Opinión

El escultor Amilkar Ariza responde al artículo de Francisco Ruiz

Amilkar Ariza Gómez

13/08/2014 - 12:03

 

El escultor Amilkar Ariza responde al artículo de Francisco Ruiz

La Pilonera Mayor / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.coVoy a contestar a un atrevido, agresivo, ofensivo y difamador artículo que fue publicado el día 5 de Agosto de 2014 en el periódico PanoramaCultural.com.co de un señor argentino que vive en Valledupar, que pinta espejos y con ello se considera un artista.

Una persona que expele veneno en sus palabras y ataca agresivamente a un “colega” y que no practica la ética profesional es el reflejo de una pésima educación y es el fruto de una vida frustrada, ya que la ética rige la moral y las actuaciones y las buenas costumbres que exige el respeto por los demás.

El señor Ruiz asegura que yo no conocía a consuelo Araujo y que para esculpirla debía conocer el personaje. Déjeme decirle para su información que a Consuelo Araujonoguera, no solo la conocía, sino que ella fue mi gran amiga personal, tanto que cuando era periodista del Espectador, realizó unas crónicas de página entera que se llamaban “Valores costeños” y las primeras crónicas que realizó fue la primera a Gabriel García Márquez, la segunda a Juan Gosain y la tercera a Amilkar Ariza Gómez.

Consuelo Araujonoguera me visitaba en mi casa de Bogotá, y algunas veces allí hacíamos parrandas Vallenatas. La única exposición que hice en Valledupar de pinturas y esculturas en el año 1982, fue en la casa de la cultura por invitación especial de Consuelo Araujo, la cual tuvo el mayor éxito jamás repetido en Valledupar. Donde se vendió el cien por ciento de las obras exhibidas, cosa que muy pocos artistas pueden contar. Consuelo fue una de las personas que adquirieron obras en dicha exposición. Era una de mis más fieles admiradoras y yo igualmente de ella.

La escultura “LA PILONERA”, sr. Ruiz para su información, si bien fue Consuelo mi inspiración, en ningún momento fue mi intención hacer el retrato de ella. Capté de ella su alegría, su sonrisa, su porte, su flor de trinitaria y ese amplio vestido, el cual fue prestado para que copiara sus detalles, como los encajes que usted mal llama las “arañas”, Consuelo fue tomada como modelo que representaría a todas las piloneras de Valledupar.

Señor Argentino usted sí que es un ignorante, porque para hacer estos atrevidos comentarios debió estudiar primero en qué me basé como artista para hacer esta gran y majestuosa obra y conocer de nuestra cultura. Primero porque usted debe saber que yo no soy retratista ni soy un artesano por encargo, Yo me inspiro en los sentimientos y en los valores del ser humano que esculpo, con esta obra les estoy rindiendo un sentido homenaje a todas las piloneras de Valledupar que son muchas e igualmente hermosas. Infórmese bien porque en ningún documento me comprometí con Valledupar a hacer la cara de consuelo Araujonoguera, solo sus rasgos principales y colocarla como la pionera de las piloneras. A mí nadie me llamó para que hiciera esta obra, fue una propuesta de mi autoría total, por voluntad propia decidí hacerla para homenajear a las piloneras.

Con relación a su comentario mal intencionado, que la cabeza está desproporcionada, quiero que sepa que soy un escultor cotizado nacional e internacionalmente, porque mis obras si algo tienen es la monumentalidad y las perfectas proporciones. Usted no tiene autoridad para criticar mi obra, pues usted no es escultor, no conozco de usted ninguna escultura, y si fuera artista como dice, debería saber que el arte es una interpretación individual, cada quien la expresa como la siente, cada espectador la interpreta como quiera, porque el arte para su información es subjetivo.

Sr. Ruiz en su artículo solo se nota muy claramente la envidia que le producen mis obras monumentales, ya que no todos los artistas tienen la capacidad de trabajar obras de esta magnitud. Su frustración la demuestra con sus ofensivos comentarios.

Para su información si alguien sabe de proporciones soy yo porque estudié anatomía humana, soy doctor en odontología, pionero de los implantes dentales en Colombia y Premio Mundial de Implantología Oral en Múnich-Alemania en 1984. Galardonado por más de 20 Países de Europa Centro, sur y Norte América.

Fui distinguido por la Casa Blanca y el Presidente George Bush (padre). ¿Y sabe por qué fui el mejor? Porque mis implantes los hacia un doctor, un gran cirujano que tenía manos de artista.

Yo sí soy un verdadero artista. La anatomía humana es mi fuerte señor Argentino. ¿Sabe cuál es la obra más imponente que hay en Valledupar? La Pilonera, sr. Argentino. La Pilonera es majestuosa y su cara está donde la puse siguiendo el ritmo del baile coqueto de la mujer Vallenata. Sólo un ignorante como usted criticaría el movimiento que le di a su cabeza que no está mirando para el parque de la leyenda Vallenata, qué le pasa, es lo más ridículo que he escuchado, definitivamente su intención fue dañar a las Piloneras, y a Valledupar, porque si sabe usted que sus palabras y su artículo están dañando el patrimonio cultural de la ciudad que lo acogió a usted.

Ahora, si quiere conocer otra de mis más bellas obras, visite a Santa Marta, dígale a un taxista que lo lleve a ver la escultura de Carlos El Pibe Valderrama. Es el punto turístico más visitado de la ciudad, y la escultura más conocida de Colombia, por miles y miles de turistas en los 12 años de haberla instalado.

La Pilonera tiene ocho metros de alto, y once toneladas de peso. Fue fundida al bronce, puede hacerle la prueba para que salga de dudas, con más de cien metros lineales de “encajes”, no “arañas” como dice usted en su ignorancia. No ofenda Sr Argentino a las piloneras de Valledupar.

Bueno, Sr. Argentino, aquí termino con este bochornoso tema, ya que usted es una persona no grata y no merece que yo le dedique más tiempo, porque en estos momentos estoy tan ocupado desarrollando cuatro esculturas monumentales, para diferentes ciudades de Colombia de las cuales conocerá por los medios de comunicación. Espero que esta noticia no le produzca una grave enfermedad, pues tengo entendido que la envidia lo único que genera son enfermedades letales.

Solo debo informarle que sus comentarios nocivos con los cuales usted intenta perjudicar mi prestigio y buen nombre, Ya están en manos de mis abogados. Por lo tanto quienes intervinieron en esta irresponsable publicación tendrán que responder por los daños y perjuicios que me han causado y esto será ante los estrados judiciales.


Amilkar Ariza

 

A cerca de esta publicación: Este artículo del escultor Amilkar Ariza fue publicado a solicitud del artista quien quiso ejercer su derecho a respuesta. El artículo de opinión objeto de discusión se titula “La Pilonera Mayor del escultor Amilkar Ariza y lo que se viene” y fue publicado el 05 de agosto en PanoramaCultural.com.co.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Trapos al aire

Trapos al aire

Pasar preferiblemente por las noches después de las diez por el nuevo parque donde está ubicada la Gobernación del Cesar, es uno d...

Editorial: Cuatro años relatando la Cultura de Macondo

Editorial: Cuatro años relatando la Cultura de Macondo

“El tiempo pasa volando”. “Los tiempos cambian”. No son pocas las expresiones que resaltan la volatilidad del tiempo y su rel...

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

En el momento en que el féretro salía de la casa sucedió un hecho inusual, por la circunstancia y por la forma: la multitud que ac...

El Anegao

El Anegao

  En las últimas semanas, el país ha estado en vilo con los acontecimientos que se han dado en la Hidroeléctrica Hidroituango en...

Por un esquema “gobierno-oposición” de verdad

Por un esquema “gobierno-oposición” de verdad

  Estudiando la obra jurídica del constitucionalista colombiano Diego Younes Moreno, ‘Derecho Constitucional Colombiano’, y es...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados