Opinión

A propósito de las elecciones regionales

Diógenes Armando Pino Sanjur

20/10/2014 - 05:00

 

Con la proximidad de las elecciones, para la escogencia de las autoridades regionales (gobernadores, diputados, alcaldes y concejales), en muchos pueblos de Colombia, y en especial el sur del departamento del Cesar, encontramos que desde ya, muchos personajes ilustres asoman sus nombres y los ponen a consideración de los ciudadanos para el momento de votar.

Muchos de estos aspirantes en muchos casos no residen en sus municipios, vienen con grandes propuestas de sacar del letargo a estos pueblos sumidos en la pobreza y abandono. Se untan de pueblo con caminatas en las calles de los poblados (casa a casas), se envisten de capacidad y honestidad sagrada que los catapulta a ser los únicos capaces de dirigir los destinos de nuestros pueblos.

Es fácil adelantar propuestas y constituir programas de gobiernos, puesto que la Ley -especialmente la 136 de 1.994- nos define el municipio como “la entidad territorial fundamental de la división político administrativa del Estado, con autonomía política, fiscal y administrativa dentro de los límites que lo señalen la Constitución y la ley y cuya finalidad es el bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población en su respectivo territorio” y la Constitución nos indica que a estos “le corresponde prestar los servicios públicos que determine la ley, construir las obras que demande el progreso local, ordenar el desarrollo de su territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y cultural de sus habitantes”.

Desde este conocimiento muchos se creen en la capacidad de regir los destinos de sus pueblos, olvidándose de aspectos fundamentales que le permitirán constituir una hoja de ruta adecuada y ajustada a las necesidades y realidades de sus municipios, que garantice promover propuestas que apunten a solucionar los problemas y hacer sostenibles el desempeño territorial, para brindar el mejoramiento de las condiciones de vida de todos sus habitantes.

Por eso es necesario tener en cuenta para las próximas elecciones, que los candidatos deban tener un conocimiento de las necesidades, las finanzas, la disponibilidad de recursos, la capacidad técnica y administrativa del ente territorial, para que de esta forma, puedan construir un plan de desarrollo acorde a la realidad financiera y este pueda ser viable.

Así mismo conozca las competencias misionales o sectoriales de los municipios en educación, salud, bienestar, cultura, recreación, deporte y aprovechamiento del tiempo libre, servicio de agua potable y saneamiento básico, ordenamiento territorial, medio ambiente, prevención y desastre, infraestructura, vivienda, desarrollo rural, entre otros y las fuentes de recursos con que se cuenta para el cumplimiento de estas competencias, solo así podrá garantizar la viabilidad de los proyectos propuestos en su programa de gobierno.

De esta forma garantizaremos un líder o gerente que establezca el rumbo y las metas de transformación socioeconómica, administrativa e institucional que garantice el acceso efectivo al conjunto de bienes y servicios básicos que nos conlleven al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes y contribuya en el progreso y desarrollo  de su municipio.

Por eso se hace necesario en las próximas elecciones elegir gobernantes que conozcan de verdad nuestras necesidades, realidad financiera y administrativa para que sean conscientes de los retos y dificultades que asumen, para que después no transcurra su periodo constitucional mirando el espejo retrovisor que no les permite cumplir con sus promesas de erradicar la pobreza, visualizar el progreso y desarrollo sostenible de nuestros municipios.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La maldición del cubano

La maldición del cubano

  En el contexto del mundo literario Latinoamericano fungieron siempre figuras rutilantes y manifestantes de la expresión oral diná...

Debemos definir el rumbo de Valledupar

Debemos definir el rumbo de Valledupar

  Considero que no existe duda alguna que el éxito de los territorios tiene su esencia en la planeación, en la definición de una h...

El Festival Vallenato para primíparos

El Festival Vallenato para primíparos

En mi columna anterior prometí que esta semana escribiría sobre las enseñanzas y el legado que deja la trágica muerte del Gran Mart...

La implementación del nuevo código nacional de policía y convivencia

La implementación del nuevo código nacional de policía y convivencia

  La paradójica ley 1801 de 2016 (Código Nacional de Policía y Convivencia), la cual cobra vigencia a partir del 30 de enero de ...

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

El poeta cartagenero Juan Carlos Céspedes Acosta llegó a Valledupar en compañía de unos libros, unos versos y algunos contactos c...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube