Opinión

A Colombia la quieren enfermar

Alfonso Suárez Arias

20/11/2014 - 06:10

 

“Deja que los perros ladren, Sancho, es señal que caminamos”.

Con una simple observación crítica, el espectador puede inferir que los mandatarios se avejentan más rápido que los ciudadanos comunes y corrientes, como si una extraña afinidad se fusionara entre la práctica del poder y la salud personal, afanada de cobrarle un arancel por ejercer discrecionalmente ciertos trastornos patéticos paridos de: preocupaciones, carga, prepotencia, ineptitud y abuso entre otros.

Tiempos atrás, la teoría Lombrosiana enseñaba que expresos rasgos físicos determinaban al delincuente,  hoy casi que es paradigma para los gobernantes, en los que su rostro, a través del tiempo de su mandato se va transfigurando y moldeándose a las circunstancias, pareciera también, que las decisiones políticas y aconteceres rutinarios impulsaran esa distorsión real y observable.

Pero,  la codicia del poder a veces es más fuerte que el ideal de vida, muchos de éstos elegidos prefieren hipotecar su salud para pavonearse y subsistir en él, gobiernan legando sus efectos a la salud física, asumiendo presunciones de omnipotencia, como si la mala hora no les fuese a llegar nunca, obligándoles a levantar velas, sin llevarse nada de lo que en vida usufructuaron.

Hay que entender y reflexionar que las enfermedades presentadas en los mandatarios o dirigentes activos, son fenómenos sociales, con dinámica  propia y universalidad de la manifestación, que se origina en los mismos procesos biológicos, psíquicos y ambientales del entorno comunitario en respuesta a situaciones políticas, económicas, religiosas o ideológicas.

Para gobernar se requiere de buena salud integral del gobernante y estrecha relación de la laboriosidad y vitalidad, con la ejecución del programa de gobierno, sin embargo; la historia muestra que la enfermedad nunca les ha faltado a los poderosos y también a quienes no lo son, ante ella desfilaron Hitler, Mitterrand, Roosevelt, Kennedy, Chávez, y en Colombia, Núñez, Barco, Turbay, Angelino Garzón, Petro y otros.

Lo grave es que esa condición patógena se trasmite del poder a los subyugados, y entonces se habla de una sociedad enferma no solo físicamente sino también del alma. La quimera que solidariza la enfermedad con alguna trasgresión es tan antigua como reciente, quedando claro que ciertas decisiones erradas que afectaron o afectan el curso evolutivo de la sociedad humana pueden atribuirse sin duda a una seria enfermedad en la sombra, ocultada al gran público sufrida por el vitoreado dirigente de turno.

Está en mora que el Congreso legisle sobre la actuación en caso de detectarse serias anomalías en mandatarios y altos funcionarios del Estado, que precisen dejar el cargo y evitar se ponga en peligro el sistema constitucional y democrático por el deterioro de las necesarias facultades físicas y mentales.

También de un modo evaluativo que interprete la salud general del conglomerado, afectado por absurdas promesas y propuestas de transformaciones sociales que solo han dejado detrimento, hambre y miseria en otras comunidades que sirvieron de chivos expiatorios y que hoy se trasluce a la colombiana, como un virus inoculado muy fácil de propagarse.

Esto nos lleva a reflexionar si el actual mandatario, supera los tests de sanidad garantistas de un correcto direccionamiento de las políticas de Estado y mandato del pueblo, porque es que la duda se creó desde que públicamente se avizoró algo anormal con el control de esfínteres urinarios ante intervenciones públicas, y ahora con los resultados de los desacertados diálogos para la paz y sus nefastas consecuencias, nada raro que sea incapaz de controlar sus otros esfínteres y por lo tanto el ejercicio de conducir a un país  al bienestar y progreso general quede también, mal embadurnado.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

 

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

1 Comentarios


Adalberto Alvarez 20-11-2014 08:29 AM

Estimado Alfonso: por si no lo ha notado Colombia lleva dos siglos enferma...

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Gracias, Carlos Vives

Gracias, Carlos Vives

  El día que al artista Carlos Vives se le ocurrió la acertada idea de ir al balneario Hurtado del rio Guatapurí y llamar la ate...

Legitimidad de los discursos: elemento a tener en cuenta a la hora de elegir

Legitimidad de los discursos: elemento a tener en cuenta a la hora de elegir

La función esencial del quehacer político es el diseño y aplicación de políticas que apunten a la construcción de entornos socioe...

Colombia es puro carnaval

Colombia es puro carnaval

La Costa Atlántica en general celebró los Carnavales este fin de semana. El miércoles de cenizas enterrarán a Joselito, estas fie...

De la leche derramada nadie hace queso

De la leche derramada nadie hace queso

“El daño que una persona causa, no es fácil que lo repare otra”. Reflexión Colombia está bajo una particular polarización en ...

Ego vs Paz

Ego vs Paz

Todo el marasmo de situaciones que se tejen alrededor del Proceso de Paz y sus actores principales permite inferir una cosa: aquí lo...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados