Opinión

Fiesta a la palabra

José Atuesta Mindiola

30/10/2013 - 07:00

 

Somos una metáfora del lenguaje, porque estamos hechos esencialmente de palabras. La palabra siempre es algo compartido.

Vivimos en un territorio ocupado por quien habla y por quien escucha, por quien escribe y por quien lee. Dependemos unos de otros y somos parte de una labor dinámica y perpetuamente inacabada.

El lenguaje es diversidad  de pensamiento y significado. El pensamiento es la esencia humana del lenguaje. Entre la razón y la acción, el diálogo, la lectura y la práctica posibilitan la relación del pensar y el crear.

Narra William Ospina, “El anciano creía darle un cuento, pero el niño recibió una llave, con la que abriría después las bibliotecas… Un maestro con el que nunca había hablado puso en sus manos otro libro, hecho de papel y de tinta, pero al cerrarlo el niño no recordaba haber visto renglones llenos de letras sino un joven que intentaba volar desde un tejado, un hombre que jugaba a las cartas con el diablo, unas montañas llenas de historias”.

El amigo poeta Alberto Murgas Guerra, en un taller de creación literaria, haciendo gala de la estética de la brevedad, explicaba las características de las microficciones y los haikús, y quedó sorprendido cuando un niño de quinto de primaria de un colegio de Manaure, escribió: una cometa blanca / si la colorea / una mariposa.

El talento es inherente al ser humano. En los estudiantes ningún conocimiento está vedado a su capacidad y es  ilimitada su vocación por el arte. Basta que alguien encienda la lámpara de la motivación para que el esplendor del talento ilumine los caminos de la creatividad.

El viernes anterior asistimos a dos colegios que honraban de fiesta a la palabra. En el INSTPECAM, los docentes del Departamento de Idiomas orientaron a un grupo de estudiantes de todos los grados para realizar la velada inolvidable, Celebrations.

Alrededor de dos mil personas, entre estudiantes, profesores y padres de familia, se dieron cita a una noche de alegría e ingenio con jóvenes actores y actrices instpecamistas, que mostraron el dominio del idioma inglés.

Los docentes de Humanidades  y estudiantes de la Institución Educativa  CASD, celebraron el Día del Arte con una variada programación de canciones en inglés, dibujos en vitrales, danzas folclóricas y poesía. Hubo una exaltación a mi obra poética y docente; la profesora María Trinidad Guerra, ofrendó unas palabras que mi corazón, en un lugar sagrado, las hace eternas.

He aquí un fragmento: “No se necesita ver al hombre, a la persona de José Atuesta para conocerlo, porque él plasma su vida, su idiosincrasia, sus sueños, sus preocupaciones y temores en cada verso. En su creación poética ha explorado la vida del campo y la ciudad, los avatares del tiempo en las distintas edades del ser humano, y ha condensado vida y amor en los senderos de la nostalgia y la gratitud. Hemos  querido con este acto pagar una parte de la deuda de Valledupar contraída con Atuesta, la deuda del alma que suspira frente a sus versos...”

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El infierno de María Fernanda Cabal

El infierno de María Fernanda Cabal

Yo nunca he podido entender a los ricos de Colombia. Viven muy bien, se dan la gran vida en paseos, mansiones, carros lujosos, hacienda...

El voto, de derecho a obligación

El voto, de derecho a obligación

Nuestra Constitución Política en su artículo 258 establece el voto como un derecho y un deber ciudadano, pero nuestros ilustres padr...

Honoris causa in corruzione

Honoris causa in corruzione

“Hay dos tipos de educación, la que te enseña a ganarte la vida y la que te enseña a vivir”, A. de Mello Nada más indicador ...

Ecos sinfónicos

Ecos sinfónicos

Intensa emoción produjo la actuación de la Orquesta sinfónica de la Universidad Nacional en Valledupar. Los conciertos al aire libre...

La caja de pandora

La caja de pandora

La vida transcurría bien o tal vez regular, pues la tregua unilateral decretada por la FARC había amainado el conflicto interno en fo...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados