciones que interpretaba. Eso se fue perdiendo paulatinamente cuando aparecieron los acordeoneros que se dedicaron exclusivamente a interpretar ese instrumento, o dicho de otra manera se acabaron los que llamábamos músicos completos.

El legendario acordeonero Miguel López en una reciente entrevista afirmó que, en sus comienzos, él dirigía e incluso le pagaba al gran cantante Jorge Oñate, lo cual tiene muchísima lógica, porque precisamente es en esa época cuando se da el punto de quiebre en la historia del vallenato y es allí cuando el cantante da los primeros pasos para asumir el liderazgo y quedarse de una vez por todas con él.

Algunos melancólicamente se preguntan: ¿Será que el acordeonero volverá a tomar las riendas del poder y desplazar al cantante de donde sin duda hoy se encuentra? Yo sinceramente lo veo muy difícil, ya que los tiempos son otros, las generaciones piensan distinto, los gustos y las costumbres son diversos.

Son los mismos acordeoneros los culpables de perder el liderazgo que tuvieron por algunos años; ellos se durmieron en los laureles, mientras veían crecer a los cantantes, e incluso voluntariamente compartieron la dirección del conjunto y en un abrir y cerrar de ojos, cuando se vinieron a dar cuenta, ya los patrones eran otros.

No debe extrañarnos entonces que hoy en día aquellos que recibían un sueldo como obreros sean quienes dirigen la empresa; eso suele ocurrir cuando el patrono pierde el norte y el empleado lo reemplaza, como dice el adagio popular: camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Que canten con pistas entonces, se atreven a retar aquellos que añoran los tiempos de la hegemonía de los acordeoneros; yo realmente no creo que se llegue a ese extremo. Oñate, Zuleta, Diomedes, Zabaleta, Celedón, Silvestre, Peter, han demostrado que sus ventas y su público no se inmutan cuando cambian de acompañante.

Definitivamente, los tiempos cambian.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Chebo, el sobador

Chebo, el sobador

  Esta historia la situaré inicialmente en Italia, en la zona sur probablemente, en la región de Campanía o en la región de Cosen...

El trabajo comunal

El trabajo comunal

El poeta y maestro Gustavo Gutiérrez Cabello, lo plasmó muy bien en su canto: Porque mi tierra ya no es lo que fue emporio de du...

Santo Tomás de los Besotes y las odas

Santo Tomás de los Besotes y las odas

Soy del verso, la añoranza, del tirano, la pasión, soy el ocaso de un Dios, sobre un crisantemo blanco. Es un fragmento de la c...

Un nuevo cuadro geopolítico mundial

Un nuevo cuadro geopolítico mundial

Este mes de julio se realizaron en dos ciudades brasileñas (Fortaleza, capital del nororiental estado de Ceará, y Brasilia, capital d...

La naturaleza nos jala las orejas

La naturaleza nos jala las orejas

  En estos días de cuarentena y confinamiento, tan molesto para mucho, que al igual que yo sufren de claustrofobia y de hiperactivid...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados