Opinión

Homenaje a un grande

Diógenes Armando Pino Sanjur

23/10/2014 - 06:05

 

Este ser excepcional y maravilloso nació en san miguel de las palmas de Tamalameque, el 26 de octubre de 1953, en el seno de un hogar sencillo y humilde, hijo de Diógenes Armando Pino Sánchez y Bonifacia Ávila Cadena, mujer quien lo enseñó a volar con imaginación, ella -su madre- entretenía sus ratos libres contándole las historias y leyendas que ella escuchó. Su infancia apacible la vivió en su Tamalameque del alma, donde disfrutó y se fascinó de las historias de su pueblo. 

Estudió hasta tercero de bachillerato en el instituto agrícola de Tamalameque, después prosiguió sus estudios en la colonial Cartagena de indias, donde la Normal piloto de Bolívar le otorgó el título de normalista superior, a su vez la bella heroica lo cautiva con su cultura e historia, al mismo tiempo el tuerto López lo enamora de la poesía y la literatura y es allí donde comienza a dar sus primeros pasos como poeta y escritor. 

Entre el caserón ruinoso de la calle castelbondo, donde funcionaba la normal piloto de bolívar, murallas, playas y poesías conoce a Petrona Sanjurquien se convertiría en su esposa, madre de sus hijos Diógenes Armando, Wladimir Senegoid, Yisela Karima Y Yaira Shakira y como el mismo diría en unos de sus libros quien lo hace posar los pies sobre la tierra.

Fuera de su matrimonio tiene 2 hijos Jonathan y Miladis Luisina, además de contar con 9 nietos: Yisel Caroline, Diógenes Armando, María Camila, May Francisco, Valentina, Daniela Sofía, Santiago, Diógenes Miguel y Oscar David, quienes han hecho posible el milagro de ponerlo a soñar de nuevo y han permitido que a sus años, todavía tenga sueños de niño.

Tiempo después obtuvo el título de licenciado en comercio y contaduría otorgado por la universidad mariana de pasto en convenio con la universidad san buenaventura de la ciudad de Medellín y la especialización en administración de la informática educativa en la UDES.

 Es un conocedor  profundo de la cultura de su pueblo por largos años se ha dedicado a estudiarla, rescatarla y difundirla,  fue fundador e impulsor de la casa de la cultura y turismo, de la biblioteca municipal, del festival nacional de la tambora y  grupos folclóricos y de teatro de su Tamalameque querido.

 Se ha desempeñado como maestro de primaria y secundaria, como revisor fiscal ante el instituto técnico agropecuario, fue alcalde municipal en dos oportunidades y concejal por varios periodos, director de la casa de cultura, asistente administrativo del hospital de Tamalameque y en la actualidad se desempeña como docente de la institución educativa Ernestina Pantoja.

Desde joven se interesó por la historia, costumbre y leyendas de su pueblo, como producto de sus investigaciones y gran amor por la cultura ha publicado tres libros: la tambora, universo mágico, libro que rescata del olvido, este “baile cantao” como expresión cultural del hombre Tamalamequero, del poblador del río grande de la magdalena y depresión Momposina. 

Tamalameque, historia y leyenda, recopilación histórica y anecdótica de su pueblo natal, donde con una seriedad de investigador enfoca varios tópicos de la historia de su pueblo, condimentándolo con el humor fino de quien toca anécdotas de la picaresca local.

Agua de tinaja, libro de cuentos llenos de imagines pueblerinas, salpicados de magia del hombre costeño, sus historias están enmarcadas en su Tamalameque del alma; encerrando el rancio sabor de cuatrocientos cincuenta y más años de historia, donde nos lleva de la mano por un apasionante sendero de costumbres perdidas, como si fuera un regreso y un reencuentro afortunado con nuestro pasado y nuestra infancia.

En la actualidad tiene sin publicar evadiendo la puerta misteriosa del olvido un libro de poesías, las cuales escribió en su paso por Cartagena y Valledupar motivado constantemente por la evocación de su pueblo natal Tamalameque, donde con su verso, su prosa y su humor nos muestra su estilo cáustico y de poeta trasnochado lleno de versos donde destila sentimientos de hombre enamorado y un secreto para ser contado, libro de cuentos donde con su humor fino nos deleita con historias frescas que merecen salir a la luz para sigan divirtiendo y deleitando a todos sus lectores.

Diógenes Armando Pino Avila, a pesar de haberse retirado de la vida pública, desde su aula de clase y su desordenado estudio en su Tamalameque del alma sigue preocupándose por el progreso y desarrollo de su terruño, como por el rescate y difusión de su cultura es por ello que en el día de hoy a pesar que en unas de sus poesías ultima voluntad sugiere:

Cuando ya llegue mi fatal

tenebrosa y fría hora postrera

dejadme tranquilo sin altar

ni discursos…  ¡por mi abuela!

 

otra cosa, dejen tranquilo mi nombre

sin biografías, ni honores póstumos,

quiero tan solo de la muerte la cumbre

y de la tierra un hoyo bien hondo. 

También es cierto que dios en su infinita sabiduría es consciente que en tu ciclo de vida, amor e inspiración tienes mucho que brindarle a tu familia, amigos, compañeros, lectores y alumnos por todo ello nos permite contar contigo por muchos años y disfrutar de tu compañía, amor y escritos por eso con este sencillo relato de tu vida no desobedezco tu última voluntad sino que hago un reconocimiento a tu labor tu onomástico.

Feliz cumpleaños mi viejo querido.  

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

1 Comentarios


Mejia y Pino juridicos SAS 23-10-2014 08:05 AM

Gran honor a su padre; Excelente Articulo... Mil Bendiciones

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Qué es un vallenato clásico?

¿Qué es un vallenato clásico?

Algunos al escuchar un vallenato que les gusta suelen afirmar que es un clásico. Otros cuando escuchan un vallenato de aquellos que ...

Nuestro folclor con los personeros de Colombia

Nuestro folclor con los personeros de Colombia

Ha sido una constante en esta columna cuestionarnos por el poco compromiso social de nuestros grandes artistas vallenatos, aquí les ...

No voy a Patillal

No voy a Patillal

Esta columna la hubiese podido titular más bien “Me voy pa´ Patillal “ y en contraposición al gran Armando Zabaleta, cuando se...

Por un esquema “gobierno-oposición” de verdad

Por un esquema “gobierno-oposición” de verdad

  Estudiando la obra jurídica del constitucionalista colombiano Diego Younes Moreno, ‘Derecho Constitucional Colombiano’, y es...

Vivimos de milagro

Vivimos de milagro

Todos los pueblos tienen una vocación económica, es decir apuntan siempre hacia un sector económico como actividad productiva de don...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Consejos para jóvenes escritores

José Luis Hernández | Literatura

Pastor López: el verdadero pastor de la música tropical

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Jorge Oñate, el cantante que grabó más clásicos vallenatos

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

Visiones de Curramba, la bella

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados