Opinión

La paz, un sapo difícil de tragar

Diógenes Armando Pino Sanjur

19/11/2014 - 05:25

 

Colombia: un país que lleva más de 50 años de guerra fratricida, absurda, que nos ha polarizado y negado la oportunidad de crecer, progresar y brindar mejores condiciones a todos nuestros ciudadanos.

En infinidades de veces se ha pretendido llegar a un acuerdo que dé por terminado una vez por todas con esta violencia, con esta guerra sin sentido, pero desafortunadamente no se ha podido. El presidente Juan Manuel Santos en su gobierno estableció unos diálogos que han avanzado como nunca antes los colombianos habíamos visto, por ello apoyamos y depositamos nuestro voto de confianza, para que siguiera con el proceso y lograra definitivamente la paz que tanto anhelamos y exigimos los colombianos.

Este proceso no ha sido fácil para el gobierno nacional, en este camino se ha encontrado con enemigos de la paz que bombardean el proceso, que buscan la terminación del mismo y atacan al presidente por su convicción y voluntad de entregarle al pueblo colombiano un país en paz.

Desafortunadamente la misma guerrilla con la que se negocia, aporta para que los enemigos de la paz minen el proceso, lo critiquen y busquen que no llegue a un feliz término, su accionar terrorista agota la paciencia del pueblo colombiano. Por eso, después del secuestro del General Alzate Mora, el Presidente Santos con dolor de patria, decide suspender los diálogos de paz que se celebran en la Habana.

Pero el secuestro del general deja muchas suspicacias y dudas que nos llevan a la reflexión. Es común y hasta aceptable que una concursante del reinado de belleza de Cartagena desconozca quién es Nelson Mandela, pero es inusual e inaceptable que un general de la república, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán se desplace por el departamento del Choco de civil, sin escolta y violando los propios protocolos de seguridad de su institución; tanto que su propia esposa no se explica estas situaciones y pide esclarecimiento de los hechos.

No es posible que un senador de la república conozca primero la información del secuestro de un general que el mismo ministro de defensa y el presidente de la república. Es inaudito que los voceros del grupo terrorista quienes representan su organización no tengan conocimiento de las actuaciones de sus frentes; entonces cómo nos explican que se está negociando sino tienen el mando y conocimiento de las acciones de los hombre que representan.

Es ilógico que las Farc sigan insistiendo en la práctica del horror del secuestro, sea a civiles o militares, es irrazonable que la oposición se alegre y festeje la suspensión de los diálogos de paz, es sorprendente que las finalistas del reinado de Cartagena tengan más conciencia y conocimiento de la importancia de la paz para Colombia que los integrantes del centro democrático.

Por eso los amantes de la paz, los ciudadanos que creemos en la conveniencia y el derecho de las nuevas generaciones de contar con una Colombia en Paz, debemos apoyar al presidente en estos difíciles momentos, debemos exigir la liberación de todos los secuestrados y la demostración por parte de la guerrilla de verdaderos gestos y voluntad de paz.

Es la primera vez en la historia que hemos avanzado tanto en un proceso de paz, es la más concreta oportunidad de paz que hemos vivido los colombianos en estos 50 y más años de guerra, por eso debemos insistir y solicitar la reanudación de los diálogos, que estos inconvenientes sean un motivo para fortalecer el proceso y establecer condiciones y medidas que vigoricen los diálogos.

Es una oportunidad histórica, es un compromiso con nuestra historia, con nuestros ciudadanos, con las nuevas generaciones, por eso no podemos permitir que la tozudez de algunos, los oscuros propósitos de otros, impidan que Colombia navegue triunfante al puerto de la paz y que se abra de una vez por todas la puerta al mejoramiento de las condiciones de vida de todos sus ciudadanos, el progreso y desarrollo para catapultarnos a la primera línea económica de América. Recordemos y no olvidemos que: a la Colombia en Paz no la frena Nadie.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Martín Elías y la vida

Martín Elías y la vida

  Es un viernes santo caluroso en Valledupar, los termómetros están a punto de estallar, tengo los ojos un tanto aguados, un sin ...

Valledupar, paraíso de mi alma

Valledupar, paraíso de mi alma

Desde que llegué a Valledupar sentí una  sensación muy  particular con la energía  de esta gente afectuosa llena de calor huma...

El fracaso de Duque

El fracaso de Duque

Más allá de las consideraciones técnico-jurídicas, Colombia necesita entablar un diálogo constructivo que conduzca a la legitimaci...

La gente de Franco Ovalle lo está pensando

La gente de Franco Ovalle lo está pensando

Con el fin de que los ciudadanos del Cesar conozcan a quienes quieran gobernarlos en los próximos cuatro años, esta columna present...

El claustro de los murciélagos

El claustro de los murciélagos

A pesar del amor imbatible y diáfano que siento por ella, no puedo esconder la amargura que me ocasiona verla cada vez más consolid...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

José Joaquín Rincón Cháves | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados