Opinión

Editorial: Motivos de la desaparición del carnaval de Valledupar

Redacción

10/02/2014 - 07:30

 

Última celebración pública del carnaval en la tarima Alfonso López (año 2012)Llegó a ser una de las fiestas más hermosas de Valledupar y de la costa Caribe. Algunas voces alegan incluso que los pre-carnavales de Valledupar eran más alegres y amenos que los de Barranquilla, y, sin embargo, hoy poco queda de todo esto.

Desde el año 2012, la fiesta de más larga tradición en la capital del Cesar ha caído en un abandono absoluto, enterrada en los recuerdos, en medio de sentimientos confusos que oscilan entre la complacencia y la nostalgia.

A pesar de que algunas figuras destacadas del Carnaval –como la reina del año 1972, Doña Palmina Daza– recuerden continuamente los mejores momentos de esta gran fiesta popular, la sensación de pérdida es innegable, y por esa razón es necesario entender cuáles son los factores que han facilitado la desaparición de una fiesta que tanto alegraba a los vallenatos.

En una entrevista concedida este mes de febrero a PanoramaCultural.com.co, el director de la Casa de la Cultura, Alberto Muñoz Peñaloza, describía este proceso como el fruto de una interculturalidad o aculturación descontrolada que causó una deriva en las manifestaciones callejeras.

Recordemos que,  a principios del año 2012, el carnaval de Valledupar tuvo que ser cancelado debido a disturbios y celebraciones extra-oficiales que iban en contra del espíritu respetuoso que existía antaño.

Sin embargo, centrarse únicamente en las manifestaciones descontroladas e incívicas del año 2012 para explicar la desaparición del carnaval puede ser un error. En realidad, los disturbios eran el síntoma final de un proceso más largo.

Preguntado sobre los motivos de la desaparición del Carnaval, el actual presidente de la Junta, Carlos Calderón, reconoce en primer lugar que la irrupción de bandas de jóvenes con hábitos incívicos fue determinante, pero también señala las divisiones internas y externas en cuanto al manejo y el impulso que había que dar a la fiesta. “El desprestigió impuesto por las autoridades al carnaval fue muy grande”, explica Carlos Calderón antes de resaltar la falta de apoyo de las administraciones locales y la total ausencia del Estado (véase el ministerio de cultura).

Además, el gestor cultural apuntó a un distanciamiento paulatino y sostenido del municipio que empezó bajo la administración del alcalde Elías Ochoa, y derivó en una mala gestión (y la contratación de agrupaciones demasiado costosas para el sostenimiento del evento).

Aunque Carlos Calderón reconoce estar muy escéptico con el futuro de la fiesta, admite que se puede inculcar valores a las nuevas generaciones e insiste en que ahí está el reto: hacer que la tradición renazca en un entorno donde la mitad de la gente no sabe cómo fue el carnaval de antaño.

Desde el punto de vista organizativo, no hay nada imposible. El Carnaval puede volver a ser la fiesta de todos los vallenatos, pero para ello es imprescindible trabajar de manera consensuada, con un equipo que tenga claro la dirección y buscando un apoyo público local y nacional sin reservas. Eso implica también entender que el Carnaval de Valledupar no es una competencia para el Festival Vallenato sino un complemento para la oferta cultural de la ciudad.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Momentos

Momentos

  Todos y todas nos empeñamos en buscar la felicidad, cuando sabemos que la misma es tan solo una quimera. Con ahinco, lo único q...

Lucho Máscara macondiano

Lucho Máscara macondiano

  Luis Beltrán Ávila Caamaño es un tamalamequero de ese Tamalameque mágico, Macondiano y folclórico que tanto queremos, a Luis B...

A votar 7 veces Sí en la consulta anticorrupción

A votar 7 veces Sí en la consulta anticorrupción

“No hay colombiano que no sepa que la corrupción en Colombia ha llegado a niveles escandalosos” afirma el senador Jorge Enrique Ro...

La decencia del Viejo

La decencia del Viejo

Durante la gestión del gobernador Mauricio Pimiento Barrero, el abogado riorense Héctor Onofre Santana Durán, ejerció como gerente ...

Derecho a la siesta

Derecho a la siesta

Crecí en un ambiente donde hacer la siesta era de rigor. Con sus rituales, incluida la piyama. Y al mediodía, la hora histórica de l...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados