Opinión

La Pilonera Mayor del escultor Amilkar Ariza y lo que se viene

Francisco Ruiz

05/08/2014 - 11:50

 

Cuando se representa al cuerpo humano dentro de un planteamiento figurativo éste tiene sus leyes de proporciones, ritmo y un conocimiento del modelado que nos acerca a la realidad (el parecido): son factores que originan la belleza.

Cuando se emplea el concepto de modernidad (arte abstracto), éste está sujeto a otros  planteamientos estéticos que no son los de este caso.

La escultura de Consuelo Araujo carece del ideal de belleza porque el escultor, para hacer una escultura de cuerpo entero, tiene que conocer al personaje, y, si, no lo conoció, documentarse hasta verlo vivo en su alma.

No se puede hacer un retrato al que no se  vio, es como fotografiar al invisible. En esta escultura se tiene esta sensación: el escultor no se documentó acerca del personaje en cuestión, tampoco conoció al personaje en vida, y si lo conoció, no lo vio. Es decir: si lo vio no lo interpretó. Es decir: no es un buen escultor. Es decir no es artista.

Un ejemplo: Consuelo Araujo miraba de frente, con un paso difícil de detener. En la escultura  la cabeza  mira para el costado contrario a donde está el Parque de la Leyenda, su obra principal. Tampoco, el rostro se parece  a Consuelo y la pollera de pilonera es una red de arañas que asustan.

La figura es desproporcionada, la cabeza es más grande que la cintura. De perfil es casi plana, tiene poco volumen. Los entendidos dicen que las piloneras no levantan las manos, y, en este caso, la mano derecha le tapa el rostro. La parte superior de la cintura para arriba es desproporcionada con respecto a la parte inferior. El color oscuro de la patina le mata el brillo del bronce, que más parece acrílico patinado que bronce, dándole una tenebrosa apariencia.

Esta escultura grande es un monumento a la desproporción, la fealdad y falta de espíritu, no se parece en nada al personaje representado. Escuché voces del pueblo llamarla: el muñecón, la gigantona, otros opinan que se parece más a una artesanía grandota. En fin, le he preguntado al pueblo en los distintos estamentos su parecer sobre esta obra  y a la mayoría no le gusta. Haga usted, señor lector, el ejercicio de preguntar, al taxista o a los niños por ejemplo: “¿Qué le parece el monumento a Consuelo Araujo que está en la glorieta de La Pilonera? Es un buen ejercicio preguntar, así se conoce la opinión de la ciudadanía.

Da mucha pena ver que un ser que trabajó tanto por la cultura del Valle no esté representado como se merece y su memoria sea nombrada con apelativos burlones lo que indica que la escultura no  gusta.

Entonces, lo que se viene es preocupante. Es fácil imaginar que otro tanto de lo que le paso a Consuelo Araujo le va a pasar a Rafael Escalona. El monumento a Rafael Escalona tiene que ser convocado  por concurso nacional, no a dedo. El país tiene excelentes escultores. Si le otorgan el monumento a Amilkar Ariza con el antecedente que ya tiene, Valledupar será el ejemplo del mal gusto, el desatino de las autoridades y un espejo que nos empañara  para siempre.

¡Ya nos metió un gol y se viene por el segundo, pilas vallenatos!

 

Francisco Ruiz

 

Sobre el autor

Francisco Ruiz

Francisco Ruiz

Los espejos de América

Vallenato que hace 69 años se fue a nacer a Salta, Argentina. Por medio de esta columna refleja dibujos escritos en palabras pensadas, realidades e irrealidades que habitan en el valle y dentro de sí mismo. Mundos que se alojan en la metáfora “Los espejos de América”, donde pinta y escribe lo que siente. Contacto: franciscoruizsalta@gmail.com

1 Comentarios


O Velez 28-02-2016 03:30 PM

Obvio que no se quieren, ambos, el señor Ruiz y el Señor Ariza, se dan madera, se ofenden. Sugiero a los dos artistas se dediquen a esculpir su arte y que sea el espectador el que haga lectura de sus obras. No les parece!!!. Ninguna realidad es lo que parece. Y el arte no es precisamente la excepción. Todo lo contrario. Tiene tantas interpretaciones como miradas. Eso hace al arte maravilloso. Me incomoda que dos excelentes personas, se encasillen en discusiones egocéntricas.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata

Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata

Comenzó el mes de abril y con él Valledupar se impregna de un indecible ambiente a Festival. Todo lo que suena –un acordeón, una c...

El Festival Vallenato se nos creció

El Festival Vallenato se nos creció

  Cuando Consuelo Araujonoguera y otros gestaron la maravillosa idea de hacer un evento religioso y cultural que identificara al re...

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Hace casi un año escribí en este espacio un llamado de atención a las autoridades locales, especialmente a las del departamento de...

No ser como Underwood

No ser como Underwood

Creo que casi siempre las sugerencias espontaneas son inutilizadas por el ego. Es difícil conseguir que una persona cambie su forma ...

El Festival Vallenato como tema de ciudad

El Festival Vallenato como tema de ciudad

  No se trata de propiciar un caos con consignas ofensivas ni con diagnósticos pesimistas, sino de hacer unas propuestas constructiv...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

De evaluación hasta uniformes

Diógenes Armando Pino Ávila | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube