Opinión

Argentina y Colombia: tan cerca y tan lejos

Jaime Bonet

10/09/2014 - 10:10

 

Cristina Fernández y Juan Manuel Santos / Foto: AFP Una de las noticias que llamó mi atención en días pasados fue que la economía colombiana habría superado a la argentina. De esta manera, Colombia entraba al podio de las tres mayores economías de América Latina, ocupando el tercer lugar después de Brasil y México. Gran logro para nuestro país, fruto del buen desempeño en materia de crecimiento y estabilidad macroeconómica que hemos tenido.

El estudio que citaba el Ministro Cárdenas para informar la noticia era uno producido por una firma de investigación londinense llamada Capital Economics. El argumento fundamental era que debido a la devaluación del peso argentino y la alta inflación en ese país en 2013, el valor de su producción había caído hasta llegar a ser menor que la colombiana. En pocas palabras, en esta competencia salíamos favorecidos de una caída de nuestro competidor.

No obstante la buena noticia, lo que me llamó poderosamente la atención es que al consultar las bases de datos de organismos multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BDI) o el FMI, la economía argentina se mantiene siempre por encima de la colombiana en los distintos tipos de moneda que se mida. La diferencia más pequeña la tenía en los datos del FMI, en donde se proyectaba que por cada 100 dólares de producto colombiano en 2013, se producían 130 dólares de producto argentino. Esa diferencia se ampliaba a 100-160 en los datos del Banco Mundial y el BID. Además que se debe contar que mientras se proyectaba una población de 48 millones para Colombia, Argentina estaría rondando los 41 millones. Es decir que, comparado con Colombia, en Argentina habría más para repartir entre menos personas.

Ahora bien, existe una larga discusión en la teoría económica sobre si el producto es un buen reflejo del bienestar de los países o si se deben tener en cuenta otros indicadores. Cuando se comparan otras cifras para Argentina y Colombia, las realidades pueden ser bastante diferentes. Por ejemplo, la desigualdad en el ingreso es mayor en nuestro país que en Argentina. El índice Gini, que mide la desigualdad entre 0 (inequidad nula) y 1 (inequidad total), es 11 puntos más alto en Colombia que en Argentina. Esto indica que la sociedad argentina es más equitativa que la nuestra.

Otro indicador de bienestar es la esperanza de vida al nacer, y allí también existe un comportamiento diferenciado. Una persona al nacer tiene una esperanza de vida de 76 años en Argentina, mientras que para un colombiano se ubica en 73 años. En 2012, el desempleo era del 7% en Argentina y en Colombia rondó el 10%. Finalmente, mientras Argentina se gastaba 6,2% del PIB en educación en 2011, en Colombia estaba por el orden del 4,4% del PIB.

Estos resultados sobre el comportamiento de un país insisten en la necesidad de ir más allá del PIB a la hora de medir el bienestar. Probablemente la economía colombiana superó a la argentina en producto. Sin embargo, el bienestar de una sociedad va más allá de este aspecto y requiere tener en cuenta otros indicadores.

 

Jaime Bonet


Sobre el autor

Jaime Bonet

Jaime Bonet

La tucutaca

Jaime Bonet es un economista vallenato que desde el 2 de julio de 2013, se desempeña como Gerente de la Sucursal de Cartagena del Banco de la República, en donde ejerce como director del Centro de Estudios Económicos Regionales (CEER).

@jaime_bonet

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El embeleco de las especializaciones

El embeleco de las especializaciones

  En esta ocasión no quiero referirme a la tremenda cantidad de especializaciones que proliferaron en el magisterio colombiano en ...

De regreso a las clases

De regreso a las clases

En el regreso a las instituciones educativas los rectores deben recibir a sus docentes con efusivos saludos de bienvenida, reconociénd...

La bruja de mi pueblo

La bruja de mi pueblo

  En mi pueblo a la edad de ocho años comencé a tenerle miedo a las brujas, eran normal los corrillos y tertulias que se formaban e...

Con Imelda abrimos el viejo baúl del Cesar

Con Imelda abrimos el viejo baúl del Cesar

Con el fin de que vallenatos y cesarenses conozcan mejor a quienes piensan gobernarlos y decidan libremente el 25 de Octubre, esta co...

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

La revelación de las amenazas de muerte dirigidas al alcalde de Valledupar, Fredys Socarras, tras la puesta en vigor del decreto que...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados