Opinión

Interrogantes que deja la elección del contralor

Diógenes Armando Pino Sanjur

21/08/2014 - 11:10

 

Edgardo Maya Villazón / Foto: La Silla VacíaEl Presidente Juan Manuel Santos en su discurso en la Instalación del nuevo congreso el pasado 20 de Julio anunció que restablecería: “en nuestra democracia el principio de pesos y contrapesos que se debilitó por cuenta de la figura de la reelección presidencial y por la falta de claridad en algunas de las competencias de nuestros organismos constitucionales”.

Así mismo prometió: “Eliminar las atribuciones de selección, nominación y designación de autoridades del Estado por las Altas Cortes, y a ponerle coto a la llamada “puerta giratoria”.

Pero, paradójicamente, fue el mismo Presidente, cuándo el pasado 19 de agosto el Congreso en pleno eligió al Contralor General de la Nación, quien quebrantó el “principio de pesos y contrapesos” y dio vía libre a la llamada “puerta giratoria” toda vez que apoyó, realizó campaña e hizo elegir al Doctor Edgardo Maya Villazón como Contralor General.

Desde esta premisa, cómo puede el presidente Santos garantizarnos a los colombianos este principio de pesos y contrapesos, si fue él quien incidió para que su bancada de la Unidad Nacional eligiera al funcionario encargado entre otras cosas de fijar las políticas, los planes, los programas y las estrategias para el desarrollo de la vigilancia de la gestión fiscal, del control fiscal del Estado y de las demás funciones asignadas a la Contraloría General de la República de conformidad con la Constitución y la Ley.

Tendrá el presidente la intención de poner coto a la puerta giratoria si con su bancada elige de forma abrumadora con 175 votos a favor como Contralor al ex Procurador General quien fue postulado por una de las altas cortes, esas mismas, que el prometió eliminarle las atribuciones de selección, nominación y designación de autoridades del Estado.

¿Cómo es posible que el ejecutivo y el legislativo hicieran caso omiso a las posibles inhabilidades existentes en los ternados? ¿Cómo es posible que los mal llamados padres de la patria, quienes crearon la Ley 581 del 2.000 conocida como la Ley de Cuotas, la cual establece que “el Nombramiento por sistema de ternas y listas. Para el nombramiento en los cargos que deban proveerse por el sistema de ternas, se deberá incluir, en su integración, por lo menos el nombre de una mujer” ahora la lancen por la borda?

Con la elección del Doctor Maya Villazón será que el congreso envía un mensaje de independencia al pueblo colombiano, podrán ejercer un verdadero control político a la rama ejecutiva, o se convertirán en unos convidados de piedras, que asistirán al capitolio para aprobar leyes a pupitrazo limpio detrás de la dulce y tentadora mermelada.

Nadie duda de las capacidades del doctor Maya Villazón, por eso aspiramos que con independencia y por el bien del país pueda convertirse en un vocero de los designios del constituyente de 1991 para desempeñar, ejecutar y fortalecer el modelo fiscal, porque este tiene que ser un control eficaz, eficiente y oportuno que propenda por un buen gobierno y transparente frente a las finanzas públicas”.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur


Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un concepto inconcluso

Un concepto inconcluso

El que no sabe para dónde va cualquier camino le sirve. Si usted no planifica en su vida, tenga por seguro que nunca encontrará rumbo...

¿La Globalización como mal menor?

¿La Globalización como mal menor?

  En nuestro anterior artículo, titulado “¿Comienza una “nueva era?” reflexionábamos sobre el shock que para buena parte d...

Bienvenido, Julián Rojas

Bienvenido, Julián Rojas

  Hace ya 38 años que conocí un niño muy simpático, recién llegado de la Isla de San Andrés a Bogotá, llegó de la mano de su ...

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

  Desde que mi compadre Juan me llamó de Cartagena y me dijo que venía para Valledupar, me dispuse a preparar la parranda que íb...

Editorial: El discurso de la mujer en la música vallenata

Editorial: El discurso de la mujer en la música vallenata

Este mes de Octubre, nuestros columnistas protagonizaron un interesante debate sobre el papel de la mujer en la música vallenata y el ...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Diomedes Díaz o el reflejo de una filosofía costeña en el vallenato

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Filosofía de la Independencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Sor Juana Inés de la Cruz

Berta Lucía Estrada | Literatura

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados