Opinión

Show, disputa y lucha de poderes

Diógenes Armando Pino Sanjur

18/12/2013 - 11:20

 

El pasado 9 de diciembre se realizó el cierre de las inscripciones de las listas a cámara y senado de la República. En el departamento del Cesar se inscribieron 9 listas para participar a la cámara territorial y una en la cámara especial para negritudes; los partidos que inscribieron listas para la cámara territorial fueron. Liberal, Conservador, la U, Cambio Radical, Centro Democrático, Opción Ciudadana, Polo Democrático y Mira.

Estas inscripciones de listas en el Cesar no se alejaron de la controversia y, al contrario, fueron dignas de un libreto de telenovela. Se notó la disputa interna y lucha de poderes que existe en los partidos, encontramos cómo en Cambio Radical casi queda por fuera de la lista Eloy “Chichi” Quintero, en el Partido Conservador excluyeron a última hora a Ricardo Iguaran y José Fuentes Rodado, y en el Partido Liberal excluyeron a Tito Pumarejo y Tarsicio Vásquez.

Las listas a la cámara también dejan una sensación de falta de liderazgo y renovación en el departamento, de ahí que encontremos listas conformadas por personas que buscan un reencauche político, toda vez que en el pasado fueron dirigentes activos de la vida política del Cesar o, por el contrario, quieren resurgir después de intentar en otras candidaturas y no obtener el favor popular que los llevara a distintos cargos de elección popular.

Con esta disputa interna de los partidos se ratifica el transfuguismo político que existe en los partidos políticos, la falta de una ideología y coherencia política de sus integrantes que garanticen unas propuestas estructurales, serías y acordes a las necesidades de las comunidades del Cesar.

El Cesar y Colombia necesitan partidos estructurados, unificados y con verdadera ideología que permitan estructurar propuestas partidistas que garanticen el desarrollo, progreso y mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes y no partidos desorganizados que anden como rueda suelta y que cada uno de sus integrantes y líderes políticos manejen intereses particulares.

Los habitantes del Cesar debemos estar atentos y cuidadosos al momento de ejercer el derecho constitucional a sufragar y escoger nuestros representantes, ya que son ellos quienes deben gestionar y defender los intereses de nuestro departamento en el congreso de la república, de lo contrario estaremos condenados al abandono y apatía legislativa lo que nos conllevaría a falta de inversión estatal.

El Cesar merece un renacer y despertar político donde sus dirigentes nos lleven al sitial de honor que obtuvimos en el pasado y que nuestros representantes y senadores trabajen mancomunadamente y en equipo para garantizar una labor legislativa que le garantice progreso y desarrollo a nuestro departamento y no falta de gestión y representación como ha ocurrido.

Pero la solución está en nuestras manos, el pueblo, el constituyente primario quienes tenemos la facultad y la libertad de elegir a nuestros líderes y representantes. Por eso invito a todos los cesarenses a hacer un alto y reflexionar, elegir a conciencia y bajo la premisa de propuestas que encaminen al Cesar a un cambio y mejor futuro para las nuevas generaciones.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur “May Francisco”



Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La parábola del esmoquin

La parábola del esmoquin

Una de las prendas masculinas que siempre me ha llamado la atención  desde que comencé a presenciar espectáculos televisivos, rei...

Autor, compositor y músico

Autor, compositor y músico

  Un autor de canciones vallenatas no necesariamente debe saber cantar esta música, conozco muchos cuyas canciones tienen una fuerza...

La sociedad de la mentira

La sociedad de la mentira

En esta reflexión acudo al título de un libro de la periodista y abogada María Teresa Herrán, “¿La sociedad de la mentira?, pa...

Buscando un indio

Buscando un indio

Las cosas que ocurren en el Caribe colombiano parecen cosas de magia por lo singular de las mismas, lo que reafirma en mí la sensació...

Constituyente del carajo

Constituyente del carajo

  No hablar de la crisis política, económica y humanitaria que afronta Venezuela en estos momentos es casi que imposible por esto...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube