Opinión

Tregua para desterrar la guerra

José Atuesta Mindiola

15/04/2014 - 10:40

 

La violencia y la inseguridad en las ciudades es consecuencia del conflicto armado que desde muchos años viene azotando a nuestro país, generando desplazamientos masivos de campesinos hacia las ciudades; por eso hay que buscar caminos para la reconciliación y el final del conflicto armado.

Un columnista del periódico El Universal comentaba: “para hablar de las causas de la violencia de Cartagena hay que mirar a los Montes de María”.  Y eso es una realidad evidente que afecta a todas las ciudades de Colombia. El desplazado deja su parcela, el cultivo, su esperanza; huye del miedo y la muerte, y llega a la ciudad con desolación e incertidumbre. En la ciudad es un extraño, un desempleado más que vive en difíciles condiciones; sus hijos son presa fácil de las tentaciones de la mafia del microtráfico, la trata de blancas y otras formas de delincuencia.

Para superar esta crítica situación de violencia, no es suficiente la presencia de la policía, aunque necesaria, dado que brinda una percepción de seguridad. El Estado debe implementar soluciones integrales que ofrezcan oportunidades de trabajo, además de la inclusión social en educación, actividades deportivas y artísticas, y fomento de la cultura ciudadana de prevención del consumo de drogas y de alcohol. Las estadísticas revelan que un gran porcentaje de los atracos y homicidios tienen relación con el consumo de vicios y la vida sibarita.

Dar vivienda es una medida en contra de la pobreza, pero una familia desplazada con una casa en la ciudad, si no dispone de condiciones para generar ingresos que le permitan resolver las necesidades básicas de supervivencia, no vive en tranquilidad. El gobierno debe agilizar el cumplimiento de la Ley de restitución de tierra, garantizar la protección del programa de retorno al campo y mejorar la calidad de vida en las zonas rurales.

En esta Semana Santa, los colombianos debemos hacer una tregua para desterrar los pensamientos de guerra y humedecer el alma con la hostia del perdón. Aprender de los  pájaros que nunca abren sus alas para desafiar el relámpago ni sus picos afilan la venganza, vuelven con sus cicatrices  a buscar el fruto que les devuelve el canto.

Todos sabemos que es difícil olvidar la sangre y el dolor de tantas muertes; sin embargo, es importante no repetir las acciones atroces. Es el tiempo de la vida y de la paz. No más guerra, no más odio, no más muerte, no más emboscadas, no más territorios minados. El país reclama cese al fuego. Que las Farc y el gobierno continúen con las negociaciones para poner fin al conflicto. Que no sea un diálogo  interminable. No más corrupción ni gobernantes ineptos. El compromiso de todos los colombianos debe ser la paz.

En los diálogos, las partes en conflicto tienen que ceder. La búsqueda de la paz es un compromiso constitucional. En este momento histórico le correspondió al presidente Juan Manuel Santos adelantar los procesos de diálogos con las Farc. La paz es una prioridad inaplazable en Colombia.

 

José Atuesta Mindiola



Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La primera piedra que fue la última

La primera piedra que fue la última

  Voy a iniciar con un fragmento de un poema de Jaime Jaramillo Gómez, X-504, cofundador del Nadaísmo: “Una mañana andaba un ho...

Que impere la fuerza del Estado

Que impere la fuerza del Estado

Durante las últimas semanas ha habido tres temas que sin duda han aumentado el pálpito de la agenda nacional, tópicos como el asesin...

A un hombre de acero no se le baja la moral

A un hombre de acero no se le baja la moral

Nací en un pueblo, donde pagar el servicio militar era un acto de hombría y de orgullo familiar. Los hombres adultos mostraban sus ...

Añorando los despertares de nuestra cultura

Añorando los despertares de nuestra cultura

  En una mañana de tertulia con mi amigo gestor cultural, Luis Eduardo Nieto, dialogábamos sobre la verdadera riqueza de nuestros p...

El control extorsivo

El control extorsivo

El control político es un mecanismo que la Constitución y la ley otorgan a los congresistas, diputados y concejales con el fin de e...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Colombia y el Tour de Francia

Redacción | Ocio y sociedad

One Hit wonders vallenatos

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Pierre Bonnard, el pintor de la evanescencia

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados