Opinión

Esa violenta música vallenata

Johanna Redondo

03/10/2014 - 11:00

 

Carátula de "La novena batalla" de Silvestre DangondUn reciente trabajo académico me llevó a escuchar clásicos de la música vallenata y éxitos recientes. En más de una ocasión, me sorprendí cabizbaja y suspirando al contrastar la transformación padecida por este ritmo musical. El lirismo y el romanticismo contemplativo fueron remplazados por un vallenato chocante, explícitamente violento y más cercano al desafío que al enamoramiento.

No creo que todo tiempo pasado sea mejor y en esta ocasión no me motiva la nostalgia de lo antiguo. Además, porque soy consciente que el vallenato antes  manejaba formas veladas de machismo, disfrazadas  muchas veces de proteccionismo y galantería. Sin embargo, eso  resulta preferible que la invitación al odio y a la violencia recurrente en la denominada nueva ola.

Iniciaré con el más popular y controversial intérprete del vallenato actual, Silvestre Dangond. Su última producción ha sido cuestionada por los elementos bélicos que incorporó en ella y la denominación dada, “La Novena Batalla”.  A esto sumémosle canciones que hacen parte de esta producción: “Los tengo de payasos”, “Ni punto e´ comparación”, “Lo ajeno se respeta” y “La varita de San José”. Temas que son una explicita invitación al enfrentamiento o egos heridos que denigran las mujeres. Actitud que mantiene en gran parte de sus presentaciones musicales, en las que lanza improperios contra todo el que considera su enemigo, es decir, contra un número significativo de cantantes. Ya anunció el título de su próxima producción musical, “Invicto”, más de esta lógica violenta.

Silvestre no es el único, son numerosos los exponentes de esta forma nociva de masculinidad. Peter Manjarres, ofrece dosis de esto mismo en canciones como “Te dejé por loca”. Mediante su auto-denominación de “El Caballero”, pretende  una manera diferente de ser hombre, buscando comercializarse como la antítesis del interprete vallenato tradicional. Sin embargo, la proclamada caballerosidad es solo un recurso de marketing, más que una característica auténtica.

“El Gran Martin Elías” también hace parte de esta tendencia musical. Canciones como “Ábrete” o “Ese man no te luce”  dan cuenta de ese carácter revanchista, egocéntrico y pendenciero. Además de las ya típicas diatribas durante los conciertos contra quien considere su opositor.

Podría citar otros nombres, pero este  resultaría muy extenso, así que opté solo por algunos de mayor popularidad actual.

Desafortunadamente, el canto vallenato se ha construido desde un discurso mayoritariamente masculino, las voces femeninas son escasas y no alcanza éxito comercial. Dentro de los referentes actuales de este ritmo, las rupturas con las lógicas descritas son atípicas. Tampoco se vislumbran cuestionamientos públicos desde la sociedad civil frente a la violencia señalada y por lo general, tarareamos irreflexivamente las canciones, minimizando la importancia que tiene la música como elemento cultural configurador de subjetividades.

Resulta llamativo que la mayor o menor agresividad de la música coincida con los periodos generacionales. De lo lirico a lo violento. Ese cambio en la expresión musical que se ha hecho evidente con el paso del tiempo podría obedecer a una  reacción producto de las transformaciones en las relaciones entre los géneros. El progresivo empoderamiento de cada vez más mujeres, la incorporación al mundo laboral, las libertades en lo reproductivo, entre otros aspectos, generan una arremetida o intentos por restablecer la masculinidad dominante, que también se evidencia en la música. Como diría Robert Connell: “Una jerarquía que estuviera fuertemente legitimada tendría menos necesidad de intimidar”.

Terminé mi trabajo y termino este escrito con una amarga sensación. Un ritmo musical que me enorgullecía, hoy suele avergonzarme.

 

Johanna Redondo


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Entre más preparados, más corruptos

Entre más preparados, más corruptos

  Las nuevas generaciones están enfrentadas a una gran dualidad: (1) ir a la escuela, sacar buenas notas, graduarse en la universi...

La utopía de estudiar en Colombia

La utopía de estudiar en Colombia

  Estudiar una carrera universitaria en Colombia se ha convertido en un verdadero laberinto de penurias, las mismas que padecen los...

Los niños están de moda en el Vallenato

Los niños están de moda en el Vallenato

En menos de un mes en la capital del país tuvimos la oportunidad de observar a más de cuarenta niños intérpretes del vallenato, d...

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

“No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida”. Henry David Thoreau. En la sociedad y en la política, todo huele y lo...

Licencia para pedir

Licencia para pedir

  Nuca se supo cómo lo hacía, pero Eusebio pedía, ataviado con su jean pantera negra y el ‘amansaloco’ rosadino, durante las h...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Oye lo que dice Alejo con su nota apesarada

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados