Opinión

Los 46 años del Cesar y el reto de la pobreza

Jaime Bonet

20/01/2014 - 11:03

 

Gobernación del Cesar La celebración de los 46 años del departamento del Cesar obliga a reflexionar sobre el avance relativo de nuestro territorio durante ese periodo. Tomando algunos indicadores sociales y económicos, existe un mensaje contradictorio de avances y retrocesos.

En 1967, el Cesar surgió en medio del auge del algodón con unas cifras de producto interno bruto (PIB) por habitante e indicadores de pobreza que se ubicaban muy cercanos al promedio del país. Se podría resumir diciendo que en aquel entonces éramos muy parecidos al resto del país en desarrollo económico y social.

Muchas cosas han pasado en estos 46 años. Luego de llegar a cultivar un poco más de 100 mil hectáreas de algodón a comienzos de los años setenta, la producción algodonera se vino abajo y con ella se produjo una caída en el PIB per cápita. Luego de iniciar con un nivel superior al promedio del país, en los ochentas y noventas anduvimos por debajo hasta en un 40%. El despegar de carbón en los 2000, ha permitido recuperar el terreno perdido y nuevamente alcanzar un PIB por habitante similar al promedio nacional en 2012.

Cuando una revisa los indicadores de pobreza, nos encontramos que, aunque hemos mejorado, nos alejamos del promedio de pobreza nacional. Es decir, la pobreza en El Cesar ha caído pero no al mismo ritmo que ha descendido en el país. Como resultado, mientras el índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI) del Cesar era similar al promedio nacional en 1973, la proyección para 2012 indica que el departamento se encuentra 1,6 veces por encima. Es más, la mitad de los municipios cesarences tienen hoy una pobreza que es el doble del promedio observado en Colombia. Ni siquiera Valledupar tiene una pobreza cercana al nivel medio del país y algunos municipios registran valores semejantes a los observados en Chocó o Sucre, departamentos considerados tradicionalmente como pobres.

Estos indicadores invitan a una reflexión sobre el futuro del departamento. El retroceso relativo en pobreza se ha dado en las últimas dos décadas, periodo en el cual se han recibido importantes recursos provenientes de las regalías. En 2012, le fueron asignados 265 mil millones de pesos, lo que indica que el problema actual no es la escasez de recursos.

El Cesar cuenta con los fondos necesarios para superar el rezago en cobertura de servicios básicos que le permitiría alcanzar un nivel de pobreza similar al promedio nacional. Se requiere de políticas públicas adecuadas para alcanzar esta meta y es ahí donde el gobierno departamental y las administraciones municipales tienen un papel fundamental.

 

Jaime Bonet


Sobre el autor

Jaime Bonet

Jaime Bonet

La tucutaca

Jaime Bonet es un economista vallenato que desde el 2 de julio de 2013, se desempeña como Gerente de la Sucursal de Cartagena del Banco de la República, en donde ejerce como director del Centro de Estudios Económicos Regionales (CEER).

@jaime_bonet

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La muerte natural es un privilegio

La muerte natural es un privilegio

En los pasos de la vida, la muerte esconde su velo. Los seres humanos que aman y respetan su vida y de los demás, esperan con sereni...

Diez razones para un Sí

Diez razones para un Sí

Este domingo el pueblo tiene la palabra; si es la mayoría de colombianos los que quieren que sus hijos y nietos continúen en la gue...

Quien siembra, recoge

Quien siembra, recoge

  Poncho Zuleta incluyó una de sus primeras obras musicales en el segundo trabajo discográfico con su hermano Emilianito. Estudiant...

El centro histórico de Valledupar (I)

El centro histórico de Valledupar (I)

Fui con mi papá y mis hermanos Álvaro e Ismael, al inolvidable Ateneo el Rosario, en 1964, cuando inició su histórica como enalte...

Parangón entre el río y mi vida

Parangón entre el río y mi vida

  En la parte alta de la cordillera nace el río. Allí es pequeño, corre lento, tímido, como temeroso de ser tragado por un abismo...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados