Opinión

Ecos sinfónicos

Rodolfo Quintero Romero

20/11/2013 - 06:55

 

La Orquesta sinfónica de la Universidad Nacional en la plaza de la gobernación / Archivo PanoramaCultural.com.coIntensa emoción produjo la actuación de la Orquesta sinfónica de la Universidad Nacional en Valledupar. Los conciertos al aire libre, realizados el pasado jueves y viernes, contaron con numerosa asistencia. En la plaza del barrio 1 de mayo fueron insuficientes las mil sillas dispuestas. Igual sucedió en la plazoleta de la Gobernación.

En la escuela de Bellas Artes de la Universidad Popular se realizó un concierto didáctico que también convocó a una entusiasta concurrencia. En fin, una buena demostración del impacto cultural que tendrá la Universidad Nacional en nuestra región y un gran acierto de la gobernación del Cesar al contribuir a democratizar la cultura brindándole a la gente, sin distingos de clase, la oportunidad de disfrutar un espectáculo excepcional. Así se construye paz y reconciliación.

Los positivos comentarios de los asistentes corroboran la existencia de un público ávido de disfrutar la música clásica e ir más allá de los límites impuestos por la tradición y el folclor vallenato, sin que esto se traduzca en un desprecio a nuestros propios valores.

El talento musical de nuestro pueblo merece revelarse en otras expresiones de la cultura universal. Familiarizarse con el arte musical clásico traerá grandes beneficios a la ciudadanía. La interpretación de la música sinfónica contribuye al rendimiento académico, fomenta la equidad de género, reduce la violencia intrafamiliar, la drogadicción y el alcoholismo, para no hablar del goce espiritual que genera el contacto con las obras de Mozart, Beethoven, Bach, Wagner y Vivaldi, entre otros.

Contamos ya con el embrión de la orquesta sinfónica juvenil de Valledupar, organizada y dirigida por la fundación Batuta, con el apoyo de la Fundación Carboandes y la Alcaldía. Hay un potencial enorme en nuestros niños y niñas. Solo falta el respaldo decidido del sector público y privado para conformar no una orquesta sino un movimiento sinfónico masivo, con miles de jóvenes involucrados.

A finales del siglo XIX Bogotá, con solo 100 mil habitantes, construyó dos teatros para la presentación de zarzuelas, recitales, ballets y operas: el Municipal y el Colón. Cartagena construyó su teatro, Pedro de Heredia, en 1912, cuando apenas contaba con 40 mil pobladores.

En Valledupar viven 400 mil personas: ¿Demandan un teatro en donde se presenten conciertos, espectáculos, montajes teatrales, óperas y ballets, o, se satisfacen sus inquietudes culturales con la feria ganadera y el festival vallenato? Después del éxito de los conciertos mencionados, estoy seguro que la respuesta es positiva: lo disfrutarían con entusiasmo.

La ciudad necesita un escenario apropiado para estas expresiones del arte. ¡Hay que construir el teatro municipal de Valledupar!

Señor gobernador: no es tarde aún, en sus manos está la decisión de hacer realidad el derecho ciudadano a disfrutar de la cultura. No solo de acordeón viven los vallenatos. Los conciertos de la semana pasada así lo atestiguan.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las capturas de cada día

Las capturas de cada día

  Se ha vuelto tan usual el hecho que los colombianos nos levantemos cada mañana, y al tomar el café y encender la radio, leer pr...

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

El pasado fin de semana fue de gran relevancia para el folclor y la música vallenata. En el II Encuentro Nacional de Investigadores or...

Editorial: Las viviendas de doble filo

Editorial: Las viviendas de doble filo

Hasta las ciudades más desarrolladas del planeta experimentan problemas de integración en algunos de sus barrios periféricos. Es el...

El eterno misterio de los whiskies

El eterno misterio de los whiskies

  Son ridículas aquellas personas que cada vez que se toman un trago de Old Parr terminan diciendo a boca llena de que éste es el...

Un procurador duro de sacar

Un procurador duro de sacar

Pasaron tres años y siete meses, desde cuando varias instituciones y prestigiosos juristas decidieron demandar la nulidad de la reel...

Lo más leído

La fiesta de Halloween y su significado

Redacción | Ocio y sociedad

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Coco Chanel: modista y espía

Juan Carlos Boveri | Moda

Tras los pasos del maestro Manuel Zapata Olivella

Andrés Elías Flórez Brum | Literatura

Una amable lección indígena

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados