Opinión

Editorial: El hermoso diálogo de las danzas

Redacción

28/07/2014 - 12:20

 

El Ballet Vallenato durante el Festival de Danzas TradicionalesEl baile como vitrina de miles de años de mezclas y aprendizajes, como muestra de una forma de pensar y sentir. El reflejo de una sabiduría y el deseo de entablar un diálogo universal en el que las palabras ceden el espacio al lenguaje del cuerpo.

Así vivimos el Festival Internacional de las Danzas en Valledupar. Un evento que, desde el principio, tuvo como principal lema construir un espacio donde todas las danzas del continente discurrieran libre y abiertamente, sin otros impedimentos que la curiosidad de conocer.

Primero se presentó el grupo Folclor Nabusimake con la danza de la siembra: un majestuoso espectáculo bailado que recreaba las escenas del campo. Hombres y mujeres concentrados en su labor diaria y en busca de la motivación para seguir con esta ardua actividad.

Después de esta enérgica y alentadora imagen colectiva, se sobrepuso el encanto y el juego de seducción de una pareja. El tango y la milonga argentina se esbozaron como la manera más poderosa de acercar un hombre y una mujer. Los gestos sensuales, contoneos, y miradas de los bailarines se hilvanaron pausadamente sobre la métrica de una música voluptuosa cautivando así al público que respondió con una ovación.

El Ballet El Trébol en ValleduparY siguió la riqueza de la cultura indígena expresada maravillosamente por el Ballet Vallenato que dirige Carlos Calderón. A través de una coreografía que ensalza las costumbres indígenas, el conjunto de la costa Caribe mostró la hondura y esencia de la Sierra Nevada.

La agrupación de Bolivia –Compañía de Bailes Tradicionales de Charito Carazas– nos hizo viajar por las danzas afro-bolivianas y conocer la cara oculta de una sociedad multicultural. El movimiento era aquí más suelto, más libre, creando así un contraste enriquecedor con la agrupación anterior.

La Corporación Chingalé que encabeza el bailarín Olger Baena expuso la cara más alegre y explosiva del Valle de Upar con una danza que ilustraba la caza de aves. Los colores y el ritmo frenético de las percusiones se unieron en una creación inusual y esplendorosa.

Finalmente, el color y sabor del Grupo Folclórico Frutos de la Tierra se impusieron para recordarnos a través de coreografías animadas y juegos de parejas que Brasil es samba y mucho más…

De este gran espectáculo nos quedó el discurso pacífico y enriquecedor de culturas unidas por la danza, pero también el trabajo de dos grandes personalidades que han contribuido netamente a la danza del departamento del Cesar (Colombia): la periodista Lolita Acosta por su compromiso y la organización de un Festival único en el departamento, y Carlos Calderón, director del Ballet Vallenato, por su trabajo incansable en pro de las danzas locales y su esfuerzo de investigación sobre los ritmos de la región.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Perspectivas del movimiento por la universidad publica en Colombia?

¿Perspectivas del movimiento por la universidad publica en Colombia?

Una proporción importante de la sociedad colombiana quiere una Universidad Pública autónoma, financiada y de calidad y a la cual ten...

Siervo sin agua

Siervo sin agua

Antes de que el sol saliera, a víspera de que este columpiara sobre las cumbres de la sierra nevada de santa marta, con distorsión ...

Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?

Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?

Con muy buenos argumentos, la revista Fucsia en su edición No 175 del mes de octubre de 2015 hace una interesante reflexión que pod...

El Alcalde de La Paz (Cesar) y la llegada de la Universidad Nacional

El Alcalde de La Paz (Cesar) y la llegada de la Universidad Nacional

En la mañana del nueve de enero de 2013, escuché hablar al alcalde de La Paz, Cesar, Wilson Rincón, en la emisora Radio Guatapurí. ...

Un año después de Gabriel García Márquez

Un año después de Gabriel García Márquez

Comenta Darío Arizmendi que alguna vez le escuchó a García Márquez decir “Yo escribo en México pero vivo en Colombia”. Ése ...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube