Opinión

Guarimba uribista

Diógenes Armando Pino Ávila

18/03/2014 - 12:00

 

Gracias a Dios ya pasó la campaña electoral de senado y cámara, los resultados de estas elecciones fueron contra todo pronóstico, la abstención alcanzó record históricos, el voto en blanco no obtuvo los resultados pronosticados, el voto nulo fue en aumento, el elector castigó a algunos candidatos y grupos y favoreció a otros.

El Centro Democrático de Uribe pregonaba una alta votación y en palabras del expresidente pronosticaba 40 senadores, pues en su arrogancia pensaba que si él, todopoderoso, encabezaba una lista cerrada los electores de sus dos presidencias, en fila india, asistirían de nuevo a rendirle el tributo electoral, la cosa no fue así, las cuentas estaban mal sacadas, y la realidad le mostró que de sus sueños solo creyera la mitad.

El partido de “La U”, que ahora debería llamarse “La S” se alzó con el mayor número de curules (21), el partido Conservador 19, partido Liberal 17, Cambio Radical 9, Opción ciudadana 5, Partido Verde 3, Polo Democrático 5 y los Indígenas 2. Con esta composición del congreso los partidos de coalición con Santos, unidos harán la mayoría calificada en el congreso, con lo cual garantizarán la gobernabilidad del Santos en el caso, casi seguro, de ganar la reelección.

El Centro Democrático no le queda otra que montar, estilo oposición venezolana, guarimbas para torpedear las políticas pacifistas de Santos, es casi seguro que montarán guarimbas en contra de la paz, guarimbiaran en contra de la reforma a la salud, harán cacerolazos en contra de las relaciones internacionales de Colombia, marcharán en contra de las políticas económicas, se pronunciarán en contra de la selección Colombia, contra Pékerman, contra lo divino y lo humano, protestarán, guarimbiarán, cacerolazorán, por todo y por nada.

¿Para donde cogerá la izquierda colombiana? ¿Para el lado guerrerista o el lado pacifista? Los hermanos godos, solo cuatro senadores, están con Pastrana y al lado de Uribe, el resto se ha dicho están con Santos, amanecerá y veremos.

Ya imagino esos discursos incendiarios con voz paisa clamando para que el “castro-chavismo” que tanto odia no llegue a Colombia, visitarán al señor de los Milagros en Buga, en una peregrinación ecuestre para pedirle que Vargas Lleras no haga más casas y para que Serpa sufra de afonía y no pueda discursear con sus vibratos de mesosoprano, vendrán a Aguachica al Cerro de la Cruz, subiendo de rodillas, para que Robledo y Avellaneda se vuelvan de derecha, llegarán a Tamalameque ante El Santo Cristo a pedir que Iván Cepeda se convierta a cualquier secta gringa o del Mira y que la Piraquive lo amenace con los infiernos si sigue hablando de los falsos positivos, orarán en Valledupar ante El Eccehomo para pedir que Maduro se caiga y que Martinelli sea reelegido para garantizar asilos a los perseguidos por la justicia colombiana.

En fin, se prevé un debate encendido y emotivo en ese senado. Afortunadamente, hay gente buena y preparada que pueden responder con altura, lucidez y sin temores a las arremetidas de ese sector guerrerista y enemigo de la paz, también sabemos que hay una caterva de lentejos dispuestos a hacer su negocio en medio de esta contiende, pero el pueblo debe estar expectante, atento a cerrar filas en torno a la paz.

Ante este panorama sombrío que desde ya se perfila para la contienda electoral de presidente, hay que escoger el camino de la paz.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Marchas, ¿apoteósicas o apostólicas?

Marchas, ¿apoteósicas o apostólicas?

Llevamos ocho días escuchando una encendida discusión nacional sobre las cartillas del Ministerio de Educación, discusión ésta c...

Con Imelda abrimos el viejo baúl del Cesar

Con Imelda abrimos el viejo baúl del Cesar

Con el fin de que vallenatos y cesarenses conozcan mejor a quienes piensan gobernarlos y decidan libremente el 25 de Octubre, esta co...

A propósito de Ariadna

A propósito de Ariadna

A propósito de la anécdota bochornosa de la doble coronación del certamen «Miss Universo» me da vueltas en la cabeza el sonoro n...

¿Fundamentalismo?

¿Fundamentalismo?

“Nosotros éramos todos humanos, hasta que la religión nos separó, la política nos dividió y el dinero nos clasificó”. El f...

Re-humanizar el centro de la ciudad

Re-humanizar el centro de la ciudad

Mucha agua ha pasado, bajo los puentes, desde el feliz momento en que el querido y recordado compositor, cantante y narrador, Rafael ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados