Opinión

La ciudad con mayor inflación no es la más cara

Jaime Bonet

15/07/2014 - 11:10

 

A raíz de la publicación de los resultados de la inflación del mes de junio, en varios periódicos del país, se reportó que Valledupar era la ciudad más costosa de Colombia.

Lo anterior porque la inflación en la capital del Cesar era la más alta del primer semestre, en el grupo de 24 ciudades en las cuales el DANE estima la variación en los precios. Esta afirmación es uno de los errores que constantemente cometen los periodistas cuando interpretan el reporte de inflación que realiza el DANE porque tener la mayor inflación no necesariamente implica que se tiene el más alto costo de vida. Estos son dos conceptos diferentes que me gustaría aclarar para ayudar a comprender mejor qué está detrás del concepto de inflación.

El DANE estima la inflación a partir de una canasta de bienes y servicios que reflejan la estructura de consumo en cada ciudad y se clasifican  en tres niveles de ingresos: bajos que representan el 50% del total, medios con una participación del 45% y altos que son el 5%. La canasta está conformada por nueve grupos: alimentos, vivienda, vestuario, salud, educación, diversión, transporte, comunicaciones y otros gastos. Estos grupos tienen diferentes ponderaciones de acuerdo con los patrones de consumo en cada ciudad. Al interior de cada grupo existen, a su vez, distintos productos a los cuales se les hace seguimiento para determinar la variación de precios total.

Al agregar los precios de cada uno de los bienes se tiene el costo de la canasta de bienes y servicios básicos. Si comparamos los precios de cada bien en dos momentos diferentes del tiempo calcularíamos la inflación. Esto implica que en la ciudad donde aumenten más los precios se tendrá una mayor inflación, pero no necesariamente un mayor costo.

Si miramos los costos y variaciones de algunos productos en particular probablemente queden más claros estos conceptos. Por ejemplo, el precio de un kilo de ahuyama aumentó un 15,38% en Barranquilla durante el mes de junio, mientras que en Bogotá cayó en -1,83%. Con esta información podríamos decir que la ahuyama es más cara en Barranquilla que en Bogotá. Sin embargo, cuando miramos el precio del kilo de ahuyama, encontramos que es de 495 pesos en Barranquilla frente a 859 pesos en Bogotá.

Es decir que la ahuyama resulta ser mucho más costosa en la capital del país que en la capital del Atlántico, a pesar de que la variación en el precio fue negativa en la primera y positiva en la segunda.

Estas características deben tenerse en cuenta a la hora de interpretar los resultados de inflación que reporta el DANE porque no siempre una alta variación en los precios de una ciudad implica que esta tiene un alto costo de vida: la ciudad con mayor inflación no necesariamente es la más costosa. Seguramente Valledupar tiene un costo de vida más bajo que otras ciudades como Bogotá o Cartagena.

 

Jaime Bonet

@jaime_bonet


Sobre el autor

Jaime Bonet

Jaime Bonet

La tucutaca

Jaime Bonet es un economista vallenato que desde el 2 de julio de 2013, se desempeña como Gerente de la Sucursal de Cartagena del Banco de la República, en donde ejerce como director del Centro de Estudios Económicos Regionales (CEER).

@jaime_bonet

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La cultura de la violencia de género

La cultura de la violencia de género

Existe, lo vemos todos los días, está enraizada en los patrones de crianza, en el sistema patriarcal, en los factores sociocultural...

Votar a los 16 sin conocer la constitución

Votar a los 16 sin conocer la constitución

  Los años siguen pasando, proponen por enésima vez una supuesta “reforma política” y en Colombia todavía no se le está da...

6,5 billones de razones

6,5 billones de razones

Al parecer el gobierno nacional tenía 6,5 billones de razones para vender el 57,61 % de sus acciones en Isagén. Normalmente, estos...

Las mujeres en la Ciencia: una historia que progresa

Las mujeres en la Ciencia: una historia que progresa

  Volvemos nuevamente para visibilizar el trabajo de mujeres en la ciencia, esta vez con ocasión de celebrar el Día Internacional d...

¿Corrupción en marcha?

¿Corrupción en marcha?

  La capacidad de asombro de los colombianos se ha agotado. Pareciera que hemos visto de todo, que ya nada nos asombra, o es tal el...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados