Opinión

¿Por qué los artistas vallenatos no pueden explotar la publicidad?

Juan Cataño Bracho

17/02/2014 - 08:10

 

El vallenato / Obra de Julio RomeroEn las andanadas de críticas, como sucede con el árbol que da más frutos, que en los últimos tiempos se ciernen contra la “Música Vallenata”, hoy es motivo de atención, como todo lo humano, tal vez de sus detractores con calificativos de controvertido, la inclusión de saludos en los fonogramas de éste género, mediados por un comisionista.

Aceptando la tesis del criticismo de Emanuel Kant, según la cual “la crítica es una lima que pule lo que muerde y todo está sujeto a la crítica”, e invocando el derecho a la igualdad – “aquel derecho inherente que tienen todos los seres humanos a ser reconocidos como iguales ante la ley y de disfrutar de todos los demás derechos otorgados de manera incondicional, es decir, sin discriminación por motivos de nacionalidad, raza, creencias o cualquier otro motivo”–; exponemos a continuación nuestro punto de vista:

Si hoy en todos los medios de mayor difusión y calado social, como se considera a la “Música Vallenata”, se utilizan como espacios publicitarios ¿Por qué los vallenatos no pueden explotar la publicidad, si hemos llegado a la conclusión de que el canto vallenato es un medio de comunicación, que como todos utiliza artificios que le son propios?

¿Por qué éste tiene que ser el único medio de comunicación que hoy no puede explotar la publicidad y usar a los acostumbrados vendedores o comisionistas? Pues todos los que tenemos experiencia en el manejo de medios de comunicación sabemos que todos estos tienen en su planta de personal personas que cumplen la función de vendedores y que como parte de pago reciben comisiones.

Algunos tratados sobre el derecho a la imagen en Colombia establecen que “Toda persona posee un derecho a captar, reproducir, publicar o difundir su propia imagen de acuerdo a su voluntad”. Entonces, ¿por qué a ciertas personas se les critica el hacer uso de su derecho a ser reconocido y a optar por utilizar a su libre albedrío el medio que estimen idóneo, en este caso la música Vallenata?

En el artículo que motiva esta reacción pareciera ser que se estigmatiza la figura del comisionista por venta de los derechos a la publicidad, pues, el que conoce de medios de comunicación sabe que en todos los medios existen entonces ¿por qué en el medio de la música Vallenata no se pueden utilizar o legitimar?

Si es desde el punto de vista de la duda sobre el capital que se utiliza para publicitar, mi experiencia en medios de comunicación me permite afirmar que, por lo general, los medios de comunicación no están obligados a solicitarles declaración de rentas a sus anunciantes así como que el anunciante no tiene que rendir cuentas sobre los recursos y su cantidad que utiliza para publicitar su producto.

Me parece muy bueno para nuestra economía que el Vallenato, por su gran difusión, sea considerado como un medio a través del cual es productivo promover la imagen de diversos productos o personas, hasta cuando la publicidad se torna en engañosa que eso si está regulado y ahí si soy partidario de que se excluyan esos productos o personas del ámbito de la publicidad en el Vallenato.

Es una buena alternativa, ahora que el mercado del disco está deprimido, por cuestión de la piratería, que “los vallenatos” hayan encontrado alternativas de difusión, comercialización y producción, utilizando todas las diversas modalidades de comercialización como el pago en efectivo, en especie y/o el canje, como ocurre con las menciones a trabajadores de los medios y sus familiares y amigos a cambio de difusión del producto. Ya es bien difundido que hoy las producciones musicales corren por cuenta del artista, así como su comercialización y publicidad, que para casos como el de Silvestre Dangónd, que vende bien su publicidad, es bien administrada para estos menesteres.

Si es por la cantidad de mensajes que se emiten entre canciones, ¿quién critica la cantidad de anuncios publicitarios que se emite entre los programas de la TV, por ejemplo? Pues el “Vallenato” también permite la alternativa de que usted “cambie de canal” cuando haya algo que lo fastidie; a ese riesgo se expone el que vende un producto o explota un medio.

En el universo de la música, hoy todos los artistas disfrutan del recurso publicitario, desde los que son contratados para ser la imagen exclusiva de las empresas y sus productos, motivo por el cual los escenarios donde se presentan son atiborrados de mensajes publicitarios que hacen imposible dichos escenarios, hasta todo tipo de utiles y enseres.

Entonces ¿por qué los artistas vallenatos no pueden acceder a este recurso? Aunque no sea moda en el mundo artístico que los mensajes poéticos se afecten con menciones, ¿qué hacemos si en el Vallenato este tipo de mensajes son efectivos? y ya, gracias a Dios, hay muchas personas y productores para quienes éste es el mejor medio publicitario.

Si es porque algunos recursos son de dudosa procedencia, y que debiéramos hacer lo posible para evitarlo, ¿cuál medio o industria en Colombia no ha sido filtrado por dinero de dudosa procedencia?

Para concluir, me remito a aplicarles un cuestionario a los detractores de la pauta publicitaria en el Vallenato, cuyas preguntas se suman a otras ya formuladas en este texto; luego de reconocerlo como un medio de comunicación efectivo:

¿Quién por su condición personal tiene limitado el derecho a expresarse a través de los medios de comunicación? ¿A qué medio de comunicación se le ha prohibido que utilice vendedores y que estos cobren porcentajes por comisión? ¿Cuál medio de Comunicación tiene prohibido los mensajes subliminales en sus textos publicitarios? ¿A qué medio, distintos a los comunitarios, se le regula el uso de sus ingresos por concepto de publicidad? ¿Qué ciudadano colombiano tiene prohibido promocionar sus bienes y servicios, así como utilizar sus recursos para financiar sus actividades? ¿Quién puede prohibirle a cualquier ciudadano que invierta sus recursos para bien de su imagen personal en el medio que estime más idóneo y efectivo? ¿Quién regula el costo publicitario que casi siempre está mediado por las fluctuaciones de la oferta y la demanda? ¿Cuánto podría costar la publicidad en un medio que dure para siempre como el disco, si hay contratos publicitarios que son temporales y valen toda una fortuna? ¿Por qué, desde el punto de vista de la controversia, los artistas vallenatos son mayormente blanco de críticas y comentarios mal intencionados cuando en el ámbito artístico hay un sin número de aberraciones que afectan más las costumbres del ser humano que las que exhiben los vallenatos y los críticos las soslayan...?

 

Juan Cataño Bracho

@JuanCatanoB

1 Comentarios


Piterson Lazaro 10-06-2019 04:31 PM

Hola Juan, en donde esta regido esto de la prohibicción de la publicidad en el Vallenato, donde investigo mas?

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Burros viejos y drogos nuevos

Burros viejos y drogos nuevos

En mi pueblo y en los demás pueblos de la costa, hubo consumidores, marihuaneros que rompieron los cánones sociales de la localidad, ...

Medio año y de aquello nada

Medio año y de aquello nada

Es medio año, han pasado seis meses y 8 días desde el momento en que se posesionaron los alcaldes del país, el día de su posesió...

Bajo el contexto de la pandemia

Bajo el contexto de la pandemia

  Cada año se celebra en el mundo para el 31 de diciembre el empalme del año viejo con el año nuevo, para casi todos momentos de a...

Bienvenidos los reconocimientos

Bienvenidos los reconocimientos

  En mi columna anterior resalté muchas de las virtudes y méritos que tiene Carlos Vives para ser homenajeado en Valledupar en la...

La soledad del poder

La soledad del poder

Han pasado tres años y siete meses que los actuales mandatarios locales tomaron posesión del cargo, hoy con el sol a sus espaldas s...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados