Opinión

La ausencia de ‘Lindo Valledupar’

José Atuesta Mindiola

20/11/2013 - 06:45

 

Orlando Velásquez García / Foto: archivo PanoramaCultural.com.coConstruir cultura ciudadana es un puente que nos conduce al conocimiento y cumplimiento de las leyes, al respeto por  los demás, a la convivencia y a la solidaridad, y al fortalecimiento de la identidad cultural y el sentido de pertenencia.

Estos elementos de la pedagogía para la formación del buen ciudadano eran los ejes temáticos  del  programa radial ‘Lindo Valledupar’, dirigido por el connotado líder cívico, Orlando Velázquez García. Durante dos años estuvo educando a los vallenatos.

De lunes a viernes, en el horario de dos a tres de la tarde por una emisora local y en el segundo año, de una a dos por otra emisora, se desarrollaba el programa; la participación masiva de los oyentes reflejaba la buena aceptación.

La verdad, era un programa diferente, respetuoso e independiente de partidos políticos, su misión era promover la pedagogía  del civismo y la tolerancia.  Uno de sus eslóganes era: “este  programa es para construir cultura ciudadana”.

El señor director en compañía de tres jóvenes periodistas, ilustraban a los oyentes sobre diversos aspectos  de la historia y el amor por la ciudad de Valledupar, el respeto por la conservación y protección del miedo ambiente, por las normas de tránsito y el derecho de todos los ciudadanos de disfrutar de un ambiente saludable sin contaminación auditiva ni visual, el derecho a la seguridad, al beneficio de los buenos servicios de agua, alcantarillado y de luz.

El programa era un canal abierto para que los oyentes expresaran con respeto las problemáticas de su entorno residencial, de su barrio o de  la ciudad, y el señor director tomaba la vocería de la comunidad  y gestionaba las soluciones ante las entidades correspondientes.

Como oyente de ese programa doy testimonios de su defensa por el medio ambiente, por los árboles de Valledupar, por el rio Guatapurí, por la seguridad y la tranquilidad ciudadana, por la defensa del espacio público, por el derecho de la movilidad de los peatones y el deber de los conductores de respetar las normas. El programa era fiel  a su nombre,  su objetivo era hacer más lindo a Valledupar y educar para la vida a nuestros niños. El doctor Velázquez conoce los alcances del pensamiento pedagógico: “Educa al niño, para que no haya necesidad de castigar al hombre”.

Pero lo lamentable es que este programa cívico, de defensa de nuestro patrimonio forestal y cultural, haya salido del aire por falta de presupuesto. Se cansó el señor director porque  no encontró el respaldo del gobierno ni de la empresa privada.

Hacemos un respetuoso llamado a la Administración Municipal y Departamental, y a entidades como La Cámara de Comercio y Comfacesar para que patrocinen este programa y Vuelva el Doctor Orlando Velázquez con la misión  de hacer de Valledupar una ciudad más amable y agradable para todos y formar  ciudadanos para el respeto y la convivencia. Invertir en la  educación es invertir para la paz.

 

José Atuesta Mindiola



Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: Balance de un Mes del Patrimonio en Valledupar

Editorial: Balance de un Mes del Patrimonio en Valledupar

El mes de septiembre ha pasado volando en Valledupar y esto se debe en gran parte a las festividades en honor al Patrimonio que ha albe...

El centro del miedo

El centro del miedo

Después de muchas discusiones literarias y adversidades financieras, el viernes 28 de febrero de 2014 abrimos las puertas de Tlön, un...

Editorial: ¿Deben regularse los concursos de belleza para menores?

Editorial: ¿Deben regularse los concursos de belleza para menores?

¿Por qué motivos el concurso de belleza Miss Tanguita–en  el que chicas de 5 a 11 años desfilan en traje de baño– terminó i...

El Rey del Valle I

El Rey del Valle I

  Con la vehemencia que lo caracteriza, y con el incontrolable acento zapatosino que estimula su permanente invocación de la verda...

Llorar antes que perecer

Llorar antes que perecer

  Cuando la reja principal del “Mamón” se abría, resultaba esclarecedor el criterio convertido en rumor, ¡se sabe cómo se ent...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados