Opinión

Editorial: El Festival Vallenato, entre puente y catapulta…

Redacción

07/04/2014 - 11:30

 

Cada mes de abril llega con su rumor festivo, la música del Pilón y esos concursos populares de acordeón, que maravillan a toda una región.  La música se convierte en el centro de vida y el folclor en una fuente económica para una ciudad orgullosa de su arraigo cultural.

El Festival se ha convertido a lo largo de estos últimos años en una de los grandes elementos representativos de Valledupar y, quizás la mejor carta de presentación para aquellos interesados en su esencia poética.

Del Festival se habla como fiesta popular, como encuentro internacional, plataforma de semilleros, pero también como bonanza económica, incluso como una de las más prósperas que haya tenido el departamento del Cesar desde su nacimiento.

Las últimas cifras de la Fundación de la Leyenda Vallenata muestran la importancia que tiene a la hora de incentivar la creación de empleos cíclicos y directos. En la convocatoria abierta a principios de abril para personal logístico, se atendieron a más de 500 candidaturas.

A todo esto debe sumarse los puestos de trabajo indirectos, creados por otras empresas que colaboran con la Fundación del Festival o aprovechan para invertir en esa época. Sin contar la multitud de empresas que invierten y se promocionan en esta época.

Un estudio presentado durante el año 2010 por la Fundación Universitaria Areandina evaluó el total de recursos movilizados por esta fiesta en 13.000 millones de pesos, una cifra enorme que ilustra su importancia para la región.

Pero más que un fin en sí, el Festival Vallenato debe también considerarse como un puente para la proyección de la ciudad, para seducir al visitante, invitarle a que vuelva o que invierta en un futuro. Es un momento clave para que artistas, empresarios y turistas se acaparen de la magia y del potencial de este lugar.

El Festival Vallenato es una gran fiesta que mantiene claros vínculos con el exterior, y nada mejor que aprovechar ese espacio para que ciudades y países vecinos vean un interés en estrechar lazos con la capital del Cesar.

Así pues, que este mes de Abril suenen los acordeones y que el homenaje a Diomedes Díaz sea el motivo para que Valledupar brille en todos los transistores y televisores.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El cielo de los arrodillados

El cielo de los arrodillados

El 11 de marzo de 2018 se efectuarán en Colombia las próximas elecciones al Congreso, un certamen democrático o más bien roñoso qu...

Muchos festivales vallenatos dependen del Alcalde de turno

Muchos festivales vallenatos dependen del Alcalde de turno

  Solo faltan unos pocos días para saber quiénes serán las personas que regirán los destinos de nuestros entes territoriales dura...

Solo los ungidos

Solo los ungidos

La semana pasada analizaba grosso modo algunos aspectos de la llamada izquierda colombiana y, manifestaba que me parecía una posici...

Equilibrio de poderes

Equilibrio de poderes

Cuando había problemas en la familia, al día siguiente, mi abuela se levantaba con gripa, pasada la jornada diurna con malestar cor...

Editorial: Soñamos con la paz

Editorial: Soñamos con la paz

Algunas palabras pierden su significado con el tiempo, al ser usadas fuera de su contexto. En Colombia, la paz ha sido durante muchos a...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La música vallenata en Barranquilla

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Cumbia, Porro y otros aires hermanos

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados