Opinión

Editorial: De recibir libros a maravillarse con uno

Redacción

15/09/2014 - 08:30

 

La lectura no se enseña, se contagia”. Esta frase pronunciada por la promotora de lectura Liliana Martes en una visita a Valledupar es una realidad que tiene un gran impacto sobre el trabajo de quienes promueven a diario la lectura en las instituciones educativas y en los espacios abiertos.

¿Cómo hacer que el lector de un libro se interese por otro título? ¿Cómo hacer que después de leer uno que le guste ese lector lo recomiende a un amigo? ¿Y cómo convertir ese momento excepcional de lectura en una rutina mágica?

Estas son algunas preguntas que educadores y especialistas en fomento de lectura deben hacerse para que su acción tenga un efecto durable.  Pero también es preciso reflexionar en: ¿quién es el sujeto que recibe el libro?, ¿cuál es su concepto del libro?, ¿por qué no se había acercado a él antes?

La seducción y el acompañamiento siempre han tenido mejores efectos que la exigencia y la presión ejercida durante el programa escolar. No hay nada como asociar un libro a una experiencia agradable: una tertulia amena, un espectáculo emocionante o un café rico. Por eso, promover la lectura requiere ingenio, paciencia y mucho positivismo.

El programa “Apégate a la lectura en voz alta” que MinCultura  lanzó a mediados del 2014 nos invita a fortalecer esos instantes compartidos con los niños y convertirlos en momentos donde la narrativa se impone de manera natural y entretenida. Al mismo tiempo que se generan experiencias únicas también se ejercita el lenguaje, la dicción o la memoria.

Todo esfuerzo centrado en el libro debe valorarse. La reciente distribución masiva de libros por parte de la gobernación del Cesar (2230 en San Diego, por ejemplo) es un punto de partida para que niños y padres encuentren motivos para compartir o reunirse.

Sin embargo, no se puede detener ahí. Es importante fomentar el hábito de abrir ese libro recibido de manera inesperada. En pocas ocasiones, la curiosidad llega sola, y lo más fácil es olvidarse del libro debajo de una mesita de noche o en una estantería. Noches de cuentería, lecturas en vivo, juegos en grupos, retos o desafíos pueden crear esos primeros contactos cruciales con la lectura.

La convocatoria del concurso de cuento de la Biblioteca departamental del Cesar es también una motivación a la lectura aunque en este caso se dirige ya a un público más acostumbrado a este tipo de ejercicio. Valdría también pensar en un concurso de cuentos cortos con una temática atractiva dirigida a un público de 6 a 12 años en las instituciones públicas y/o privadas.

Perseverar en el fomento de la lectura es vital para el futuro de la región. Este virus de efectos imprevisibles y maravillosos no es tan expansivo como otros pero es quizás el único que nutra la mente y que ayude a la colectividad de manera tan poderosa.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

De abuelas y creencias

De abuelas y creencias

La mayoría de personas cree que la edad cambia o morigera los temperamentos en algunas personas, en otras los vuelve adustos, gruñone...

Colombia, país de logros frívolos

Colombia, país de logros frívolos

Con gran complacencia hemos festejado el logro de nuestros ciclistas en las carreteras europeas y con regocijo disfrutamos del triunf...

Los Mejía y el amor a la patria

Los Mejía y el amor a la patria

El primer Mejía fue el mejor de su curso, consiguió cinco medallas de orden público (distinción que pocos militares pueden alcanz...

La plata también se muda

La plata también se muda

  Los pueblos de la costa se caracterizan por ser poblaciones tranquilas que viven bajo el sopor que produce el sofoco de un sol in...

El Besotes que resultó felino

El Besotes que resultó felino

Recordar es vivir y hay seres que como los valles parecieran perecer con la sequia pero cada primavera de abril cumplen como los año...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados