Opinión

El mamo wiwa tiene razón

Diógenes Armando Pino Ávila

10/10/2014 - 05:30

 

El mamo Ramón Gil de la comunidad Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta tiene la razón. Él manifiesta que la naturaleza le había advertido que debían hacer pagamento por el daño que habían causado por la tala de bosques y saqueo al ecosistema. Sostiene que, por no hacer esos pagamentos y por no parar la desbocada agresión a la naturaleza, fue que un rayo mató a once de los suyos incluyendo a su propio hijo.

Esta tragedia ocasionada por un rayo el seis de octubre en el pueblo Wiwa de kemakúmake, y la que ocurrió el día 7 en la comunidad arhuaca Windiva, donde un alud sepultó a una madre indígena con sus cinco hijos, pone de manifiesto que el clamor que desde hace tiempo han hecho los indígenas Arhuacos, Wiwas, Coguis y Kankuamos de la Sierra Nevada de Santa Marta merece ser escuchado. Estas comunidades a través de sus mamos han manifestado y han aconsejado a «los hermanitos menores» (así nos llaman y con razón) para que detengamos el abuso que tenemos contra la madre tierra. Ellos con la sabiduría ancestral de que son portadores, nos han avisado que de seguir con el ritmo desaforado de explotación de los recursos naturales tendremos desastrosas consecuencias, pues la naturaleza, sostienen esos sabios, nos cobrará el abuso.

La civilización moderna, enceguecida por su amplio conocimiento científico y tecnológico, y por su voraz consumo de combustibles fósiles para mantener funcionando las máquinas que dan soporte energético a sus plantas de producción, no tiene ningún miramiento con la madre naturaleza y en la búsqueda de riquezas, depredan en forma irresponsable el medio ambiente poniendo en peligro de extinción a especies vegetales y animales y lo que es peor, acaban con los recursos naturales no renovables y deterioran el ambiente donde se podría intervenir para crear condiciones de reposición de los recursos renovables.

El humano moderno, ha tenido en cuanto a conocimientos científico y tecnológico un crecimiento gigantesco, pero así mismo ha tenido también, un retraso en lo referente a cómo usar su propio conocimiento. Nos enorgullecemos de los avances científicos y tecnológicos alcanzados: trasplantes de órganos, manipulación transgénica, el mapa del genoma humano, reproducción in vitro, nanotecnología, viajes al espacio estelar, la Internet, sistemas digitales, edificios inteligentes, comunicaciones satelitales, computadoras más veloces, celulares de pantalla táctil, etc. Lastimosamente todos estos adelantos han tenido un alto costo e impacto en la naturaleza, pues para producir los recursos que hacen posible este deslumbrante desarrollo, el hombre ha tenido que talar árboles, desecar pantanos, desviar, contaminar y sedimentar ríos, horadar las montañas, perforar y contaminar los suelos,  talar los bosques y destruir las selvas.

Pareciera que el hombre moderno no se diera cuenta del daño irreversible que causa al planeta. Pareciera que no hay una conciencia histórica que permita ser responsable con las futuras generaciones. Pareciera que el hombre está dispuesto a labrar su propia auto destrucción como especie. Pareciera que nada nos importara y que el ansia de riqueza y desarrollo tecnológico fuera la meta suprema que como especie se haya fijado. No nos importa el futuro, no nos interesa el planeta, no nos importa que nuestros hijos, nietos y futuras generaciones no encuentren un planeta sano donde vivir y procrear.

Los indígenas de La Sierra Nevada de Santa Marta con el conocimiento ancestral que tienen en el manejo armónico de la naturaleza nos demuestran nuestra ignorancia, señalan la prepotencia de nuestra civilización, alertan del peligro que corremos como especie. Ellos preocupados por la suerte de la naturaleza y de la madre tierra señalan permanentemente que estamos equivocados, que vamos por la senda equivocada y dicen que al final la naturaleza nos cobrará estos desmanes. Ojalá los sabios, los científicos de la cultura occidental se reunieran a escuchar lo que los mamos de La Sierra Nevada de Santa Marta nos dicen cada día.

Ojalá el gobierno nacional escuche la petición que hizo el mamo Ramón Gil en el sentido de que les ayuden a costear la reunión de «los que saben» los mamos de La Sierra Nevada, para discutir por un mes en una kankurua ceremonial sus problemas con la naturaleza y armonizar con ella y ojalá se haga pública sus conclusiones para que en nuestra cultura, nuestros científicos «los que no saben» aprendan de ellos.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

5 Comentarios


diego 15-10-2014 09:32 AM

me gusta porque en esa lectura dice algo importate sobre los indigenas

fabian 15-10-2014 09:33 AM

me gusta porque esos indigenas tienen algo importante que decir sobre la madre naturalea

marinela 15-10-2014 09:35 AM

no por que esos indigenas son malo

JHANCARLOS CABEZA DE POTE Y CABEZA DE CARRO TANQUE 15-10-2014 09:39 AM

HABLA SOBRE LA MADRE NATURALEZA

angie ruiz 15-10-2014 09:41 AM

muy bueno y dice la razon los seres humanos solo quieren enriquecerse y no piensa en las consecuencias que pueden tener las generaciones siguientes

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La implementación del nuevo código nacional de policía y convivencia

La implementación del nuevo código nacional de policía y convivencia

  La paradójica ley 1801 de 2016 (Código Nacional de Policía y Convivencia), la cual cobra vigencia a partir del 30 de enero de ...

La esplendorosa misión de aliviar

La esplendorosa misión de aliviar

El martes 5 de enero de 1962, mientras fenecían las horas posibles para la entrega de aguinaldos, sobre las siete de la mañana, entr...

La paz, un caballo de batalla

La paz, un caballo de batalla

Al conocer los avances del proceso de paz en la Habana y la inminente firma de un acuerdo, el uribismo ha llamado a los colombianos a...

Hoy es difícil participar en festivales

Hoy es difícil participar en festivales

  Un compositor vallenato que no es intérprete y que desea participar en el concurso de canción inédita de un festival, lo prime...

Editorial: La ley que lo cambia todo

Editorial: La ley que lo cambia todo

De cómo la ley 1257 de 2008 ha pasado desapercibida para una gran parte de la opinión pública en Colombia, es un verdadero motivo de...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La música vallenata en Barranquilla

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Cumbia, Porro y otros aires hermanos

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados