Opinión

El Paso perdió a un gran hombre

Jorge Nain Ruiz

10/10/2014 - 05:20

 

Cesar Serna Mieles / Foto: MaravillaStereo

El fallecimiento de quien fuera mi gran amigo, con el que compartí en muchísimas ocasiones, con el que tenía tantas afinidades, quien para muchas de las actividades a las que me dedico era mi ejemplo y guía, Cesar Serna Mieles, me lleva a hacer memoria de cómo fue que lo conocí y a regresarme 45 años atrás.

En un pequeño caserío llamado La Loma de Potrerillo, que por aquellas épocas pertenecía al Municipio de Chiriguaná, en una de las interminables parrandas con caja, guacharaca y acordeón, en las que el anfitrión era Samuelito Martínez y a las que nunca faltaba Luis Felipe o Naferito Duran, llegó en aquella oportunidad un joven de baja estatura, con una voz algo rasgada, al que conocían todos los presentes y a quien invitaron a ser protagonista de la misma, quien sin dudar un instante se fue terciando el acordeón e interpretando en su propia voz medio ronca, un vallenato de la época; así conocí a quien admiré, respeté y valoré como uno de los hombres más valiosos  de la cultura del Municipio de El Paso, Cesar Serna Miles.

Un líder en todo el sentido de la palabra fue Cesar Serna, un hombre al que le dolía la suerte de los habitantes de la región, al que la política le apasionaba casi al igual que la música de acordeón, un hombre que no escatimaba esfuerzos y quien le dedicó gran parte de su vida a la labor social en pro de sus paisanos, quien sin tener títulos y pergaminos llegó mucho más lejos que muchos profesionales de la región, fue Concejal, Alcalde y hasta Diputado.

Con las notas melodiosas de su acordeón canté muchas canciones y en reiteradas oportunidades le aprecié su jovial anecdotario, cuando Cesar se inventó en el Pasó el Festival Pedazo de Acordeón, yo lo imité creando en La Loma el Festival Samuel Martínez, con la diferencia de que en El Paso a nadie se le ocurría que Cesar Serna llegara a ser relevado de la presidencia del Festival, porque ese evento se convirtió durante el último cuarta de siglo de su existencia, en su razón de vivir.

El Municipio de El Paso quedó huérfano de uno de sus mejores hombres, los honores que se le tributen serán poquitos para la enjundia que le brotaba a Cesar en todas las actividades que emprendía, casi siempre en pro de la cultura y de la gente de su entorno. Todos sus amigos sabíamos que el cáncer que lo azotó durante los últimos años se lo iba a llevar a la tumba, pero ni la muerte se lo llevó cuando ella quiso, porque el coraje inquebrantable de Cesar Serna lo catapulto como un campeón de la vida. Paz en su tumba.

 

Jorge Nain Ruíz

@JorgeNainRuiz

 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Vientos de paz

Vientos de paz

A pesar de la desproporcionada guerra mediática que despliegan los canales privados de televisión y radio, a pesar de la despiadada...

Masculinidad en ciernes

Masculinidad en ciernes

Dicen que Arquímedes, al constatar que el volumen de agua que asciende es igual al volumen del cuerpo sumergido, expresó su asombro...

Un curioso modelo de país

Un curioso modelo de país

Del 7 de agosto de 2002 al 7 de agosto de 2010, el uribismo nos vendió un modelo de país basado en la fuerza y el sometimiento. Estos...

Historia nacional de la infamia

Historia nacional de la infamia

El pasado domingo tres de Agosto pude, finalmente, cumplir una cita que llevaba aplazada varios años: una cita con varios de mis mue...

El imperio de las guacamayas

El imperio de las guacamayas

Los partidos y movimientos políticos en Colombia han enfrentado una crisis institucional dentro de su organización, por ello se hiz...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube