Opinión

Diáspora y génesis afrocaribeñas: religiosidad musical

Jairo Tapia Tietjen

02/10/2014 - 12:30

 

Fandango colombiano Según el Diccionario de la música, histórico y técnico”, de M. Brenet (Barcelona, 1946), el baile “Calenda”, de origen negro africano, aprendido por los españoles, era muy favorecido posteriormente por los criollos en toda América.

En los nombres de danzas y canciones hubo muchas diferencias y confusiones de un siglo a otro.  En España, siglo 18, “el fandango”; era  el mismo “congó ” en Cayena, y “calenda” en las islas  de  Barlovento.

En las bienaventuranzas y reuniones devotas, la música era bien acogida. Recordemos a la  gitanilla Graciosa  bailando ante Santa Ana en una  obra de Lope de Vega.  En el  Pórtico de la Gloria, en la Catedral de Santiago de Compostela, se encuentra una guitarra.  Un tamborcillo se empleaba en los templos españoles y su presencia era requerida de modo especial en determinadas festividades  religiosas, pese a la  expresa  prohibición de la jerarquía católica : “ . . . que no se hagan altares en casas particulares, ni nacimientos, en que intervengan músicas, bailes, concursos de gentes y de otras indecencias, pena  de  excomunión  mayor y diez ducados a los transgresores…”.

Era moneda corriente de la época que en materia de religiosidad junto a la Iglesia oficial, existía una reverente piedad de tono casero, espontáneo y flexible. Por devoción se instalaron muchos altares en las viviendas privadas humildes, pero también habría ostentosas capillas en mansiones, donde el tedio no se disipaba solo con rezos, sino que los elementos musicales estaban presentes y se utilizaron para colorear estos momentos espirituales, sin la aprobación de la curia oficial.

Encontramos en “También se divierte el pueblo, recuerdos de hace tres siglos”, de Deleito y Piñuela (Madrid, 1944): “Bailan en sus iglesias y procesiones, y las religiosas no olvidan nunca bailarla en Nochebuena ante los ojos del pueblo, pero sin intervención de hombre alguno. Tradición arraigada en España y que se importó a las Colonias, donde se olvidaba el enclaustramiento del convento al repiqueteo de panderos y castañuelas del  fandango, la jota o el jaleo”. Agregamos que en la época actual tiene un sentido diferente con pérdida de su antigua esencia musical.

Vigente desde México hasta Cuba en el siglo XVII por los antecedentes de bailes y canciones con notas profanas que, a más de la función religiosa, y aun por encima de ella, contenía social trascendencia, ofreciendo a la gente moza “…una oportunidad para hablar a sus anchas, para bailar y enamorarse”, según hallamos en “Los altares de cruz” de C. Poncet (La  Habana, 1928), y que amplía en descripciones el padre Labat, respecto de la “calenda”, que llamaba la atención “en lo atrevido de los gestos, en su licenciosa coreografía entre los límites de la exageración y del escándalo”.

De antiguo, la guitarra española de cinco cuerdas se empleaba para acompañar, un tañer rasgueado por falta de técnica que posteriormente en el siglo XVI sería de mayor afinación con músicos de la talla de Luis Milán y Luis Narváez, empleando también la bandurria, variante de ella, con esquemas formales característicos de los acompañamientos musicales puestos al servicio de la décima espinela o de bailables como la cuarteta y la seguidilla que se iban renovando con fuerza bajo las más variadas influencias, y de especial atención por parte de Felipe III, y sucesores Austrias, que lo cultivan personalmente como atestigua el Cancionero de  Sablonara, de música profana, en recopilación hecha por el copista de la Capilla Real de Madrid, hábito de siglos en la Metrópolis que influenciaría  a las  Colonias, en constantes y estrechos nexos con el  sur de la Península y las Islas Canarias, lo cual fortalecía el desarrollo  unitario de la lengua castellana en plena época áurea de la literatura hispánica.

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@outlook.com

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

De corrupción todos rajan con tradición

De corrupción todos rajan con tradición

  La corrupción es la raíz de la pobreza de los pueblos y fundamento principal de sus desgracias sociales. Ahora muchos ciudadan...

Otro año que viene

Otro año que viene

“Quiero creer que voy a mirar éste nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos”, (P.Coelho). L...

Una cuestión de todos

Una cuestión de todos

La escena es deprimente. Un hilillo de agua se abre paso entre las piedras de todos los tamaños y bajo un sol candente que acentúa el...

Editorial: El mensaje de un catálogo artístico

Editorial: El mensaje de un catálogo artístico

Los protocolos existen para ser ignorados. Y más cuando se trata de arte. El pasado 11 de julio, el cierre de la exposición artísti...

Los viajes del acordeón

Los viajes del acordeón

No siempre la música vallenata tiene que ser ejecutada con acordeón ni todo lo que se toque con él debe ser considerado como tal. Ni...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados