Opinión

El origen del Grito y la sociedad

Francisco Ruiz

26/08/2014 - 12:30

 

Está, el pintor, en la prehistoria, en el fondo de la oscura caverna, la primera galería de arte, pintando rodeado de sus primeros admiradores. Pinta el animal que se debe cazar para comer, por ser el menos belicoso, de cuero menos duro donde las lanzas entraran sin  mucha resistencia y la carne más blanda no estropeará su desparramada dentadura: el bisonte es la presa, no el mamut.

Estos admiradores son los cazadores que saldrán a la caza del animal y regresando con la presa harán el primer asado de la historia. Lo que no se ha podido saber es en qué punto comieron la carne, si término medio o muy cocida o seca, quizás arrebatada, por la falta de un parrillero  llanero o argentino, dada la primera premura de hambre de la historia.

En el momento que se hacía el asado, en medio de la humareda que da la leña verde, apareció en el fondo de la caverna un ser pintarrajeado, dando gritos y danzando, supongo que loco de alegría porque iba a comer, y con esos gestos convocando,  agradeciendo a las energías cósmicas para que la comilona se repita, es decir aparece la primera invocación de la magia o de la hechicería  dando origen a la religión.

Los cazadores contentos por su labor sienten el poder del oficio, la caza es un acto de guerra, han matado el hambre, por ese hecho, ellos, los cazadores, se transforman en los primeros soldados, es decir aparece el ejército.

Un personaje desde las tinieblas observa esta obra de teatro anárquica y saliendo a  escena los organiza: le quita el poder de convocatoria al artista creador del símbolo  y se lo da al hechicero que será la religión, organiza a los cazadores transformándolo en ejército: ¡Él es el político!

El político se queda con el poder apoyado por el ejército y  la  religión, mientras  el artista refugiado en el silencio de la creación, independiente, no se somete a ningún poder o religión y expresando lo que siente, socava las profundidades del ser humano mostrando a la sociedad y a la historia su lado más luminoso: ¡La  verdad hecha arte!, ¡Es el nacimiento del Grito!

 

Francisco Ruiz

 

Sobre el autor

Francisco Ruiz

Francisco Ruiz

Los espejos de América

Vallenato que hace 69 años se fue a nacer a Salta, Argentina. Por medio de esta columna refleja dibujos escritos en palabras pensadas, realidades e irrealidades que habitan en el valle y dentro de sí mismo. Mundos que se alojan en la metáfora “Los espejos de América”, donde pinta y escribe lo que siente. Contacto: franciscoruizsalta@gmail.com

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿A quién se le puede llamar juglar?

¿A quién se le puede llamar juglar?

  Por  estos días me llegó un correo electrónico que me llamó la atención, toda vez que en él el remitente me hace una pregu...

Corrupción y posverdad en el Vallenato

Corrupción y posverdad en el Vallenato

  Por estas épocas preelectorales, las palabras corrupción y posverdad adquieren mayor relevancia en el diario vivir de los colom...

Y el diablo creó la pólvora

Y el diablo creó la pólvora

  Las evidencias históricas señalan a los chinos como inventores de la pólvora, allá en el siglo IX, pero muchos juran y perjuran...

El alcalde y la pintura de la ignorancia

El alcalde y la pintura de la ignorancia

  Haber sepultado con los rodillos del desconocimiento artístico-cultural y la pintura de la ignorancia –Para efectos de esta co...

Claves para que los jóvenes se decidan entre el Sí o el No del Plebiscito

Claves para que los jóvenes se decidan entre el Sí o el No del Plebiscito

Los colombianos tenemos una cita histórica el próximo 2 de octubre, aunque pueda sonar paradójico se nos preguntará si queremos l...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados