Opinión

"Un bandido poderoso domina fácilmente a cien bandidos pequeños"

Arturo Prado Lima

11/06/2014 - 13:30

 

La frase que me sirve de título para esta nota es del sanguinario Carlos Castaño Gil, comandante general de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, asiduo seguidor de la ideología de Álvaro Uribe Vélez.

Se la dijo al periodista Mauricio Aranguren Molina, al explicarle que él dominaba a los jefes de las bandas criminales de Medellín autorizándolos a asaltar un vehículo de transporte de valores mensualmente. Esa era la táctica del gran criminal colombiano para mantener control sobre los bajos mundos de la ciudad y del país.

Me acordé de esto cuando Andrés Sierra, en una entrevista reciente al Canal Tele sur, afirmó que Álvaro Uribe “no solamente era un gran político y hombre de dinero, sino que también era un gran bandido” El bandido más grande de Colombia, digo yo, no el Gran Colombiano. Este último título ultraja la historia de un país.

Pues, este poderoso bandido, con un prontuario de más de 250 demandas a nivel nacional e internacional ha sido capaz de dominar a cien, y estos cien a cien cada uno, empezando por industriales, banqueros, terratenientes, medios de comunicación, políticos y bases obreras y campesinas azotadas por la miseria y el desarraigo del conflicto armado, culminando con las bandas armadas que siembran de cadáveres las calles y campos de Colombia.

Un bandido capaz de paramilitarizar al país. Su paracandidato, sus parasenadores, pararepresentantes, paradiputados, paragobernadores, paraconcejales y paraalcaldes; sus paramilitares, parapensadores y parajueces están dispuestos a seguir viviendo de la guerra y para la guerra. No conciben la vida sin ella, es su sustento, su pasión, su industria, su empresa privada, y por ella viven y mueren cada día.

Estos bandidos y parabandidos se regocijan en producir ilegitimidad política, caos institucional, confusión popular, miedo colectivo, esperanzas falsas. Es decir, ciudadanos y ciudadanas fácilmente manejables y al servicio de oscuros intereses que sólo traen muerte y desolación al país.

Este poderoso bandido, que seguramente, cuando la justicia internacional, más temprano que tarde, lo ponga en su sitio, se regocija de producir huérfanos, viudas y viudos. Se la juega para producir pueblos nómadas, refugiados políticos internos y externos, desheredados de sus tierras y su cultura, apátridas desolados, criminales sin conciencia y asesinos a sueldo para quienes el valor de la vida humana sólo es medible en dinero.

De triunfar su títere en las próximas elecciones, el parapaís será una realidad, y esa realidad nos llevará de bruces a otro medio siglo de oscurantismo y guerra. No. La inteligencia humana no debe en estos momentos ponerse al servicio de la guerra, al servicio del asesinato en masa, al servicio de las masacres, de las intimidaciones. Pongamos un voto para darle la oportunidad al pueblo colombiano de construirse como país y como patria, como sueño y como anhelo, como proyecto y como meta.

Habrá otros Jorge Luis Borges que se encargarán de incluir a estos falsificadores de la realidad en la “Historia universal de la Infamia”. Pero mientras esto suceda y la parajusticia colombiana y la justicia Internacional se sacan el miedo y la venda de los ojos, no le demos la oportunidad a estos bandidos señores de la guerra de que se apoderen de las instituciones del país para desde ellas seguir proclamando la muerte, la desolación y el crimen.

Nos merecemos una oportunidad de paz y podemos dárnosla nosotros mismos este 15 de junio. También los otros actores de la guerra deberían hablar claro y enfrentar este desafío de la ultraderecha nacional e internacional con mensajes claros a la población que en estos momentos está siendo engañada con el cuento de que la guerra es el único camino para conseguir la paz.

Si un bandido poderoso es capaz de dominar a cien bandidos más pequeños, pues un amante de la paz, como usted, estoy seguro que podrá influenciar a cien personas más con la causa de un país sin odio, sin guerrillas, sin narcotráfico, sin tortura. Podrá, seguramente, hablarles de un país donde el verde es de todos los colores, y donde la paz con justicia social sea la tarea primordial de la existencia.

 

Arturo Prado Lima

@Arturopradolima

1 Comentarios


Jairo Tapia Tietjen 27-11-2015 05:52 PM

El Pueblo y sus gentes pensantes deben dar un paso al frente y decir, como el valiente y decidido sr. Prada Lima, autor de las anteriores líneas: ¡Aquí estamos todos al pie de la lucha y daremos el escarmiento merecido a los torcidos; ¡Bon Sort!!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: El Festival Vallenato, entre puente y catapulta…

Editorial: El Festival Vallenato, entre puente y catapulta…

Cada mes de abril llega con su rumor festivo, la música del Pilón y esos concursos populares de acordeón, que maravillan a toda una ...

Ley del silencio

Ley del silencio

  Desde hace algún tiempo he estado indagando sobre un comportamiento extraño que ocurre en algunos municipios pequeños de la co...

En este pueblo no hay ladrones

En este pueblo no hay ladrones

Registro con mucha tristeza los hechos del pasado jueves, 17 de agosto, donde mi familia fue víctima de un hurto en el corregimiento d...

Hay quienes desprecian la cultura

Hay quienes desprecian la cultura

El desprecio que los políticos de nuestro medio sienten por la Cultura es algo que desdice mucho de su propia preparación y de la i...

¿Armando Guebuza en la política local?

¿Armando Guebuza en la política local?

Unas vacacioncitas de un par de semanas para ver qué cambiaba, pero qué va, todo sigue igual. Con excepción de las opiniones del P...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube