Opinión

¡Vote, no deje que otro lo haga por usted!

Diógenes Armando Pino Ávila

07/03/2014 - 08:25

 

Vivimos en una democracia imperfecta, caldo de cultivo de múltiples injusticias, vicios y crímenes de Estado, peculados, corrupción y demás males de esta sociedad moderna, pero es la “democracia” que cada cuatro años validamos y donde la mayoría elige a quienes regirán los destinos de la Patria. (“El elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros”.)

Por eso, en esta justa electoral que se dará este domingo, debemos salir masivamente a votar. Sí, a votar por los candidatos de nuestras predilecciones en cámara y senado, pues en esa pléyade de aspirantes de todos los pelajes y layas, espulgando en la escoria, se encuentran algunos candidatos viejos que todavía tienen un rasgo de honradez y entre los candidatos nuevos hay algunos que merecen una oportunidad. Hay que ser cuidadosos eso sí, cuidadosos porque como diría Elbert Hubbard: La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del parlamento no puede ser más incompetente que aquellos que le han votado.

Ahora, si estás tocado por ideologías extremas, tampoco pienses en derrocar violentamente al régimen porque, hago propias las palabras de Gilbert Keith Chesterton: No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución. Es decir la vía pacífica es la mejor, aun cuando no sea la más fácil.

Vistas así las cosas, utiliza estas elecciones para votar por el que te nazca, pero hazlo pensando en el bienestar del país. Ahora, si ninguno te apetece, utiliza el voto en blanco, pero debes saber que ese voto en blanco tiene sus pro y sus contras y sólo tendría efecto sobre las votaciones de presidencia, gobernadores y o alcaldes, pues en el eventual caso de ganar el blanco se repetirían las elecciones con nuevos candidatos.

En el caso del senado y cámara no opera así. Para ilustrar el caso veamos estas cifras: supongamos que en estas elecciones salgan 13 millones de sufragios. Votos más, votos menos, se necesitaría el 50% mas 1 para que el voto en blanco gane, es decir siete millones quinientos mil un votos en blanco, cosa nada fácil, esto haría posible una nueva elección, con el agravante de que los partidos tradicionales por haber alcanzado el umbral tendrían la oportunidad de volver a jugar sin necesidad de cambiar las listas de aspirantes, mientras que los partidos pequeños, Verdes, Polo, Unión Patriótica, Mira y otros, por no alcanzar el umbral no podrían volver a jugar, en este hipotético escenario los partidos tradicionales quedarían dueños absolutos del senado y de la cámara. Con razón se dice que la campaña del voto en blanco está patrocinada por una mano negra.

Por último, ríete un poco, pues votar es como escoger entre el ibuprofeno y la aspirina, al fin y al cabo tú sabes que medio te aliviaran pero no te curan y si no surten los efectos anteriores, entonces te matan.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto


Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Parece que haya quedado atrás el episodio de los premios Nobel de Paz entregados equivocada y torpemente a personalidades políticas...

Mitos y realidades: el pachamamismo

Mitos y realidades: el pachamamismo

Son incontables las historias que intentan dar una explicación de los acontecimientos naturales, la mayor parte de ellas se apean con ...

La escuela del pasado

La escuela del pasado

  Jaime Garzón, quien tropezó de manera anticipada con la muerte, ya que su inteligencia se volvió inaguantable para algunos, ta...

La palabra sagrada vallenata

La palabra sagrada vallenata

  Nosotros, los nacidos en la bella región del Valle de Upar, que no es solamente la ciudad que lleva ese nombre, sino un vasto te...

¿A quién se le puede llamar juglar?

¿A quién se le puede llamar juglar?

  Por  estos días me llegó un correo electrónico que me llamó la atención, toda vez que en él el remitente me hace una pregu...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Sobre los poetas y la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube