Opinión

Editorial: El hermoso diálogo de las danzas

Redacción

28/07/2014 - 12:20

 

El Ballet Vallenato durante el Festival de Danzas TradicionalesEl baile como vitrina de miles de años de mezclas y aprendizajes, como muestra de una forma de pensar y sentir. El reflejo de una sabiduría y el deseo de entablar un diálogo universal en el que las palabras ceden el espacio al lenguaje del cuerpo.

Así vivimos el Festival Internacional de las Danzas en Valledupar. Un evento que, desde el principio, tuvo como principal lema construir un espacio donde todas las danzas del continente discurrieran libre y abiertamente, sin otros impedimentos que la curiosidad de conocer.

Primero se presentó el grupo Folclor Nabusimake con la danza de la siembra: un majestuoso espectáculo bailado que recreaba las escenas del campo. Hombres y mujeres concentrados en su labor diaria y en busca de la motivación para seguir con esta ardua actividad.

Después de esta enérgica y alentadora imagen colectiva, se sobrepuso el encanto y el juego de seducción de una pareja. El tango y la milonga argentina se esbozaron como la manera más poderosa de acercar un hombre y una mujer. Los gestos sensuales, contoneos, y miradas de los bailarines se hilvanaron pausadamente sobre la métrica de una música voluptuosa cautivando así al público que respondió con una ovación.

El Ballet El Trébol en ValleduparY siguió la riqueza de la cultura indígena expresada maravillosamente por el Ballet Vallenato que dirige Carlos Calderón. A través de una coreografía que ensalza las costumbres indígenas, el conjunto de la costa Caribe mostró la hondura y esencia de la Sierra Nevada.

La agrupación de Bolivia –Compañía de Bailes Tradicionales de Charito Carazas– nos hizo viajar por las danzas afro-bolivianas y conocer la cara oculta de una sociedad multicultural. El movimiento era aquí más suelto, más libre, creando así un contraste enriquecedor con la agrupación anterior.

La Corporación Chingalé que encabeza el bailarín Olger Baena expuso la cara más alegre y explosiva del Valle de Upar con una danza que ilustraba la caza de aves. Los colores y el ritmo frenético de las percusiones se unieron en una creación inusual y esplendorosa.

Finalmente, el color y sabor del Grupo Folclórico Frutos de la Tierra se impusieron para recordarnos a través de coreografías animadas y juegos de parejas que Brasil es samba y mucho más…

De este gran espectáculo nos quedó el discurso pacífico y enriquecedor de culturas unidas por la danza, pero también el trabajo de dos grandes personalidades que han contribuido netamente a la danza del departamento del Cesar (Colombia): la periodista Lolita Acosta por su compromiso y la organización de un Festival único en el departamento, y Carlos Calderón, director del Ballet Vallenato, por su trabajo incansable en pro de las danzas locales y su esfuerzo de investigación sobre los ritmos de la región.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Pueblos viejos y rejuvenecidos

Pueblos viejos y rejuvenecidos

Los pueblos, como las personas, nacen, envejecen y mueren, y como algunas personas, en su vejez tienen etapas rozagantes de rejuvenecim...

¿Y la Familia qué?

¿Y la Familia qué?

La semana pasada hubo un fallo histórico que tomó 10 horas de discusión a  los magistrados de la Corte Constitucional en su sala...

El Ecce Homo, símbolo de vallenatía

El Ecce Homo, símbolo de vallenatía

El lunes santo, la fiesta de Santo Ecce Homo, es el día más respetado por la feligresía católica de Valledupar. El Ecce Homo es la ...

Privilegiar el amor

Privilegiar el amor

Crecimos enchufados a la hermosa tradición decembrina del pesebre. Mi querida Mama Tila, abuela materna, lideró siempre la elaborac...

El racismo como ADN de la humanidad

El racismo como ADN de la humanidad

  Cada vez que sale a la luz un video de violencia policial estadounidense contra los afrodescendientes, la noticia se propaga como...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube