Opinión

Segundo tiempo. Final, final, no va más…

Alfonso Suárez Arias

11/06/2014 - 13:20

 

Llega el día en que, inexorablemente, el ciudadano colombiano, con el convencimiento que está participando en un juego político popular, designará al ganador del solio de Bolívar por otros cuatro años, así medien otras opciones que en nada sirven para dar un vuelco al sistema, votar en blanco o no votar tienen el mismo efecto, rechazar los candidatos pero no sustraerse a vivir y disfrutar del régimen demócrata.

Se juega a preferir, la propuesta del candidato-presidente nutrida por la corrupción electoral a nivel Institucional y el discurso aventurero de promesa de pacificación, concertado con los más crueles y cínicos ofensores del pueblo, contra la de realizar programas favorecedores de la educación, seguridad, sistema de salud y de concertación de la misma Paz condicionando a los criminales.

Los dos candidatos tomaron leche en el mismo plato por 8 años, por tanto, la plataforma económica y general de desarrollo, no difiere más que en el cumplimiento de esas metas. En  4 años, Santos desencantó el sueño continuista del 2010, enfiló hacia el esquema especulativo del momento, creyendo en veladas tertulias con facinerosos y fracasados comunistas, mientras el lastre que carga OIZ, proviene de la aplicación autoritaria de un modelo neo-populista que incluyó furibundas prácticas contra inocentes y la fecundación de una cultura de maquinaciones encubiertas y corruptela selectiva, desde el mismo gobierno en que ambos participaron.

Nunca antes en la historia electoral de Colombia, un candidato-presidente se ganó  el insulto, descrédito y burla junto a sus populacheros lisonjeros, por incoherencia, farsas y bufonadas en público, por las quiméricas promesas a un pueblo hastiado de insultos e irrespetos, el mismo que pretende engañar presentándole postreros acuerdos emergentes, ilusorios de tranquilidad nacional.

La disyuntiva de elegir, se admite desde la perspectiva de la polarización, quienes gustan del discurso que conlleva a compromisos por ejecutar y sometimiento a la paz, mientras el otro alardea que hizo lo que no hizo y dará gratis a quienes le acompañen, éste mundo y el otro, junto con libretas para que el hambre justifique la firma y acuerdo con proscritos, que no serán los que honren tratado alguno participando en labores sociales.

Quien resulte elegido tendrá que enfrentar un próximo periodo de ingobernabilidad institucional por la profunda crisis interna extensible al exterior, generada desde la insolvencia fiscal para tributar compromisos y pactos hechos por el mandatario, que no sabrá de donde sacar mermelada para seguir endulzando a sus zalameros aduladores y el otro en su lugar, tendrá que coaccionar y exprimir bolsillos para superar el estigma que arrastra sustentado en escándalos y fisgoneos a la sombra.

La confrontación se avecina con gremios, instituciones, estudiantes, obreros, campesinos y el pueblo en general, que protestarán y se indignarán por el incumplimiento en que ambos candidatos están condenados a expiar, producto de espejismos y entelequias creadas y transmitidas por ésta campaña, sucia e insultante que se aprovechó de  la ingenuidad y ambición de unos y otros.

Con el resultado del domingo 15 de junio se cumple el deber pero no se resolverán los problemas colombianos. Las FARC prolongarán la payasada, mientras los problemas de desempleo, educación, salud, justicia, narcotráfico, delincuencia, desarrollo económico y social, seguirán a la espera de una real acción gubernamental que mengüe sus efectos.

El lunes ya no tendrá tanta importancia, quedarán pendientes resquemores y principiarán los sobresaltos de la odiosa polarización, Claras y Martas Lucias exigirán les cumplan y la población absorta e ilusionada nuevamente en que la selección de futbol sin Falcao será campeona mundial.

Vote bien…

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Dígales… que coman mierda

Dígales… que coman mierda

El día que mi compadre Rodrigo Hernández se presentó a mi casa con la orden de trabajo, firmada por el Secretario de Educación Depa...

Las pifias

Las pifias

La parte dogmática de la Constitución Política de 1991 es tan bella como un poema de Pablo Neruda: “Para mi corazón basta tu pe...

Guarimba uribista

Guarimba uribista

Gracias a Dios ya pasó la campaña electoral de senado y cámara, los resultados de estas elecciones fueron contra todo pronóstico, l...

No nos maten. No somos carnadas, ¡Somos Humanas!

No nos maten. No somos carnadas, ¡Somos Humanas!

En menos de una semana, lamentablemente las noticias reportan casos de mujeres asesinadas en diferentes regiones del país y del mund...

Valledupar nos espera...

Valledupar nos espera...

Desde los primeros días del año, quienes somos oriundos de la región del Cesar y La Guajira, pero por cualquier razón estamos resid...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados