Opinión

La ausencia de ‘Lindo Valledupar’

José Atuesta Mindiola

20/11/2013 - 06:45

 

Orlando Velásquez García / Foto: archivo PanoramaCultural.com.coConstruir cultura ciudadana es un puente que nos conduce al conocimiento y cumplimiento de las leyes, al respeto por  los demás, a la convivencia y a la solidaridad, y al fortalecimiento de la identidad cultural y el sentido de pertenencia.

Estos elementos de la pedagogía para la formación del buen ciudadano eran los ejes temáticos  del  programa radial ‘Lindo Valledupar’, dirigido por el connotado líder cívico, Orlando Velázquez García. Durante dos años estuvo educando a los vallenatos.

De lunes a viernes, en el horario de dos a tres de la tarde por una emisora local y en el segundo año, de una a dos por otra emisora, se desarrollaba el programa; la participación masiva de los oyentes reflejaba la buena aceptación.

La verdad, era un programa diferente, respetuoso e independiente de partidos políticos, su misión era promover la pedagogía  del civismo y la tolerancia.  Uno de sus eslóganes era: “este  programa es para construir cultura ciudadana”.

El señor director en compañía de tres jóvenes periodistas, ilustraban a los oyentes sobre diversos aspectos  de la historia y el amor por la ciudad de Valledupar, el respeto por la conservación y protección del miedo ambiente, por las normas de tránsito y el derecho de todos los ciudadanos de disfrutar de un ambiente saludable sin contaminación auditiva ni visual, el derecho a la seguridad, al beneficio de los buenos servicios de agua, alcantarillado y de luz.

El programa era un canal abierto para que los oyentes expresaran con respeto las problemáticas de su entorno residencial, de su barrio o de  la ciudad, y el señor director tomaba la vocería de la comunidad  y gestionaba las soluciones ante las entidades correspondientes.

Como oyente de ese programa doy testimonios de su defensa por el medio ambiente, por los árboles de Valledupar, por el rio Guatapurí, por la seguridad y la tranquilidad ciudadana, por la defensa del espacio público, por el derecho de la movilidad de los peatones y el deber de los conductores de respetar las normas. El programa era fiel  a su nombre,  su objetivo era hacer más lindo a Valledupar y educar para la vida a nuestros niños. El doctor Velázquez conoce los alcances del pensamiento pedagógico: “Educa al niño, para que no haya necesidad de castigar al hombre”.

Pero lo lamentable es que este programa cívico, de defensa de nuestro patrimonio forestal y cultural, haya salido del aire por falta de presupuesto. Se cansó el señor director porque  no encontró el respaldo del gobierno ni de la empresa privada.

Hacemos un respetuoso llamado a la Administración Municipal y Departamental, y a entidades como La Cámara de Comercio y Comfacesar para que patrocinen este programa y Vuelva el Doctor Orlando Velázquez con la misión  de hacer de Valledupar una ciudad más amable y agradable para todos y formar  ciudadanos para el respeto y la convivencia. Invertir en la  educación es invertir para la paz.

 

José Atuesta Mindiola



Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

A Colombia la quieren enfermar

A Colombia la quieren enfermar

“Deja que los perros ladren, Sancho, es señal que caminamos”. Con una simple observación crítica, el espectador puede inferir...

En defensa del agua y el territorio: todos unidos por la Sierra Nevada de Santa Marta

En defensa del agua y el territorio: todos unidos por la Sierra Nevada de Santa Marta

  Hace veinte días, inició en Valledupar la movilización del pueblo arhuaco quienes exigen al gobierno nacional el cumplimiento ...

Show, disputa y lucha de poderes

Show, disputa y lucha de poderes

El pasado 9 de diciembre se realizó el cierre de las inscripciones de las listas a cámara y senado de la República. En el departamen...

Adiós a los gobiernos análogos

Adiós a los gobiernos análogos

  "Adáptate o muere". Ley que es una amenaza constante para todos los que desean estar activos en esta esfera que gira en torno a ...

Petro y Duque bajo el principio de precaución

Petro y Duque bajo el principio de precaución

  Hace un tiempo escribí una columna sobre las dudas razonables de carácter científico respecto a daños y peligros que pueden o...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados