Opinión

El vallenato: una mirada a la posteridad

Milagros Oliveros

09/04/2014 - 11:20

 

Al acercarse la fiesta que refleja el vasto patrimonio cultural e histórico de Valledupar y sus alrededores, muchos se preguntan cuál es el futuro de las tradiciones musicales que anualmente congregan a miles de personas, en torno a las notas conjugadas de acordeones, cajas y guacharacas.

El Festival de la Leyenda Vallenata, aunque comercializado, demuestra la fuerza que aún posee la auténtica música vallenata. Por lo tanto, es imperativo que se sigan haciendo esfuerzos en pro de la conservación y promoción de esas costumbres ancestrales, que no tienen que ver solo con la música, sino que expresan el sentir de un pueblo.

El consolidado de inscritos a los concursos enmarcados en la versión número 47 de las festividades que inician el 29 de abril, dan cuenta de la gran acogida musical y el fervor de quienes sueñan con coronarse Rey Vallenato en cada categoría. Llama la atención el alto número de participantes que actuarán en los concursos de acordeón juvenil e infantil, que juntos sobrepasan la cifra de inscritos en las categorías profesional y aficionado. Este hecho demuestra que el género vive en la nueva generación.

Además, es notable la participación de mujeres en los concursos de acordeón profesional, juvenil e infantil y en canción vallenata inédita, lo que señala una evolución en cuanto a los aspectos de inclusión e igualdad en un campo que, anteriormente, estaba reservado solamente para los hombres y en donde ellas servían de inspiración para los mejores cantos y versos.

El elemento femenino, junto a los aires frescos de los nuevos talentos, marcan un camino de integración que mira hacia la posteridad y proyecta un futuro lleno de glorias para uno de los símbolos musicales de Colombia. Dicho provenir debe estar trazado por el reconocimiento de las raíces primeras del género y de aventurarse en la empresa de la preservación y expansión de las mismas a través de una visión fehaciente.

A pesar de las transformaciones del género musical, éste aún despierta la llama en los corazones de muchos que encuentran en él una expresión sincera y costumbrista que habla de los hábitos caribeños y de las cualidades de una región llena de historias dignas para contar y de musas vivas que caminan en las fantásticas tierras del país vallenato.

El mismo Gabriel García Márquez se refirió a su novela Cien años de soledad como un vallenato de 400 páginas, precisamente porque describe, entre lo real y lo fantástico, la historia y tradiciones de un pueblo. El vallenato, en su sentido más simple, es un mecanismo para narrar esos cuentos casi macondianos que surgen en los pueblos del Caribe.

Tal vez ésa sea una descripción romántica, lo cierto es que el vallenato hace parte del patrimonio inmaterial de los colombianos y la mejor forma de preservarlo es luchar, a punta de pasión, para ganar la batalla en contra de los sincretismos y las hibridaciones sociales y culturales que, actualmente, amenazan con la muerte de lo local en un mundo globalizado.

 

Milagros Oliveros

@milakop

Sobre el autor

Milagros Oliveros

Milagros Oliveros

Ágora

Milagros Oliveros Cordoba. Vallenata. Comunicadora Social interesada en la divulgación de la cultura y las artes colombianas, y en la investigación de la compleja relación entre comunicación, cultura y tecnología.

Con el objetivo de ampliar mis conocimientos y descubrirme como comunicadora social y periodista, he trabajado en distintos medios masivos a lo largo de mi carrera, participado en procesos de comunicación para el desarrollo y en proyectos de investigación sobre comunicación y cultura. Este viaje por los diferentes campos de la comunicación me ha servido para confirmar mi pasión por la escritura y la investigación. Veo el periodismo como un género literario y siento que, a través de crónicas, reportajes e historias de vida, muestro el reflejo del mundo a los lectores que, en última instancia, son los que pueden identificarse con mis textos. Eso es lo que me mueve como periodista.

@Milakop

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Religiosidad y politiquería

Religiosidad y politiquería

  “Debe haber un final para el monopolio del poder político, y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos...

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Parece que haya quedado atrás el episodio de los premios Nobel de Paz entregados equivocada y torpemente a personalidades políticas...

El poder político en el Departamento del Cesar: un forcejeo entre clanes

El poder político en el Departamento del Cesar: un forcejeo entre clanes

  En 1967 surge de forma consistente, con la creación del departamento del Cesar,  los clanes familiares.  Ellos a través de la r...

El nido de las desdichas

El nido de las desdichas

  Vi en tus versos a un ángel borracho tirando sus pecados al mar, a un águila ciega encerrada en el vientre de un cadáver y a u...

El Galeón San José

El Galeón San José

Cuenta la historia que el Galeón San José era un emblemático barco de la flota española, que por su poderío ofensivo era utiliza...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube